Sentencia Nº 4112 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2020

Fecha de Resolución: 7 de Julio de 2020
 
EXTRACTO GRATUITO

FALLO Nº 1254 - AUDIENCIA DE JUICIO DE LA SEGUNDA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL. Juez Unipersonal: Dra. María José GIANINETTO.

General Pico, 7 de julio de 2020.

Legajo Nro. 44112

Caratulado: "Fernando Iván FASSINA c/Karen GILES s/Calumnias e Injurias"

---Visto: I) Que el día 23 del mes de junio del corriente año, en la Sala de Audiencias de Juicio de la Segunda Circunscripción Judicial, con la actuación unipersonal de la suscripta, se llevó a cabo audiencia de debate oral en el legajo Nro. 44112, contra Karen Solange Giles, DNI N° 39.932.148, nacida el 11/11/96, soltera, empleada, hija de Juan Carlos y Alicia Alfonso, domiciliada en calle 27 N° 1675 de esta ciudad, quien se encuentra en libertad.

---Intervinieron por la parte Querellante, el Dr. Fernando Iván FASSINA y asistiendo la defensa de la imputada, el Defensor Particular, Dr. Sergio FRESCO.

---II) El proceso se inició con la presentación de la Querella, formulada por el Dr. Fernando Iván FASSINA, en fecha 18 de setiembre de 2018, por ante la Oficina Judicial, el Querellante acusa a Karen Giles por el delito de Calumnias e Injurias, conforme lo establecen los arts. 109 y 110 del C.P, dado que la Querellada lo habría acusado de un delito, lo cual configura una deshonra para el Querellante, acusándolo de haberle robado diez pesos del canasto de la bicicleta, difundiendo imágenes de su automotor, chapa patente, y un video, los cuales viralizó en la red social Facebook, con el perfil "KAREN GILES”, en dos cuentas que le pertenecen en Twitter, con perfil "@KarGiles", y en Instagram, con el perfil "karengiiles", considerando que a las pocas horas toda la provincia -y otras también- habían accedido, visualizado, comentado y compartido los mismos.

---III) En el alegato de apertura el Querellante se remitió al escrito donde desarrolló in extenso los dos delitos por los cuales Querelló a Karen Giles, por los delitos de Calumnias e Injurias, arts. 109 y 110 del C.P., por el hecho sucedido el día el 06/11/2018, en principio, porque fue un delito continuado, por medio del cual Giles lo acusó de haber robado una pertenencia del canasto de una bicicleta, no solo eso, lo divulgó por las diferentes redes sociales que mantuvo y mantiene, como es Facebook, Twitter, Instagram y WhatsApp, diseminando la noticia por todo el ámbito provincial y también nacional. Lo cual no solo difamó su buena honra estima y honor, sino también reputación, pasada, actual y futura. En orden a esos cargos, a la contundente prueba documental que presentó junto al escrito de Querella consistente en 33 fotografías más 3 videos, los cuales si bien fueron presentados como prueba documental, también son de dominio público, hechos notorios. No han sido desconocidos a lo largo de toda la Querella por Giles y estamos en esta audiencia, porque tampoco en la audiencia de conciliación Giles se retractó o se arrepintió de su accionar. Con la prueba documental rendida y la que se producirá en la jornada de debate no queda otro camino que la condena de Giles, y lo que se refiere a la prueba documental y la que se rendirá en la fecha, se referirá en el alegato de clausura.

---Por su parte, la defensa técnica de la imputada, manifestó que la querella debe ser rechazada por la sencilla razón que no se ha afectado el buen nombre y honor y mucho menos se lo calumnió ni se lo injurió a Fernando Iván Fassina. Simplemente es lo que aconteció y Giles ha dicho la verdad. De ser condenada sería el reino del revés, por contar la verdad una persona sería condenada, lo que no puede sustentarse a lo largo de un debate oral y público.

---La imputada Karen Solange Giles brindó su declaración.

Refirió que en setiembre de 2018, no recuerda bien en qué fecha, estaba trabajando en una tienda de ropa, entró el señor y compró una tarjeta de estacionamiento, le vendió y se fue. En la vereda de la tienda tenía estacionada la bicicleta, había ido al kiosco, comprado, y como no tenía cartera, le sobraron diez pesos que dejó ahí porque no tenía bolsillo. Entonces el señor entró y cuando salió vio por la vidriera que se detuvo y agarró los diez pesos que estaban en el canasto. Sabía que estaban ahí, ella no los agarró porque se olvidó. No es que le puso una trampa a alguien. Le pareció muy gracioso el hecho y ridículo también. Dejó que se fuera y se fijó cuando volvía para decirle, y hablando con sus amigas, le dijeron filmalo y pasó eso. Y lo filmó sin que se diera cuenta, por supuesto, y le preguntó si había agarrado los diez pesos de ahí y lo subió a las redes sociales dando un mensaje, que le pareció muy ridículo, no fue su intención lastimarlo ni hacerlo sentir mal, escracharlo tampoco, no sabía quién era, no lo conocía, no sabía cómo se llamaba. Simplemente le pareció absurdo que una persona, con corbata, saco, sacara diez pesos de una simple bicicleta, y quiso dar ese mensaje, no quiso lastimar a nadie y quiere que esto termine, y ya está. El local llamado “Senderos”, de ropa de hombres, en calle 18 entre 17 y 15, donde trabajaba, ya cerró.

Le respondió al Dr. Fassina, que sí, es verdad que antes de filmarlo ya había subido un mensaje en su Facebook. No recuerda lo que decía. Se lo leyó el Querellante, decía “linda esta camioneta no, el que se bajó de saco y corbata me acaba de robar diez pesos, que tenía adentro del canasto de mi pobre bici”, respondió que sí, es ése. A la pregunta por qué no hizo la denuncia cuando vio que él le robaba, respondió “no tuve tiempo, no lo vi tan, no sé, no la hice, la hice después, cuando, la hice después, unos días después cuando lo pude charlar, porque la verdad que nunca hice una denuncia, cuando lo pude charlar con otras personas, la hice”. Anteriormente había hecho una exposición, en la comisaría le dijeron que no hiciera la denuncia, y después la hizo cuando fueron a su casa a sacarle el celular. Respondió que sí a la pregunta si fue el mismo día que se enteró de esta querella. A la pregunta de por qué cuando lo abordó en la camioneta Ud. no dijo “Ud. me robó diez pesos, simplemente se limitó a decirme Ud. sacó diez pesos de acá”, respondió sí. Preguntada por qué no lo acusó de robo como cinco minutos antes lo había hecho en las redes sociales, respondió que fue muy improvisado todo. A la pregunta, Ud. dijo en su declaración, no quería que tomara la dimensión que tomó, respondió, no quería que tomara la dimensión que tuvo. A la pregunta por qué siguió comentando en las redes sociales cuando ya sabía quién era, y la dimensión que había tomado esto, en los mismos términos que se había manifestado en el mensaje que le leyó, como ladrón, luego que sabía el vuelo mediático que había tomado esta noticia, respondió que era lo que sentía en ese momento. A la pregunta, nunca se arrepintió de lo que hizo, respondió no dice que esté bien, pero no se arrepiente del mensaje que dio. A la pregunta, Ud. quería dar un mensaje aleccionador a su conducta, respondió que sí. Tiene las redes sociales de Instagram, Facebook, y WhatsApp, a Twitter no lo tiene más. En Facebook tiene 600 personas seguidoras más o menos. En Instagram 13700 más o menos. En Twitter cree que tenía 900, y en WhatsApp las personas conocidas nada más. Envió a familiares y amigos el video por mensaje por WhatsApp. Respecto a las reproducciones del video, en Facebook lo compartieron muchas personas, pero exactamente al número no lo sabe. Tiene redes sociales desde los quince años, y ahora tiene 23 años. Sabe lo que es una red social, y los alcances que tiene. Justamente quería que el mensaje llegara a muchos lugares. Respecto de su teléfono lo restauró antes que se lo sacaran, porque no quería que vieran sus cosas personales, privadas, conversaciones con sus amigos, tampoco tenían por qué sacarle el celular. Obviamente lo compró con el sudor de su frente, y le pareció injusto. Le hicieron una entrevista por radio, y reconoció haber dicho, “no hice la denuncia porque con que se haya viralizado el video para mí ya está”, no se acuerda exactamente la afirmación “para mí con la justicia de la sociedad basta”. A la afirmación “me impacta y me rio de tantas burlas y memes”, le daban risa. Dijo que era actriz porque le preguntaron, hacía teatro. Trabaja en un call center, es fotógrafa, lo hace porque le gusta, por hobbie. Trabajaba en la tienda Senderos, dejó de trabajar poquitos días después de este hecho porque la entrevistaron y quedó en el trabajo que tiene ahora. En la causa penal que se constituyó como querellante no ofreció ninguna prueba, porque ya estaban, de público conocimiento era el video. No hizo ningún meme, ni fotomontaje, comentario sí, pero no lo recuerda, porque no estuvo mirando. No recuerda haber dicho “quiero que ratas como esta persona aprendan a partir de esto”. Solamente quiere decir que le gustaría que esto se termine de una vez.

IV) En cuanto a la producción de prueba se recibieron las declaraciones testimoniales de:

1°) Carlos Gastón Lang. Comunicador Social.

Refirió que el 06 de setiembre de 2018, trabajaba en L.U 100, tenía un programa llamado El Operador, programa diario de lunes a viernes que se hacía en vivo. A la pregunta del Querellante, teniendo en cuenta su rol de periodista, cómo evalúa el tratamiento que se le dio a este caso, teniendo en cuenta otros similares, respondió que en su opinión fue excesivo, detallista el tratamiento que se le dio, podría llegar a decir hasta persecutorio. Que vio comentarios en redes sociales, diarios digitales, y oyentes de su radio. El tenor de todo tipo, desde gente que lo insultaba, hasta gente que pedía justicia, gente que decía que era una pavada, de todo tipo. La radio en la que trabajaba era hiper escuchada en toda la provincia, el tema tomó dominio masivamente, era una radio donde la gente llamaba y opinaba, sin ningún rigor de control. Entonces cualquier mensaje era pasado al aire. Muy parecido a como pasa en algunos diarios digitales, no en todos, que permiten los comentarios vía perfil de Facebook. Esto también cambió, hay que tener un perfil para poder comentar. No...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA