Sentecia definitiva Nº 41 de Secretaría Penal STJ N2, 13-03-2017

Fecha de Resolución:13 de Marzo de 2017
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 13 de marzo de 2017.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “COLICHEO, J.C. s/ Homicidio concurso ideal portación ilegal de arma de uso civil concurso real abuso de armas s/Casación” (Expte.Nº 28583/16 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor E.J.M. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante Sentencia definitiva Nº 61, de fecha 10 de mayo de 2016, la Cámara Primera en lo Criminal de la IIª Circunscripción Judicial resolvió condenar a J.C.C. a la pena de diez (10) años y ocho (8) meses de prisión efectiva, inhabilitación especial para tener y/o portar armas de fuego por el doble tiempo de la condena, accesorias legales del art. 12 del Código Penal y costas del proceso, por ser autor penalmente responsable de los delitos de homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego en concurso real con tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal; asimismo, lo absolvió de culpa y cargo en orden al restante hecho (calificado como abuso de armas) por el que también había sido acusado.
1.2. Contra lo decidido, los doctores G.L.G. y J.O.C., en representación del imputado C., dedujeron recurso de casación, que fue declarado admisible por el a quo.
2. Agravios del recurso de casación:
La defensa afirma que del plexo probatorio se desprende con claridad que el evento juzgado es un caso de homicidio preterintencional, pues no existe duda de que la intención final de C. no fue la de dar muerte al joven M., sino que su voluntad era la de lesionar a la infortunada víctima. Refiere que las declaraciones de la señora C., del joven Ares (a) “Caneo” y del propio enjuiciado así lo hacen presumir. Agrega que la acción imputada a C. comenzó con la intención dolosa de lesionar, pero finalizó con la muerte no querida pero provocada por él, no de manera dolosa, sino a título de culpa.
/// Sostiene que, al evaluar el medio empleado, debe analizarse la manera en que el instrumento fue utilizado en la ocasión y no el instrumento en sí, como erróneamente hizo el Tribunal. Considera que el elemento esgrimido en la emergencia era un rifle calibre 22, pero el modo y la forma de su uso no es congruente con la apreciación que pretende darle el fallo condenatorio, sino que, en consonancia con los dichos de C., fue utilizado por una persona diestra en el disparo (C.), con intención de herir, de lastimar a M., nunca de matarlo.
Aduce que el tiro que desafortunadamente puso fin a la vida de la víctima estaba dirigido a una parte del cuerpo que normalmente no podía o debía causar la muerte; añade que, pudiendo C., con luz y haciendo puntería, disparar a una parte vital (cabeza, tronco) del cuerpo, no lo hizo, dado que disparó a las piernas e impactó en el glúteo, lo que produjo la muerte, sin la intención final de ocasionarla.
Puntualiza que en ese “marco de situación”, el imputado efectuó un solo disparo contra ambos agresores, lo hizo “a las patas”, a una distancia de unos 26 m aproximadamente, “levantando el arma” y disparando en forma inmediata, como relató la propia cuñada de la víctima, la señora K.S.C.. Precisa que existieron circunstancias que el propio C. “no podía dominar”, como el hecho de que el sujeto pasivo del suceso se encontraba en pleno movimiento.
Expresa que en los alegatos del juicio no argumentó que M. hubiera “inclinado su cuerpo”, como dijo el a quo, sino que refirió que al momento de producirse el disparo aquel “se agachaba, recogía piedras de la calle y las arrojaba hacia la vivienda de C.”, siendo esta “reconstrucción” coincidente con la casi totalidad de los testigos.
Afirma que la sentencia desvía notoriamente el devenir de los acontecimientos conforme a las reglas de la lógica, pues fue el propio Médico Forense quien hizo hincapié en que M. debía haber adoptado una posición oblicua al sitio desde donde se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA