Sentecia definitiva Nº 4 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 07-03-2013

Fecha de Resolución: 7 de Marzo de 2013
Emisor:Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo nº3
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 7 de marzo de 2013.-
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “HORISZNYJ, MARCOS E. C/ CASTION S.A. Y OTRA S/ SUMARIO (l) M 1731/10 S/ INAPLICABILIDAD DE LEY” (Expte. N° 26205/12-STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:


1.- Que mediante la sentencia que obra a fs.141/148, la Cámara del Trabajo de la IIIa. Circunscripción Judicial con asiento de funciones en la ciudad de San Carlos de Bariloche rechazó la demanda tal como había sido interpuesta.

Para así decidir, el Tribunal de grado -por mayoría- consideró ajustado a derecho el despido dispuesto por el empleador -art. 242 de la LCT.-, pues valoró que los claros incumplimientos del trabajador -ausencias injustificadas- hacían imposible la vigencia de la relación laboral, a lo que agregó que se habían tenido en cuenta los antecedentes y las advertencias previas del empleador respecto de las consecuencias que traería aparejada la reiteración de las faltas recriminadas.

2.- Que contra lo así resuelto se alzó la parte actora mediante el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido a fs. 160/166, que fue concedido por el mérito en los términos de la resolución obrante a fs. 179.

La parte funda sus agravios en la violación de los derechos de propiedad (art. 17 CN y 29 CPRN) y de protección contra el despido arbitrario (art. 14 nuevo CN). Agrega que el fallo se expidió en contra de expresas disposiciones legales, en el caso de los arts. 9 y 243 de la LCT., e incurrió en arbitrariedad por apreciación absurda de la prueba, lo que lo llevó a conclusiones extralegales, voluntaristas y dogmáticas.-
Asevera asimismo que de la mera lectura del fallo surge que la causal invocada para decidir el despido directo del actor no fue acreditada. En tal sentido, alega que el /// ///-2- distracto se fundó en una inasistencia (del día 24 de junio de 2010), que a su vez tenía el antecedente de dos suspensiones previas por el mismo motivo (la última, del día 3 de junio de 2010), e insiste en que tales ausencias no han sido debidamente probadas.

A partir de allí -prosigue el actor-, y pese a no haber tenido por acreditados los extremos invocados para despedir, con remisión a una presunta verdad real que prima sobre la verdad formal, la Cámara violó todo un conjunto de normas, especialmente los arts. 9 y 243 de la LCT.

Aduce luego que, tal como había sostenido en la demanda, la evidente falta al principio de razonabilidad y proporcionalidad entre la falta y las sanciones aplicadas (dos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA