Sentecia definitiva Nº 39 de Secretaría Civil STJ N1, 11-07-2008

Fecha de Resolución:11 de Julio de 2008
Emisor:Secretaría Civil STJ nº1
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RIO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: CIVIL
INSTANCIA: SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA
EXPTE. Nº 22554/07-STJ-
SENTENCIA Nº 39

///MA, 11 de julio de 2008.-

Habiéndose reunido en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores L.L., V.H.S.N. y A.I.B., con la presencia de la señora Secretaria doctora E.E.A., para pronunciar sentencia en los autos caratulados: “MASSALIN, PARTICULARES S.A. c/EDWIN GRUNSTEIN S.A.C.E.I. s/EJECUCION HIPOTECARIA s/CASACION” (Expte. Nº 22554/07-STJ-), elevados por la Cámara de Apelaciones en lo C.il, Comercial y de Minería de la IIIa. Circunscripción Judicial a fin de resolver el recurso de casación deducido por la parte actora a fs. 297/315, deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe la Actuaria. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden de sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:
C U E S T I O N E S

1ra.-¿Es fundado el recurso?

2da.-¿Qué pronunciamiento corresponde?

V O T A C I O N
A la primera cuestión el señor Juez doctor L.L. dijo:- -
1.- ANTECEDENTES. Vienen las presentes actuaciones a mi voto a raíz del recurso de casación interpuesto a fs. 297/315 por la parte actora contra el Auto Interlocutorio Nº 630 de fecha 5 de diciembre de 2006, dictado a fs. 282/284 de autos; por el que se resolvió rechazar el recurso de apelación de fs. 266; confirmando la sentencia de Primera Instancia que a su vez resolvió fijar la tasa de interés a calcular sobre el capital adeudado, en el 12% anual.

2.- AGRAVIOS DEL RECURSO. Contra lo así resuelto el actor interpuso recurso de casación, en el cual, en primer lugar, señala que el supuesto consentimiento aludido por la ///.- ///.-Cámara a raíz del pedido de explicaciones que proveyera el S. del Juzgado Nacional no es tal bajo ningún concepto, porque no contiene ningún apercibimiento y a su vez la providencia se encuentra suscripta por el S., quien no está facultado para ello, sino que esa facultad es del Juez. Plantea la aplicación de los arts. 150 del CPCyC. y 919 del Código C.il.

Seguidamente, se agravia de las consideraciones que efectúa el sentenciante de grado sobre las liquidaciones realizadas en el proceso, sosteniendo que carecen también de relevancia a los fines de definir un supuesto consentimiento o no respecto de la tasa de interés. Considera que en el auto de subasta (fs. 171) se indica que su parte debió efectuar una liquidación provisoria a los fines de determinar la base de la subasta, y que, entonces, la liquidación de fs. 186 es meramente provisoria, por lo que no puede tener efecto sobre la determinación de la tasa de interés aplicable a la liquidación final; siendo éste el momento en el que debe definirse la cuestión traída a juzgamiento. A continuación, señala cuales son los fundamentos para que la tasa de interés y desvalorización monetaria se calculen sólo al momento de la liquidación final; y, concluye, que la medida del daño producido por la sentencia de marras se encuentra establecido por la diferencia entre tasas del 12% anual (como la impuesta en autos) y tasas que van desde el 18% hasta el 35% durante cierto lapso (como pretende la recurrente).

En otro orden, el casacionista, alega que la tasa pactada originalmente importa unicamente los intereses compensatorios, no así los moratorios; y a falta de ellos en el pacto original nada impide la aplicación de los intereses legales según indica el art. 622 del Cód. C.il. Entiende que el fundamento ///.- ///2.-brindado por el “a quo” indicaría que su parte no tiene derecho a los intereses moratorios por no haberse convenido los mismos; y que ello no es así, puesto que al cumplirse el supuesto de la ley, su parte tiene el derecho a solicitarlos cuando el deudor se encuentra en estado de mora. También considera sobre esta cuestión que la Cámara infringe el art. 508 del Cód. C.il, que dispone el pago de intereses moratorios.

Finalmente, el recurrente plantea la violación del art. 37 de la ley 24.522 (LCYQ), ya que en estas actuaciones el Juez (que es el mismo que interviene en la quiebra del demandado) no puede apartarse –como lo hizo- de la tasa de interés (18% anual) efectivamente verificada, en el proceso de quiebra del demandado, por resolución firme que no fuera impugnada por los medios legales ni siquiera luego de decretada la quiebra.

3.- PUESTOS A RESOLVER LOS PRESENTES AUTOS:

Ingresando en el análisis del recurso de casación interpuesto es preciso delimitar la cuestión que se encuentra en controversia en los presentes autos. Así, se observa, que el extremo que el recurrente cuestiona, es la tasa de interés que determinó aplicable el Juez de primera instancia (luego confirmada por la Cámara), al mutuo hipotecario celebrado oportunamente entre su parte y el Sr. G..

En primer lugar, es dable hacer algunas consideraciones respecto a la procedencia formal del recurso sub examine. No empece a ello, lo dispuesto en el Auto Interlocutorio Nº 72, de fecha 11.12.2007 obrante a fs. 350, en razón de que como dijera este Superior Tribunal en reiteradas ocasiones, aún cuando nos hallemos en la etapa del análisis de fondo de la cuestión, ello no obsta a la posibilidad de revisar el cumplimiento de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación, en ///.- ///.-razón del carácter meramente formal del examen preliminar; el cual, deja supeditado a que si se aprecia a posteriori que no se satisfacen algunas de las condiciones de admisibilidad del recurso intentado, éste pueda ser rechazado. En tal sentido: “El carácter formal del examen preliminar previsto por el art. 289 del CPCyC. no impide el reexamen posterior del requisito cuya inobservancia se advierte.” (conf. STJRN., Se. Nº 67/06 in re: “DIRECCION GENERAL DE RENTAS”; Se. Nº 27/00, “BANCO RIO NEGRO S.A.”; Se. Nº 15/99, “ZULUAGA”; Se. Nº 112/95, “ANDRADE”, entre otros).

En orden a ello, es que se puede observar que en el caso, nos encontramos ante un pronunciamiento dictado en la etapa de ejecución de sentencia; y que como reiteradamente se ha dicho no constituyen sentencia definitiva, las resoluciones dictadas en la etapa de ejecución de sentencia (conf. STJRN Se. Nº 49/06 in re: “S., P.E. y Otro”; Se. Nº 6/03, in re: "B., B. S/ QUEJA”; entre otros). Es decir las resoluciones dictadas en los procedimientos de ejecución de sentencia (como el que se encuentra aquí en análisis) y tendientes a hacer efectiva la sentencia principal no constituye sentencia definitiva, salvo que se demuestre que lo decidido resulta ajeno a la sentencia que se ejecuta o importe apartamiento palmario de lo resuelto en ella. También es oportuno recordar, que la determinación de la tasa de interés, en principio, constituye una facultad exclusiva de los jueces de grado y sólo revisable en casación en supuestos de notoria irracionalidad, no demostrada en autos.

No obstante lo expuesto, y en lo que hace al análisis de la cuestión de fondo planteada en el libelo recursivo, se observa que dicho cuestionamiento tampoco puede prosperar. En efecto, en las instancias precedentes no se ha efectuado ///.- ///3.-una errónea aplicación de la normativa aludida por el recurrente, sino que en el supuesto sub examine correspondía aplicar –tal como se hizo- la tasa de interés pactada originalmente.

Ahora bien, lo que el recurrente aduce es que la tasa pactada en las respectivas escrituras se refiere a los intereses compensatorios, no así los moratorios; y a falta de ellos en el pacto original nada impide la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA