Sentencia Nº 37433 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución:17 de Agosto de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

FALLO N° 1007 - AUDIENCIA DE JUICIO DE LA SEGUNDA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL. Juez Unipersonal: Dr. C.F.P.

General Pico, septiembre 17 de 2.018

Legajo N° 37433

Caratulado: “Ministerio Público F. A.A.A. s/ Amenazas Calificadas y Amenazas Simples, en concurso real”.

VISTO Y CONSIDERANDO:

I) Que los días 29 de agosto y 10 de septiembre del corriente año, en la Sala de Audiencias de Juicio de la Segunda Circunscripción Judicial, con la actuación unipersonal del suscripto, se llevó a cabo audiencia de debate oral en el legajo N° 37433, contra A.A.A., DNI N° 25XXXXXX, argentino, nacido el 8 de mayo de 1.977 en YYY, provincia de YYY y domiciliado en calle XXX la ciudad de XXX, provincia de La Pampa, comerciante, divorciado. hijo de J.B. y de D.C.

Intervino en representación del Ministerio Público F., el Dr. L.R., asistió en la defensa al imputado el defensor particular, Dr. G.A..

II) Que el proceso se inicia en virtud de que a mediados del mes de febrero de 2.017 en el domicilio de calle XXX del medio, lugar que comparte el imputado y su pareja M.L.L., durante una discusión el imputado apoyó un cuchillo en el cuello de la mencionada al tiempo que le manifestaba “Te voy a abrir de lado a lado”, luego le expresó que a ella no le haría nada pero que iba a degollar a su hija más pequeña.

A partir de ese incidente, la volvió a amenazar en forma reiterada.

III) En el alegato de apertura el F. afirmó que acreditará que el imputado es el autor de los ilícitos que se investigan. Valiéndose de la prueba ofrecida oportunamente para acreditar su culpabilidad, entendiendo que el accionar del Sr. A. recae bajo los tipos penales de amenazas agravadas por el uso de arma y amenazas simples en concurso real, conforme las previsiones de los arts. 149 bis rimer párrafo segundo supuesto y 149 bis primer párrafo primer supuesto y 55 del C..

Por su parte, la defensa técnica del imputado, dijo que acreditará la inocencia de su defendido en los hechos imputados.

El imputado brindó su declaración.

IV) En cuanto a la producción de prueba se recibieron las declaraciones testimoniales de:

a) M.L.L., damnificada, reconoce la denuncia efectuada. Con A. eran pareja y convivieron hasta el momento de la denuncia. Que lo conoció a través de la religión Umbanda. Que en un principio ella lo invitaba a su casa, dado que A. se encontraba en situación de calle, y como era su sacerdote y existía una buena amistad, es decir al principio fueron amigos y luego se fue tornando una relación de pareja. Que el primer tiempo estuvieron bien, pero luego comenzaron las situaciones de celos, que él se había puesto extremadamente celoso, que ya no era vida lo que tenía ni ella ni sus hijos. Que vivía situaciones de violencia, amenazas con cuchillos, roturas de celular, grabaciones en su lugar de trabajo.

Que una de las situaciones que se dieron, fue que durante tres meses había sido grabada por A. en su trabajo, quien le colocó dentro del forro de su cartera un celular, con el fin de descubrir si ella lo engañaba, porque él suponía que con todas las personas que se rodeaba eran amantes suyos, el creía que con todas las personas que se juntaba, se acostaba. Aunque manifestó que nunca le había faltado el respeto, expresando que ella estaba en pareja, que no tomaba esa relación como algo pasajero y que nunca haría eso.

Que en una oportunidad, unos seis meses anteriores a la fecha de la denuncia, ella le reclamó porque él le exponía relatos muy precisos que había mantenido con su compañera de trabajo. Frente a ello A. le respondió: “… No.. Estúpida…! soy yo el que te grabo!” “ … adentro de tu cartera hace tres meses que venís llevando un celular”. A los pocos días, observó su cartera y vio el celular grabando, igualmente ya era consciente de que llevaba el celular, ya que después del episodio antes mencionado, A. le decía: “hoy llevas el celular y ojo con apagarlo!”. Que cuando vio el celular, estuvo varias horas pensando qué hacer, hasta que en un momento tomó coraje y lo tiró en la basura antes de que pasaran por su recolección. Que ese día al llegar a su casa, cenaron y estaban bien, y cuando se acostaron a dormir, él se levanta para ir al baño, y luego a buscar la cartera que había quedado en el comedor, para ver que había hecho ella ese día. Que al volver a la habitación le preguntó dónde estaba el celular, respondiéndole L. que desconocía si ese día lo había llevado. Que frente a la discusión se dirigieron a un placard blanco que había en su habitación y A. sacó un cuchillo grande con cabo blanco y marrón que tenía arriba del placard. Que luego se lo ponía en el cuello y en la panza. Y le decía “no, mejor a vos no te voy a matar, a la que voy a degollar es a tu hija menor”, que siempre la amenazaba con que a quien quería matar era a su hija, la más chiquita, y le manifestaba que ello lo haría porque sabía que así iba a sufrir y lo iba a padecer. Que el cuchillo se lo apoyaba en el cuello o en la panza, que si intentaba sentarse en la cama se lo apoyaba en su panza.

Que en esos momentos sintió mucho miedo, dolor e impotencia, porque ella le había brindado lo mejor de su vida. Manifestó que confió en él, que le creyó. Que en su momento le dio lástima que estuviera en la calle y sintió que no valoró nada de eso.

En esos momentos sintió mucho miedo por ella y por sus hijos, que prefería que le pegara a ella o le hiciera cualquier cosa a ella pero que no le toquen a sus hijos.

Estas situaciones se siguieron dando de la misma manera, cada vez que tenía sus crisis de celos, por ejemplo la llevaba a la ruta y la golpeaba, es más una vez esperando a su hija a la salida del colegio la golpeaba, aunque nunca lo pudo contar a nadie, porque le daba vergüenza. Que antes de realizar la denuncia en agosto la siguió amenazando, que lo último que le hizo fue que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA