Sentencia Nº 34582 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución: 1 de Enero de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

AUDIENCIA DE JUICIO DE LA SEGUNDA CIRCUNSPRIPCION JUDICIAL

FALLO N º 881

Febrero, 22 de 2.018.

Legajo: 34582

“Ministerio Público F. c/ B, P.V.M. s/ Abuso sexual con acceso carnal”, y

VISTO Y CONSIDERANDO:

I) Que los días 2, 7, 8, 9 y 15 de febrero del corriente año, en la Sala de Audiencias de Juicio de la Segunda Circunscripción Judicial, con la actuación colegiada del Tribunal, integrada por los D.. C.P., F.R. y D.J.A., se llevó a cabo audiencia de debate oral en el legajo Nº 34582 contra: P.V.M. DNI: 17.XXX.XXX, argentino, nacido el 23 de mayo de 1.965 en la ciudad de Generar Pico, provincia de La Pampa y domiciliado en calle XXX del medio, instrucción secundaria incompleta, cuentapropista, divorciado, hijo de J.R. y de M.V..

Intervino en representación del Ministerio Público F., el Dr. L.R., asistieron en la defensa al imputado, las defensoras particulares Dras. S.B. y M.T.. Actuando en calidad de querellantes particulares las Dras. L.G. y A.A..

II) Que el proceso se inicia en virtud de denuncia interpuesta por C., poniendo en conocimiento que el día 9 de marzo de 2.017, en horario aproximado a las 14:00 hs. se hizo presente en el domicilio de calle XXX, lugar de residencia de P.V.M., con quien mantenía una relación de pareja, en el interior del domicilio el imputado abusó sexualmente de la denunciante, vía vaginal y anal, amenazándola con que no dijera nada sino la perjudicaría a ella y a sus hijos con publicaciones en las redes sociales.

III) En el alegato de apertura el F. afirmó que acreditará que el imputado es el autor del ilícito que se investiga. Valiéndose de la prueba ofrecida oportunamente para acreditar su culpabilidad. Fijando la calificación legal en Abuso Sexual con acceso carnal, conforme lo prevé el art. 119, tercer párrafo del C.

La querella adhirió a lo manifestado por el F., tanto en los hechos como en la calificación jurídica.

Por su parte, la defensa técnica del imputado, dijo que cómo se está tratando de probar un hecho de abuso sexual, justamente la denunciante dijo que tenían una relación sentimental, con encuentros íntimos, esporádicos, nunca nada formal. Todo el debate se desarrollará tratando de saber qué pasó en esa visita. No comparte el encuadre jurídico, rechaza la acusación y consideró que con la prueba se descartará el ilícito.

IV) En cuanto a la producción de prueba se recibieron las declaraciones testimoniales de:

a) A.F., denunciante, dijo que conoció a P. por Facebook en el año 2014. Mantenían una relación que no era formal. En el momento de conocerlo estaba junto a su marido. Empezaron a comunicarse por esta red social, luego por teléfono, a verse, y a los dos meses de estar con él, se separó. La relación con P. era de amigos, se veían, tenían encuentros sexuales. P. mantenía relaciones con otras mujeres al mismo tiempo. La declarante no quería formalizar, estaba pasando un "duelo" por la separación, por lo que se encontraba muy vulnerable y él la contenía.

Pasaron más o menos cinco meses que no se vieron, no hablaron, él se fue de viaje con su madre y después con su pareja. En febrero empezaron a comunicarse, le dijo que no quería mantener una relación formal, porque quería recuperar su familia, él decía que quería una relación seria, siendo que tenía otras mujeres. La relación era buena, hablaban horas por teléfono, más por teléfono o WhatsApp que personalmente. Se vieron dos veces antes del 9 de marzo, la última vez, nueve o diez días antes del hecho. El miércoles la llamó por teléfono para que pudieran verse, acordaron encontrarse el jueves a la siesta.

Una y veinte estacionó el auto frente al colegio de escribanos, él vive en calle XX entre XXX justo en la puerta de M., que está enfrente de la casa de él, estaba M. el contador de su ex marido, conocido y amigo también de ella. Lo llamó a P., “. no voy a ir, no voy a entrar porque está M. en M.”. Él la volvió a llamar, le avisó que M. se había ido, entonces volvió, serían cerca de las 14:00 hs., entró por la habitación como entraba siempre. La puerta de la habitación es doble, él abría siempre sólo una hoja. Una de las puertas siempre estaba trabada y en la unión de las dos puertas siempre tenía un toallón blanco colgado, era difícil tanto entrar como salir. A la puerta de calle la cerró con llave, traba y una cadenita. Se fue como a cerrar las otras puertas de la casa, tardó un ratito.

Él previo preguntarle le dio un beso en la boca y le sacó una de las dos remeras musculosas que tenía puestas. Le dijo pará y él “pero porqué pará, relajate”, le manifestó “no vine a esto, vamos a hablar, charlar, no quiero tener relaciones”. Su intención era conversar con él, como había ido muchas veces.

Siempre que tenía encuentros con él tenía que tener relaciones. Lo que pasó ese día a lo mejor hubiera pasado antes, ese día puso un freno. Siempre tenía que tener relaciones, de la manera que él quería, y las veces que quería. Le dijo que venía a hablar, se puso la remera, y le dijo “que lo llamaba después y seguían hablando como si nada”, dijo “no, vos no me vas a llamar”. Le pidió “déjame ir, yo no vine a esto, si vos querés tener relaciones con una mujer tené con quien quieras, porque conmigo no tenés un compromiso, además yo no quiero tener relaciones con vos ahora, está todo bien, pero no quiero”, le dice “no me podés dejar así, no te podés ir”. Si bien él era como agresivo o nervioso o una manera de ser cambiante, cuando dijo “vos no te podés ir” la asustó, empezó a tratar de calmarlo. Se sentó en la cama, él al lado suyo, y le dijo “te pido una cosa entonces, sacate toda la ropa y vamos a acostarnos y yo te prometo que no te voy a tocar”. Se largó a reír y le dijo “si hago eso te estoy provocando…no, porque no”, le dijo “dale, dale, acostate acá”. Él destendió la cama y como lo notó como alterado, se acostó vestida. Decía “vos tenés que relajarte y dejarte llevar como siempre, qué te pasa hoy”, le dijo “no me pasa nada, simplemente que no quiero”. Entonces dice “sacate la remera hija de re mil puta”. “Se sentó arriba mío, arrodillado”. Se había sacado la remera, tenía puesto una bermuda de jeans azul o negra con cinto, no tenía ropa interior. Estaba acostada, él se puso sobre sus rodillas, se desprendió el pantalón y dijo “hasta que yo no acabe vos no te vas de acá puta de mierda, hija de re mil puta…sacate la remera la puta que te parió”. Se sacó la remera, la tiró, y le dijo “sacate el pantalón como querés que te coja”, le dijo “te dije que no P. , me estás violando, esto está mal, no te das cuenta que me estás violando”. Le agarraba la cara y decía “soy yo P., reaccioná”. Dijo “bueno, te estoy violando”. Le desprendió el pantalón, se lo sacó sin que se sacara los zapatos. Decía “hija de puta sacate la otra remera, hija de re mil puta sacate el corpiño, la reputa que te parió”. Empezó a penetrarla con mucha violencia, en todo momento lo tenía para que no estuviera tanto encima suyo. Le dijo “te estoy violando hija de puta, a cuantos te cogiste cuando no estabas conmigo”. No hablaba, sólo le decía que se calmara y que tomara conciencia que lo que estaba haciendo era una violación. Él terminó, se corrió y le dijo “ahora chupamela, hija de re mil puta”, le dijo “no P. , eso no”, y dice “bueno, date vuelta la puta que te re parió”, le dijo “no, por atrás no P., por favor, ya está", entonces él la da vuelta y dice gritá todo lo que quieras, nadie te va a escuchar, la penetra por atrás, pega un grito, entonces él la agarra del pelo y le tira la cabeza para atrás y después se la asienta sobre la almohada a la cara. Ahí estaba muy violento, “le alcanzó a hacer así con la mano y le digo está bien, terminá, no hago nada”. Terminó y la volvió a dar vuelta, para esto le dijo “ya está P. , déjame vestirme, me quiero ir, dice, hasta que no me digas a cuantos te cogiste no te vas puta de mierda”. La volvió a penetrar por adelante, la volvió a dar vuelta y está un rato penetrándola y le dijo “me desconcentras la puta que te parió, con vos no se puede ni acabar tranquilo, vestite hija de re mil puta”. Él se secó con una toalla que tenía en el respaldo, con la que se limpiaba cada vez que tenían relaciones, era negra o azul muy oscuro. Mientras se vestía él se limpió, había eyaculado un montón de veces, y le dijo “vestite y parate ahí, y escuchame lo que te voy a decir ahora, dale la puta que te parió”. Se vistió, la hizo parar al lado de la puerta, él se puso la bermuda y le dijo “esto muere acá, yo soy una persona muy conocida y vos no me vas a cagar la vida. Si vos abrís la boca yo te hago mierda en las redes sociales, yo tengo fotos, videos tuyos, les cago la vida a tus hijos, te cago la vida a vos y ahora lo voy a llamar al pelotudo de tu ex para decirle que yo te cogí todas las veces que quise, hija de re mil puta, sos una pobre mina y no me vas a cagar la vida vos a mí, no abras la boca, acordate que esto muere acá. Decime algo la puta que te parió, decime que no me quisiste, decime que me querés, decime algo”, le dijo “no P. , no importa lo que sentí, lo que no sentí, abrime la puerta que me quiero ir”. Le dijo “vos te crees que yo te quería, como te puedo querer a vos, mirá lo que sos, sos incomparable con las mujeres que yo puedo estar, sos una mierda, una mala mujer, te mereces esto que te hice y mucho más. Ahora sí andate, la puta que te pario”. Le abrió la puerta, le costaba abrirla, la destrabó, era pesada, había que levantarla, y se fue de la casa.

No podía ir a su casa, estaba su hijo mayor, desde la capilla de adoración de calle 18 le mandó un WhatsApp a su amiga C. , preguntándole si estaba sola, y la llamó porque no le contestó el mensaje, le dijo “. me violó”, pero le pidió que no dijera nada porque la había amenazado y tenía hijos, que no le dieran lugar a que hiciera nada. Cuando iba llegando a la casa de C., él le mandó un mensaje de texto donde decía “pasé la mejor siesta de mi vida mi amor, estuviste bárbara como siempre, pero sos tóxica en mi vida, te voy a bloquear para que estés más tranquila”. No le...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA