Sentencia Nº 330 de Corte Suprema de Justicia de Tucumán, 11-06-2020

Número de sentencia330

SENT Nº 330 C A S A C I Ó N En la ciudad de San Miguel de Tucumán, a once (11) de junio de dos mil veinte, reunidos los señores Vocales de la Excma. Corte Suprema de Justicia, de la Sala en lo Laboral y Contencioso Administrativo, integrada por la señora Vocal doctora Claudia Beatriz Sbdar, el señor Vocal doctor Antonio D. Estofán (con firma digital), la señora Vocal doctora Eleonora Rodríguez Campos y el señor Vocal doctor Daniel Oscar Posse -por no existir votos suficientes para dictar sentencia válida-, bajo la Presidencia de su titular doctora Claudia Beatriz Sbdar, para considerar y decidir sobre el recurso de casación interpuesto por la parte demandada, en autos: “Randazzo Mirta Liliana del Valle vs. Provincia de Tucumán s/ Daños y perjuicios” Establecido el orden de votación de la siguiente manera: doctora Eleonora Rodríguez Campos, doctor Antonio D. Estofán, doctora Claudia Beatriz Sbdar y doctor Daniel Oscar Posse, se procedió a la misma con el siguiente resultado La señora Vocal doctora Eleonora Rodríguez Campos, dijo

I.- La Provincia de Tucumán plantea recurso de casación (cfr. fs. 606/619) contra la sentencia Nº 567 de la Excma. Cámara en lo Contencioso Administrativo, Sala III, de fecha 2 de octubre de 2018, obrante a fs. 599/600 vta., que es concedido mediante resolución del referido Tribunal del 13/02/2019 (cfr. fs. 627 y vta.), habiéndose dado cumplimiento con el traslado previsto en el artículo 751 in fine del Código Procesal Civil y Comercial (en adelante CPCC); norma ésta de aplicación por expresa disposición del artículo 89 del Código Procesal Administrativo (en adelante CPA)

II.- Siendo inherente a la competencia funcional de la Sala en lo Laboral y Contencioso Administrativo de esta Corte la de revisar si ha sido correctamente concedido, la primera cuestión a examinar es la relativa a su admisibilidad Ha sido interpuesto en término (cfr. fs. 603 y 619); se dio cumplimiento con el depósito (cfr. fs. 605); el escrito se basta a sí mismo en cuanto a sus fundamentos fácticos y jurídicos y propone expresamente doctrina legal; y la impugnación recursiva se motiva en la invocación de infracción a normas de derecho. Solo resta decir que aunque la sentencia en crisis no es definitiva (no se pronuncia sobre el mérito de la pretensión) sí puede equiparase a tal en la medida que de no ser removida, y no obstante haberse declarado la caducidad de la instancia casatoria y no de la principal, dicha declaración -atendiendo a las peculiares circunstancias de la causa- tendrá el efecto de poner fin al proceso principal al cerrar definitivamente la cuestión vinculada a la pretensión contenida en la demanda, que fuera tratada y resuelta en la sentencia de Cámara Nº 473, del 25/8/2017 (cfr. fs. 536/546 vta.); la que en consecuencia adquiriría firmeza y pasaría en autoridad de cosa juzgada (cfr. Loutayf Ranea, Roberto G. y Ovejero López, Julio C.: “Caducidad de la instancia”, pág. 26) O es que acaso podría dudarse con razón que la sentencia atacada que declaró la caducidad de la instancia inaugurada con la deducción del recurso de casación de la Provincia de fs. 551/571, de fecha 12/9/2017, no fuera una de aquellas que menta el inciso 1 del artículo 748 del CPCC, al expresar -en su parte pertinente- que se equiparan a las sentencia definitivas “las que, dictadas en una cuestión incidental, terminen el pleito o hagan imposible su continuación”. Aquí, indiscutiblemente, se está en presencia de una cuestión incidental (incidente de perención de instancia) resuelta por un fallo interlocutorio que tiene la virtualidad de terminar el pleito, dado que la caducidad de instancia decidida con relación al único recurso de casación articulado en autos contra la sentencia definitiva de la causa, implicó en los hechos poner punto final a la discusión respecto de la pretensión indemnizatoria introducida en el escrito de demanda sobre la que recayó pronunciamiento por parte de la Sala A quo en el acto jurisdiccional referido anteriormente. En suma; si bien la sentencia en embate no se pronunció sobre el mérito de la pretensión, sí vino a ponerle fin o, lo que es igual, al juicio, conforme se vio. Por tales motivos el recurso en estudio es admisible; por ende, queda expedita a este Tribunal Supremo la competencia jurisdiccional para ingresar a examinar su procedencia.

III.- Sostiene la recurrente que la conclusión a la que arriba la sentencia prescinde injustificadamente de lo dispuesto en el artículo 186, tercer párrafo, del CPCC, aplicable a la materia en disputa, tal como lo había sugerido el dictamen de la Fiscal de Cámara corriente a fs. 597 de autos. Arguye que en el trámite correspondiente a la admisión del recurso de casación en el fuero contencioso administrativo rigen las disposiciones normativas específicas instituidas por el CPCC al respecto (artículos 748/762) juntamente con las concernientes a los incidentes en general en cuanto resulten pertinentes, debido a que el proceso judicial se encuentra en instancia incidental vinculada al examen de admisibilidad del recurso de casación interpuesto por el estado local. Sobre esta base afirma que la caducidad de instancia promovida por la parte demandante y declarada por el Tribunal no atiende de manera suficiente la aplicación del artículo 211, inciso 1, del CPCC, y su vinculación inmediata con el artículo 186 de igual ordenamiento legal por cuanto, dice, el trámite incidental de admisión del recurso de casación está “pendiente de sentencia” a raíz de lo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba