Sentencia Nº 32198/2 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Fecha de Resolución:13 de Noviembre de 2019
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de Santa Rosa, Capital de la Provincia de La Pampa, a los trece días del mes de noviembre de dos mil diecinueve, se reúnen los señores Ministros, D.. H.O.D. y E.V.F., como integrantes de la S. B del Superior Tribunal de Justicia, de conformidad con el art. 421, con relación al art. 411 del C.P.P., a efectos de dictar sentencia en los autos: “FERREYRA, D.Á. s/recurso de casación presentados por los fiscales”, registrado en esta S. como legajo n.° 32198/2, con referencia al recurso interpuesto por los representantes del Ministerio Público Fiscal, D.. A.A. y D.A.C., contra el fallo n.° 25/19 del Tribunal de Impugnación Penal, que resolvió: “PRIMERO: HACER LUGAR AL RECURSO de impugnación interpuesto por la Defensa... y en consecuencia, corresponde revocar parcialmente (Puntos I y II) la sentencia Nº 1060/19 dictada por el Sr. J. de Audiencia de la Segunda Circunscripción... SEGUNDO: ABSOLVER a D.Á.F.,... del delito que fuera condenada por sentencia Nº 1060/19 de fecha 08 de marzo del presente año en el legajo principal nº 32198/0...”; y

RESULTA:

1°) Que los señores fiscales, D.. A.A. y D.A.C., presentaron recurso de casación contra el fallo del T.I.P., mediante el que se absolvió a F. del delito de usurpación, no obstante, quedar confirmada la disposición del punto III de la Resolución del J. de Audiencia de la II C.J. que dispuso efectuar el desalojo de la nombrada con su grupo familiar y de cualquier persona que cohabitara con ella de la vivienda ubicada en peatonal Héroes de Malvinas, Tira 9, Departamento 13, B.M.I., de la ciudad de General Pico.

2º) Que los fiscales argumentaron que el T.I.P. modificó de manera sustancial, ilógica y arbitraria la sentencia condenatoria dictada por la Audiencia de Juicio de la II C.J. Explicaron esa premisa y expusieron que el a quo absolvió a F. por entender que existe un estado de necesidad justificante, sin embargo decide seguir adelante con el desalojo, lo que genera así un acto jurisdiccional contradictorio.

Invocaron el art. 419 inc. 3º del C.P.P. y como soporte de tal motivo casacional, citaron los antecedentes de la CSJN, Fallos A1223 2010, cons. 6 LL; 184:137 y 217:204.

Señalaron que en el caso además de la valoración arbitraria de la prueba, se construye la resolución sin ella y sobre circunstancias de hecho inexistentes.

Concretaron los agravios en la presencia de fundamentos aparentes, al dar por cierto sucesos que sólo se basan en la declaración de la acusada; como que no fue probado que el ingreso de F. en horas de la madrugada, lo fue junto a sus hijas y que la entrada por la noche no determina señalar que era indudable que no tuviera donde pernoctar.

Retrucaron la afirmación del T.I.P. de que Fiscalía era la encargada de recabar un informe socio ambiental frente a los motivos dados por F. para el ingreso a la vivienda. Señalaron que para esa parte, ese estado de necesidad justificante fue sorpresivo y como refuerzo de tal afirmación transcribieron la declaración de la denunciada en Fiscalía.

Puntualizaron que “A la ausencia de evidencias que sostengan o avalen la situación de un peligro inminente, requisito imprescindible para el andamiaje de un estado de necesidad que justifique la comisión de un delito, se añaden aquellas necesarias, y también imprescindibles, para acreditar la necesidad, es decir que la acción típica desplegada (Usurpación) era la única posible para salvaguardar el bien jurídico que pretendió proteger”.

Por último, afirmaron que no se advierte cuáles fueron las evidencias consideradas por el T.I.P. para entender el estado de necesidad justificado y que haya convalidado la existencia de ese estado durante el plazo en que se mantuvo la ocupación, ello cuando fuera expresamente invocado en el recurso de impugnación por la defensa.

Culminaron que “La incoherencia de la resolución es palmaria, por un lado, el tribunal sentenciante ha considerado que F. no puede ser condenada por la excepción prevista en el art. 34 inc. 3, pero por el otro, y pese a existir dicho estado de necesidad justificado, la manda a desalojar”.

3º) Que el señor P. General, D.M.O.B., dictaminó que el recurso de casación debía prosperar, pues la decisión cuestionada adolece de arbitrariedad.

Concretamente, refirió...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA