Sentencia Nº 3135/2 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Emisor:Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
Estatus:Publicado
Número de sentencia:3135/2

S.R., 19 de junio del año 2019.

VISTAS:

Las presentes actuaciones caratuladas: “SOL, H.N. s/ recurso de casación”, legajo n.° 3135/2 (reg. del S.T.J.); y

RESULTA:

1°) Que el defensor particular, Dr. G.E.G. interpuso recurso de casación contra la sentencia del T.I.P., que rechazó el recurso de impugnación y confirmó la decisión de la Audiencia de Juicio de la Primera Circunscripción Judicial que condenó a H.N.S. como autor material y penalmente responsable del delito de homicidio culposo agravado por la conducción negligente, imprudente y antirreglamentaria de una vehículo automotor (art. 84 y párrs. del C.P.) a la pena de tres años de ejecución condicional, e inhabilitación especial para conducir todo tipo de vehículos motorizados por el término de diez años.

Invocó como motivos casatorios los previstos en los incs. 1° y 3° del art. 419 del C.P.P.

2°) Que criticó el tratamiento dado al remedio precedente, calificando la decisión de arbitraria por una falta de fundamentación, o fundamentación deficiente, que no cumple con los estándares fijados para la revisión de las sentencias condenatorias.

Precisó que no solo fue escaso el abordaje, sino que se omitió considerar cuestiones planteadas con exactitud, y que resultaban de importancia para la resolución del caso.

Reseñó que una de las críticas fue la indeterminación de la modalidad del hecho, marcando como dato relevante la “ausencia de senda peatonal en el lugar”.

Cuestionó la indicación del T.I.P. de que no resistía análisis, la referencia de que el peatón apareció “de forma imprevista” sin que pueda ser observado, pues ello es producto de la prueba pericial que estableció que no fue posible determinar de dónde sale la víctima, para luego referir que la misma había cruzado por la línea imaginaria que existe en la calzada, de acuerdo con los testimonios de Luna y Supertino, quienes establecen como presunto punto de impacto, el comienzo de la línea que delimita la senda peatonal, a pesar de no encontrarse marcada.

Destacó que la única verdad en el legajo fue que V. “cruzó por donde no debía, es decir NO CRUZÓ POR LA SENDA PEATONAL, en una arteria que era una avenida”; así como que de su historia clínica surgía que “poseía una discapacidad que claramente le impidió tener ciertos recaudos al momento de cruzar” nada de lo cual fue considerado.

Explicó en qué consistía la incapacidad, y agregó que la víctima del siniestro no era un peatón más, pero que ello no implica asignar responsabilidad a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba