Sentencia Nº 312 de Secretaría Penal STJ N2, 08-11-2017

Fecha de Resolución: 8 de Noviembre de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 8 de noviembre de 2017.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “RAINQUEO; R.R. y Otro s/Robo calificado y homicidio agravado en grado de tentativa, en concurso ideal s/ Juicio s/Casación” (Expte.Nº 29276/17 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor E.J.M. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante Sentencia Nº 47, del 4 de abril de 2017, la Sala B de la Cámara en lo Criminal de Viedma resolvió -en lo pertinente- condenar a G.A.C. a la pena de cuatro años y seis meses de prisión, como coautor penalmente responsable del delito de robo calificado por el uso de arma de fuego no habida, en grado de tentativa (arts. 42, 45 y 166 inc. 2° segundo párrafo C.P.).
1.2. Contra lo decidido, la defensa del señor C. deduce recurso de casación, que es declarado admisible por el a quo.
2. Agravios del recurso de casación:
El letrado defensor manifiesta su disidencia con el mérito de la prueba testimonial, en tanto -a su entender- de esta solo surge la presencia de su pupilo en la reunión, “pues P. describió una situación donde mi pupilo procesal, no intentó bolsigearlo (sic), no recuerda si lo tomó del brazo, que pidiera ayuda a P.; pero sí recuerda que salió corriendo, con lo cual la pretensión de inculpar(lo)… de haber tomado participación mediante el agarre del brazo, no tiene consistencia”. Añade que las apreciaciones del sentenciante para justificar la declaración del testigo por su “estado de shock” responden a una construcción intelectual.
Luego señala conceptos generales sobre el derecho penal de autor y de acto, y alega a su favor el dictamen del Cuerpo Médico Forense en lo referido al impedimento del mencionado C. para realizar una acción de aprehensión. También argumenta que del testimonio de P. no surge que este haya sostenido o agarrado del brazo o del hombro a P. para evitar el atraco.
/// Plantea que en autos se ha invertido la carga de la prueba para la demostración de la coautoría, que esta carece de fundamentos y que su defendido fue un “oportunista de las circunstancias” (sic). Agrega que su actuación pareciera responder más a una autoría concomitante que a una funcional, “al pretender quedarse y bolisillerar (sic) e inquirir en donde estaba el dinero” o en una participación, pues no tenía dominio del hecho.
Desarrolla algunos conceptos generales sobre la arbitrariedad de sentencia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA