Sentencia Nº 29795/1 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución:27 de Abril de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO
E:\Sentencias\Files\Documentos\Miranda para subir.docx

FALLO Nº: 15/17 - Sala B - En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de la Pampa, a los 27 días del mes de abril de 2017 integrada por los Sres. Jueces Mauricio F. Piombi y Fernando G. Rivarola, asistido por la señora Secretaria, María Elena Grégoire, a los efectos de resolver el recurso de impugnación interpuesto el día 13 de febrero del corriente ante este tribunal, por el abogado Oscar Feliz Ortiz Zamora en calidad de defensor de M. A. M., en el legajo Nº 29795/1, caratulado: "M. M. A. s/ Recurso de Impugnación" -registro de este Tribunal- del que:

Resulta:

La Juez de Audiencia de la Segunda Circunscripción Judicial, Dra. Alicia Paola Loscertales, con fecha 1 de febrero de 2017 mediante fallo Nº 682 en el marco del Legajo 29795/0 y por los hechos investigados, condenó a M. Á. M. como autor responsable de los delitos de abuso sexual simple como delito continuado y abuso sexual con acceso carnal ambos agravados por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con una menor de 18 años en concurso ideal con corrupción de menores agravado por ser su autor tutor o persona conviviente o encargada de la educación o guarda en concurso real entre sí (art. 119, , , 4º inc. f y párrafo inc. f, 125, 3º párrafo, 54 y 55 del C.P.), a la pena de 12 años de prisión de efectivo cumplimiento, accesorias legales y costas (art. 355, 474 y 475 C.P.P.) en perjuicio de C. M. M.

Contra dicha sentencia, el abogado defensor de M., Dr. Oscar Feliz Ortiz Zamora, por las motivaciones de "inobservancia y/o errónea aplicación de la ley sustantiva" (art. 400 inc. 1º), "inobservancia de las normas de procedimiento" (art. 400 inc. 2º), y "errónea valoración de la prueba" (art. 400 inc. 3), interpone recurso de impugnación, conforme escrito presentado ante este Tribunal.

La defensa peticiona aquí se revoque la sentencia atacada, declarándose la absolución de M. Á. M. por ser la resolución violatoria de los principios de la sana crítica racional y de garantías procesales, como la debida defensa en juicio, principio de inocencia, derecho a la igualdad, juez imparcial y por falta de motivación de la misma.

Superado el trámite previsto por los arts. 407 cc. y ss. del C.P.P., y cumplido con la audiencia prevista en el art. 410 del Código de rito, las actuaciones quedaron en condiciones de ser resueltas.

Efectuado el sorteo de ley para que los señores jueces emitan su voto resultó el siguiente orden sucesivo de votación; Señores Jueces Mauricio Piombi y Fernando Rivarola.

El Sr. Juez Mauricio Piombi, dijo:

El recurso de impugnación deducido por la defensa de M. Á.M., resulta formalmente admisible en los términos de los arts. 8.2. h de la C.A.D.H., 14.5 del P.I.D.C. y P., 18 y 75 inc. 22 de la C.N., arts. 400 inc.3º, 402 y 405 inc.1º del C.P.P.

El recurso presentado se encuentra debidamente motivado, brindando el marco de avocamiento que este Tribunal revisor debe efectuar, a los efectos de garantizar a quién resultó condenado mediante sentencia aún no firme, el derecho que tiene de que la imputación concreta en su contra, sea analizada una vez más en forma integral. Ello a los fines de legitimar plenamente el poder punitivo estatal, conforme lo dispuesto por la Convención Americana de los Derechos Humanos (art.8:2) y el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (art.14.5), incorporados a nuestra Carta Magna, como ordenamiento legal positivo.

En tal sentido, el examen de la sentencia debe abordarse conforme los parámetros establecidos por la C.S.J.N. en el fallo "Casal, Matías y otro" (del 20/09/05), al referirse sobre los alcances de esta segunda instancia o doble conforme, expresó que: "(...) debe entenderse en el sentido de que habilita a una revisión amplia de la sentencia, toda lo extensa que sea posible al máximo esfuerzo de revisión de los jueces de casación, conforme a las posibilidades y constancias de cada caso particular y sin magnificar las cuestiones reservadas a la inmediación, solo inevitables por la oralidad conforme a la naturaleza de las cosas.” y de conformidad con los estándares establecidos por la CIDH en el caso Mohamed vs. República de Argentina” Sentencia del 23 de noviembre de 2012.

Teniendo en cuenta lo expresado precedentemente, habré de ingresar al examen de la cuestión planteada, con la amplitud de conocimiento y revisión expuesta, siendo menester partir de la fijación de los hechos en la sentencia impugnada.-

La Sra. Juez fijo los hechos de la siguiente manera, a saber: “...en oportunidad en que el imputado regresaba de su trabajo y tras bañarse se dirigía desnudo a la pieza matrimonial, convocaba a C. para que le hiciera masajes, a quién le hacía quitar la ropa, la tocaba libidinosamente y hacía que la menor le tocara sus partes íntimas. Estos hechos sucedieron en reiteradas oportunidades y mientras la misma contaba con aproximadamente 9 años de edad....”.

“...En el marco del acontecer arriba descripto en al menos una ocasión, la accedió carnalmente vía vaginal, como así también la impuso a practicarle sexo oral...”.

“...En las circunstancias ya descriptas el encartado, totalmente desnudo, obligaba a la menor a ver videos pornográficos en la computadora y reproducía esas prácticas pornográficas con ella...”.

Ahora bien, el Sr. Defensor Dr. Oscar Feliz Ortiz Zamora impugna la sentencia dictada por la Jueza de Audiencia Alicia P. Loscertales por inobservancia y/o errónea aplicación de la ley sustantiva, inobservancia de las normas de procedimiento y errónea valoración de la prueba, agraviándose de los siguientes puntos:

Que la etapa de debate se inicia con una calificación diferente a la que fue motivo de resolución sin que se haya ampliado la acusación, extralimitándose la Jueza en los hechos atribuidos a su conocimiento, modificándose en consecuencia la calificación pertinente.

Como consecuencia de ello, esa parte efectuó la defensa de una acusación concreta la que sorpresivamente se cambió al momento del alegato final sin haber pedido previamente la ampliación de la acusación. Este exceso de ejercicio de las facultades del MPF y el Tribunal, afectan directamente los derechos de su defendido e impiden su defensa dentro del debido proceso.

Que ello no se trato de un simple cambio de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA