Sentencia Nº 29 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 18-04-2018

Fecha de Resolución:18 de Abril de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 18 de abril de 2018.
Reunidos en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores S.M.B., E.J.M., L.L.P., A.C.Z. y R.A.A., con la presencia de la señora Secretaria, doctora S.M.G.D., para el tratamiento en los autos caratulados: "ZUÑIGA, LEONARDO C/MUNICIPALIDAD DE SAN ANTONIO OESTE S/ACCIDENTE DE TRABAJO S/INAPLICABILIDAD DE LEY" (Expte Nº 29118/17-STJ), elevados por la Cámara del Trabajo de la Ia. Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en esta ciudad de Viedma, con el fin de resolver el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto a fs. 296/311vta. por el actor, deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe la Actuaria. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden de sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:
C U E S T I O N E S
1ra.- ¿Es fundado el recurso?
2da.- ¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I Ó N
A la primera cuestión, el señor J., doctor S.M.B., dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. El Tribunal del Trabajo de esta ciudad falló a fs. 281/287 vta. la desestimación del reclamo resarcitorio de L.Z. respecto de la demandada, Municipalidad de San Antonio Oeste, y de la citada en garantía, Horizonte Compañía Argentina de Seguros Generales S.A., porque estimó que en autos no existían elementos probatorios indispensables del hecho incapacitante denunciado.
1.2. Respecto del marco legal elegido por el actor, justificó a priori su enfoque del caso explicando que, en orden a fundar la responsabilidad resarcitoria de derecho común pretendida contra la empleadora, debía demostrarse la existencia del daño y la intervención de la cosa en su producción, por su carácter riesgoso o vicioso; que el daño obedeciera al riesgo o vicio de la cosa y que la acción se dirigiera contra su dueño o guardián; y que, a fin de individualizar debidamente la cosa productora del daño y cuál fuera el vicio o riesgo que la misma entrañaba, resultaba ineludible precisar el hecho generador y determinar el momento/// ///
en que acaeciera.
1.3. Apreció en tal sentido el a quo que sólo contaba en el proceso con los dichos del actor acerca de la supuesta bolsa que le habría causado el daño, que no fuera observada por ninguno de los testigos y de la cual no existiera descripción de tamaño o peso, de manera que no pudo conocerse en autos el supuesto objeto dañoso; sin perjuicio ello de que, luego de alzar dicha bolsa, siguiera el actor trabajando, de suerte que el pretendido sobreesfuerzo no tuviera magnitud tal que le impidiera continuar su tarea, por lo que también consideró desacreditada la existencia del evento relatado. Y añadió que la supuesta bolsa no fue puesta por el Municipio, sino por un vecino, es decir -a su entender-, por un tercero; conducta por la cual -en su opinión- no fuera responsable la demandada, según lo preceptuado por el art. 1113 del Código Civil, esto es, por el hecho de un tercero por quien no debe responder.
Finalmente, sin desconocer la insalubridad en sí de la actividad de recolección de residuos, reputó desacreditado que los trabajadores como el actor tuvieran que levantar todas las bolsas para no ser reprendidos por la autoridad municipal, y dijo que las declaraciones testimoniales vertidas sobre la distancia del recorrido de recolección efectuado en la zona fueron excesivas y denotaron cierto afán de beneficiar al actor.
2. Los agravios del recurso:
2.1. Apela entonces el actor el fallo recaído en autos, criticando la valoración probatoria efectuada en la instancia de grado en torno de la actividad riesgosa, de la cosa riesgosa, y de su nexo causal eficiente respecto del daño por él padecido, en tanto resultara incorrecto el razonamiento jurídico fundante, vertido en pretexto de su falta de acreditación (fs. 296/311vta.).
Vindica que no se ha tratado de una "supuesta bolsa", como dijo el a quo, pues los recolectores de residuos ciertamente no trabajan con supuestas bolsas, sino que acarrean, precisamente, bolsas de residuos; y señala que el testigo V. -entre otros- declaró que en el momento mismo del hecho el actor le avisó que se había lesionado al levantar una bolsa pesada.
Critica entonces la contradicción del decisorio por concluir la inexistencia probatoria sobre la "supuesta bolsa" de residuos, como factor de riesgo, señalando que fue descripta por distintas testimoniales, de manera que no resultaba un relato inventado para beneficiarlo, según se sugiere en el fallo, y añade que no resulta cierto que no se supiera el tamaño,/// ///-2-contenido o peso de la bolsa infructuosamente recogida, pues controvierte en tal dirección que, habiendo desatendido el curso normal de los acontecimientos relativo a la causalidad en temas de responsabilidad, pretendió el Tribunal sin necesidad un detalle de la bolsa de residuos que ocasionó su daño.
Destaca en ese sentido ciertas circunstancias, acreditadas en autos, que hicieron que la cuestionada bolsa de residuos importara un riesgo concreto, y añade que en su caso el factor peligroso fue el peso excesivo, según lo manifestaron directamente ciertos testimonios -que identifica-, al describirla grande, con tierra y pasto, pesada, de más de de 15 kilogramos. Expresa además que los testimonios vertidos se ensamblaron con la prueba documental e informativa, como la historia clínica del Policlínico Privado (fs. 195); la denuncia del accidente, formulada a la ART el 9 de Agosto de 2010 por la Municipalidad; la evaluación médica efectuada por la ART (fs. 79, fs. 83); y el dictamen pericial producido en el proceso por el Dr. Boland...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA