Sentencia Nº 2830/1 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución: 1 de Enero de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

FALLO N° 31/17 - SALA "B" - P.A: En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los veinticuatro días del mes de agosto de dos mil diecisiete, se reúne la Sala B del Tribunal de Impugnación Penal, integrada por los Sres. Jueces M.P. y F.R., a los efectos de resolver el recurso de impugnación interpuesto por la Defensora Oficial M.S.B.G., por la defensa de A., en el presente legajo N° 2830/1 -registro de este Tribunal- caratulada: "A., s/ Recurso de Impugnación", y:

RESULTA: Que la Audiencia de Juicio de la Primera Circunscripción Judicial en el ejercicio de su jurisdicción unipersonal, condenó, mediante el fallo registrado con el Nro. 100, a M.A. como autor material y penalmente responsable del Delito de Abuso Sexual Agravado por Sometimiento Sexual Gravemente Ultrajante por su duración o circunstancias de su realización, (artículo 119 párrafo 2º del C.igo Penal) a la Pena de Cinco Años de Prisión, con más las accesorias del artículo 12 del C.igo Penal, sin costas (art.355, 474 y 475 del C.igo Procesal Penal).

Que contra dicha resolución el Defensor Oficial, Dra. S.B.G. interpone ante este Tribunal en base a lo dispuesto en los incisos. 400 inc. 1º) y 3º) del C.P por considerar que ha existido errónea aplicación de la ley sustantiva y errónea valoración de la prueba. Consecuentemente, la defensora solicita se absuelva al Sr. M.A.; subsidiariamente se lo condene al mínimo de la escala penal prevista para el delito de abuso sexual simple (art. 119, 1er. Párrafo, 1er. supuesto del C.) bajo la modalidad de ejecución condicional (art. 26 del C.).-

Superado el trámite previsto por los arts. 407 y cc. y ss. del C.P., y cumplido con la audiencia prevista en el art. 410 del C.igo de rito, habiendo quedado actuaciones en condiciones de ser resueltas y correspondiéndole el primer voto al J.M.F.P. y luego a F.R., y:

CONSIDERANDO:

El Sr. Juez M.P., dijo:

El recurso de impugnación deducido por la defensa de M.A., resulta formalmente admisible en los términos de los arts. 8.2. h de la C.A.D.H., 14.5 del P.I.D.C. y P., 18 y 75 inc. 22 de la C.N., arts. 400 inc.3º, 402 y 405 inc.1º del C.P.

El recurso presentado se encuentra debidamente motivado, brindando el marco de avocamiento que este Tribunal revisor debe efectuar, a los efectos de garantizar a quién resultó condenado mediante sentencia aún no firme, el derecho que tiene de que la imputación concreta en su contra, sea analizada una vez más en forma integral. Ello a los fines de legitimar plenamente el poder punitivo estatal, conforme lo dispuesto por la Convención Americana de los Derechos Humanos (art.8:2) y el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (art.14.5), incorporados a nuestra Carta Magna, como ordenamiento legal positivo.-

En tal sentido, el examen de la sentencia debe abordarse conforme los parámetros establecidos por la C.S.J.N. en el fallo "C., M. y otro" (del 20/09/05), al referirse sobre los alcances de esta segunda instancia o doble conforme, expresó que: "(...) debe entenderse en el sentido de que habilita a una revisión amplia de la sentencia, toda lo extensa que sea posible al máximo esfuerzo de revisión de los jueces de casación, conforme a las posibilidades y constancias de cada caso particular y sin magnificar las cuestiones reservadas a la inmediación, solo inevitables por la oralidad conforme a la naturaleza de las cosas.” y de conformidad con los estándares establecidos por la CIDH en el caso M. vs República de Argentina” Sentencia del 23 de noviembre de 2012.

Teniendo en cuenta lo expresado precedentemente, habré de ingresar al examen de la cuestión planteada, con la amplitud de conocimiento y revisión expuesta, siendo menester partir de la fijación de los hechos en la sentencia impugnada.-

El Sr. Juez fijo los hechos de la siguiente manera, a saber; “En la localidad de Victoria de esta Provincia, la menor C. L. A., aproximadamente entre los años 2003 a 2009, concurría habitualmente a la casa de su abuela R.G., que vivía con M.A., en la vivienda de la calle 9 bis número 753. Allí la menor se quedaba a pernoctar algunas veces y fue durante ese tiempo de 6 años que fue sometida a tocamientos indecorosos en las partes íntimas bajas de su cuerpo por parte del imputado quien utilizaba los dedos índice y mayor de su mano para tocar y penetrar su vagina y además obligándola a desvestirse, bajándose el nombrado los calzoncillos y colocándose la punta de su pene en su vagina”.-

Ahora bien, la Sra. Defensora Oficial impugna la sentencia dictada por considerar que ha existido errónea aplicación de la ley sustantiva y errónea valoración de la prueba, en el desarrollo del presente se contestara la totalidad de los agravios que se han formulado, pero sin ajustarse al orden que utilizara el recurrente, tal como se advertirá más adelante.-

En relación a su agravio por inaplicabilidad de la ley sustantiva, entiende que el MPF no tuvo la precisión y claridad que una acusación ajustada a derecho exige, lo que llevó a un estado de indefensión por un lado a esa parte y por el otro que el juzgador tome una posición atentatoria de la garantía de imparcialidad.-

Que ha existido también una errónea calificación de los hechos enjuiciados en el artículo 119, 2° párrafo del C., que lleva a solicitar su recalificación en el delito de abuso sexual simple de manera subsidiaria.-

También entiende que se ha configurado una errónea valoración de la prueba, puesto que hay quiebres lógicos en que ha incurrido el juzgador a partir de que la principal prueba producida -testimonio de la víctima- no resulta contundente por estar controvertida por otros elementos de pruebas de importancia rendidas en juicio que le restan credibilidad, por los que considera que su asistido debe ser absuelto.

Por último sindica que en cuanto al monto de la condena definitivamente impuesto, que por un lado advierte una doble desvaloración de las circunstancias tipificantes del abuso agravado, tomadas como mensurables para la cuantificación punitiva y por otro costado se omitió considerar las condiciones personales de A. que a la postre, podrían aparejar una condena inhumana o cruel.-

Ahora bien, el recurrente cuestiona el valor probatorio que el sentenciante atribuyo al testimonio de la víctima, el cual no se corrobora a través de la prueba producida en el juicio y la credibilidad se ve seriamente resquebrajada, al punto que el propio juzgador eliminó la convivencia a la hora de sancionar; de lo que concluye la defensa que se impone cuanto menos una duda razonable en favor de A., porque la prueba carece del vigor probatorio requerido.-

En apoyo de su tesis, señala que ninguno de los profesionales que depusieron en el juicio, hizo un abordaje sobre la situación emocional o bien un abordaje que diagnosticara que esos padecimientos estaban en directa relación con un abuso sexual. No existió un profesional que hayan abordado a la niña desde el plano psicológico. Que se cuenta tan solo con el nudo testimonio de la víctima como única prueba y a la cual el sentenciante ha dado suma relevancia -así lo ha expresado en su sentencia-, sin embargo ha omitido considerar inconsistencias que se presentaron de manera ostensible que impedían asignarle la solidez probatoria que el juzgador le otorgó.-

Que las propuestas de la " Guía de Buenas Prácticas para el abordaje de niños/as, adolescentes víctimas y testigos de abuso sexual y otros delitos " acordado por JUFESUS, ADC, UNICEF. A su criterio se efectuó a medias, ya que una prueba primordial como era una pericia psicológica para determinar la existencia y extensión del daño causado, la presencia de signos o rasgos compatibles con una situación de abuso sexual no se hizo, y quien podría haber traído información sensible y establecer si los cambios conductuales y emocionales -que según la mamá llegaron a una internación por adicciones- fueron producto de la situación denunciada, era la Licenciada E. que es la psicóloga tratante de la niña, quien no fue...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA