Sentencia Nº 22292 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2022

Número de sentencia22292
Año2022
Fecha26 Mayo 2022
EmisorSuperior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
EstatusPublicado

CÁMARA DE APELACIONES EN LO CIVIL COMERCIAL, LABORAL Y DE MINERÍA

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los veintiséis (26) días del mes mayo del año 2022, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en causa: "TELLO, D.J.c., N.F. y Otro s/ DAÑOS Y PERJUICIOS" Expte. Nº 116186 (22292/21 r.C.A.), originaria del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, L. y de Minería Nº 2 de la Ira. Circunscripción Judicial y de acuerdo al orden de votación sorteado (act. 1478547) (arts. 254 y 257 CPCC): 1) jueza M.E.A. y 2) jueza L.B.T., dicen:

La jueza M.E...A.:

I.- La sentencia en recurso

Viene apelada por D.J.T. –parte actora- la sentencia dictada por la jueza M.d.C.G. (act. 1172892, con fecha 28.10.2021 ) en el marco de la demanda promovida contra N.F.G. en virtud del siniestro vial protagonizado (el 04.06.2014 a las 14:50 hs aprox.) en oportunidad de circular en bicicleta (en sentido SO por calle W. fue colisionado por el automóvil Chevrolet Corsa que aquel conducía (en sentido J.I.) consideró que, al haber traspuesto la encrucijada sin contar con prioridad de paso (cfe. art. 41 LNT 24449) fue su accionar el que “rompió el nexo causal entre el hecho del sindicado como responsable y el daño producido" , por consiguiente, determinó que no se acreditó la responsabilidad del demandado ni existe obligación de resarcir lo daños reclamados (cfe. arts.1111, 1113, segundo párrafo y cc del C. Civil, arts. 39 inc.b, 41 y cc ley 24449, art. 118 de la Ley nº 17.418, arts.155, 360, 368 y cc CPCC) .

Desestimó su pretensión indemnizatoria ($ 1.724.554 con más intereses a tasa mix al 28.20.2021) e hizo extensivo lo sentenciado a la Compañía de Seguros "La Holando Sudamericana SA" -citada en garantía, cfe. art.88 CPCC y art.118 de la Ley nº 17.418-, le impuso las costas (art. 62 – parte final- CPCC) y reguló los honorarios profesionales de los abogados como del perito ingeniero actuante (en accidentología) .

II.- La apelación: sus agravios

De acuerdo a la expresión de agravios formulada (act. 1239324) el actor TELLO reprocha que la jueza (1) omitió valorar la totalidad de la prueba y efectuó una errónea interpretación de los artículos 155 -inc.5, último párrafo-, 360 y 368 del CPCC, puesto que lo allí dispuesto es que pueda ser ponderada de una y otra manera (conforme las reglas de la sana crítica), pero no exime de hacerlo respecto de la totalidad de la producida;? (2) aplicó en abstracto los principios establecidos en los arts. 40 y 41 de la Ley 24449 como del restante articulado de la LNT, dado que los analizó de manera aislada y excluyente sin observar la situación de hecho generadora del evento como las circunstancias fácticas en que se cumplió, en tanto existen elementos (tal las declaraciones de ambas partes como la pericia accidentológica) que describen una situación contraria a la sentenciada; (3) omitió referirse a la velocidad precautoria prevista en el art. 50 de la Ley 24.449 como respecto de la culpa de quién, aun cuando cuente con la prioridad de paso "no circulaba con cuidado y prevención, perdiendo el pleno dominio del vehículo" y, en el caso, según dice "el deber de cuidado del demandado fue nulo y como consecuencia directa de ese obrar causa el daño al suscripto"; (4) consideró erróneamente la mecánica del hecho a resultas de una desacertada apreciación de la prueba producida; y, finalmente, expresa que (5) al señalar que "siempre, aun a baja velocidad un automotor va a desarrollar mayor velocidad que una bicicleta", no expresó el fundamento técnico observado para sostener esa conclusión lo cual, por resultar erróneo y falso "torna tumultuoso los fundamentos de la sentencia" .

III.- Su tratamiento y decisión

Resulta preciso memorar que la revisión asignada a este tribunal encuentra su deslinde en la materia de agravios que las partes propician (arts. 257 y 258 del CPCC); en ese marco, las cuestiones decididas en la anterior instancia que no resultan objeto de agravios ahora o, en su caso, la ausencia de replanteo al respecto (art. 244 del CPCC), arriban a esta instancia consentidas y, además, tampoco nos está permitido examinar cuestiones que antes no fueron puestas a decisión.

En este caso, la parte apelante postula varios agravios ( cinco), pero, en definitiva, todos confluyen en impugnar que el rechazo la demanda advino por la omisión de valorar la totalidad de la prueba como así también por interpretar las normas de tránsito abstrayéndose de la plataforma fáctica del caso como de la conducta del demandado, extremos que -a su criterio- autorizan a revocar la decisión apelada.

Postura aquella que, a su vez, resulta contradicha por la parte demandada como la tercera citada ( act.1275789) quienes, al responderla sostienen que el primer agravio "importa un error de interpretación de las citas realizadas por la sentenciante", mientras que, en el segundo, " no existe una crítica razonada sino meras diferencias a la apreciación de las pruebas producidas y a lo que ha interpretado la sentenciante de grado" sino que deviene improcedente "... acusar al sentenciante de valorar arbitrariamente la prueba luego de haberse acreditado en sede penal y en sede civil cómo sucedieron los hechos..." y por tanto, al carecer el recurso de crítica concreta y razonada, solicitan su rechazo.

En ese contexto entonces habré de cotejar en qué residen los argumentos sentenciantes para efectuar un adecuado confronte con los agravios expuestos como su réplica, puesto que a resultas de ello advendrá la comprobación del desajuste anunciado o, por el contrario, resultará desvirtuado.

III. a) Bajo tales premisas, observo que la jueza al sentenciar (act. 1172892) primeramente analizó la "mecánica del accidente" como también "la conducta de ambas partes", y, a ese fin, sostuvo que a resultas del siniestro vial acontecido, se labraron actuaciones en sede penal ( "MPF c/G. N.F. s/Lesiones graves culposas", legajo nº 32376).

Expuso que, de acuerdo a lo allí actuado, el Ministerio Público Fiscal (con fecha 5/06/2015) expresó que respecto de N.F.G. –a resultas de la investigación penal instada- "...no encuentra a esta altura de la investigación, evidencias que permitan recriminar una conducta violatoria del deber de cuidado, sino por el contrario las lesiones que sufrió D.J.T. -conductor de la bicicleta-, fueron productos de la determinación que tomó este cuando al ver que se acercaba un vehículo [sic] a "alta velocidad", de igual manera consideró que llegaba a cruzar [sic] la intersección, poniendo así en riesgo el bien jurídico tutelado por el Código Penal en su art. 90" y, por tanto, resolvió su archivo (cfe. art. 256 del CPP).

Sin embargo, explicó la jueza, esa resolución recaída en el ámbito penal no impide la discusión de los hechos en cuanto generadores de responsabilidad civil (art. 1777, segundo párrafo y cc .CCyC).

De allí que, ingresó al análisis y, en ese orden, explicitó primeramente las normas de la Ley Nacional de Tránsito N°24449 que debía considerar; específicamente, refirió al artículo 36 que establece "En la vía pública se debe circular respetando las indicaciones de la autoridad de comprobación o aplicación, las señales de tránsito y las normas legales, en ese orden de prioridad"; asimismo, indicó que el art.40 bis) la LNT establece los requisitos para circular con bicicletas mientras que el art. 41 de la citada ley establece que "Todo conductor debe ceder siempre el paso en las encrucijadas al que cruza desde su derecha”.

Luego sostuvo que esa prioridad del que viene por la derecha es absoluta y sólo se pierde ante “: a) La señalización específica en contrario; b) Los vehículos ferroviarios; c) Los vehículos del servicio público de urgencia, en cumplimiento de su misión; d) Los vehículos que circulan por una semiautopista. Antes de ingresar o cruzarla se debe siempre detener la marcha; e) Los peatones que cruzan lícitamente la calzada por la senda peatonal o en zona peligrosa señalizada como tal; debiendo el conductor detener el vehículo si pone en peligro al peatón; f) Las reglas especiales para rotondas; g) Cualquier circunstancia cuando:...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR