Sentencia Nº 220 de Secretaría Penal STJ N2, 13-09-2016

Fecha de Resolución:13 de Septiembre de 2016
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 13 de septiembre de 2016.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “B., D.A. s/ Homicidio doblemente calificado s/Casación” (Nº 28380/16 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor S.M.B. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante Sentencia Nº 94, del 23 de diciembre de 2015, la Cámara Tercera en lo Criminal de General Roca resolvió -en lo pertinente- no hacer lugar al planteo de inconstitucionalidad de la pena de prisión perpetua e imponer tal sanción a D.A.B., como autor del delito de homicidio calificado por mediar una relación de pareja con la víctima (art. 80 inc. 1º C.P.).
1.2. Contra lo decidido deducen sendos recursos de casación la defensa del señor B., la señora F. de Cámara y la parte querellante, con patrocinio letrado, de los cuales es declarado admisible solo el primero.
2. Agravios del recurso de casación de la defensa:
Acerca de la relación de pareja que el juzgador tuvo por acreditada para condenar por la figura calificada, los casacionistas entienden que no se ha expuesto de qué fuente probatoria se extrajo tal conclusión, además porque se trata de un tipo penal impreciso, excesivamente amplio, confuso, indeterminado y generador de inseguridad jurídica. En consecuencia, sostienen que la decisión es arbitraria.
La misma tacha esgrimen respecto de la determinación del tipo subjetivo -dolo eventual-, al dejar de lado el obrar culposo señalado por su parte, toda vez que el resultado no fue propuesto ni tenido como seguro por parte del imputado. En tal sentido, alegan que B., al realizar la acción por la cual fue juzgado, era consciente del peligro y del posible desenlace dañoso que podía ocasionar, pero no aceptó ese resultado, sino que confiaba en evitar todo peligro (fs. 634). Al respecto mencionan el estado del vehículo conducido por aquel, ya que el juego de la dirección de casi una vuelta entera le impedía dirigir el rodado y
/// menos en reversa. Después se ocupan del funcionamiento de los frenos y critican la falta de relevancia que otorga el juzgador a dicha temática y a la alteración producida por la modificación estructural del chasis en cuanto al ángulo de visión hacia atrás -la parte trasera del vehículo se encontraba levantada 30 cm-, a lo que se suma la posición del sol al momento de los hechos.
En cuanto a las maniobras de avance y retroceso -siempre con el cuerpo de la víctima debajo del vehículo-, expresan que el a quo omitió sopesar los dichos del testigo R., para quien tenía como objetivo “bajar a la calle” y no la ultraintencionalidad que pretende el fallo. Afirman que su pupilo no pudo observar lo que pasaba y consideran que se ha analizado de modo equívoco su estado psíquico y físico, dada la posibilidad de existencia de sustancias alucinógenas que podrían haber disminuido o alterado su percepción de la realidad. Sobre el punto, reseñan la postura inicial de la defensa respecto del examen de orina y sangre para determinar particularmente su estado de conciencia (comprensión del episodio protagonizado y posibilidad de dirigir sus acciones), y señalan diversos aspectos de prueba vinculados con la imposibilidad de sostener que el señor B. en el momento del hecho tuviera pleno dominio de sus actos o que sus sentidos no estuvieran disminuidos.
Los letrados manifiestan no tener dudas de que el elemento subjetivo acorde con el evento investigado es el de la culpa, previsto en el art. 84 del Código Penal, cuya aplicación propugnan, ya que la inmediata conducta posterior al hecho no es indicadora de que se diera cuenta de lo ocurrido.
De modo supletorio, insisten en la inconstitucionalidad de la pena de prisión perpetua puesto que la consideración del planteo no ha abarcado lo argumentado oportunamente respecto del inc. 1° del art. 80 del código de fondo, en tanto vulnera la división de poderes. Aducen en tal sentido que solamente los jueces tienen reservada la potestad sancionatoria en el ámbito penal, situación que se ve afectada por cuanto el legislador ha establecido una pena que violenta dicha facultad constitucional.
Consideran asimismo que en el caso se ve afectado el principio de culpabilidad en relación con el concepto de persona, en tanto se debe responder por los actos que era posible o se debían evitar y no por todas las consecuencias que deriven de la acción, máxime cuando la conducta fue encuadrada desde el aspecto subjetivo en el dolo eventual. Una pena rígida, según los recurrentes, impide la aplicación de los arts. 40 y 41 del Código Penal, y citan
///2. doctrina. Por ello, en caso de que se crea que el imputado es responsable de un delito cometido a título doloso, solicitan que se le imponga una pena temporal que no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA