Sentecia definitiva Nº 212 de Secretaría Penal STJ N2, 23-12-2009

Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
Número de sentencia:212
PROVINCIA: RÍO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: PENAL
EXPTE.Nº: 23725/09 STJ
SENTENCIA Nº: 212
PROCESADO: B. D.V.
DELITO: ABUSO SEXUAL CON ACCESO CARNAL
OBJETO: RECURSO DE CASACIÓN
VOCES:
FECHA: 23/12/09
FIRMANTES: S.N. – BALLADINI – LUTZ EN ABSTENCIÓN
///MA, de diciembre de 2009.

Habiéndose reunido los señores miembros del Superior Tribunal de Justicia doctores V.H.S.N., A.Í.B. y L.L., con la presidencia del tercero y la asistencia del señor Secretario doctor W.A., en las presentes actuaciones caratuladas: “B., D.V. s/Abuso sexual agravado s/Casación” (Expte.Nº 23725/09 STJ), y concluida la deliberación, se transcribe a continuación el acuerdo al que se ha arribado en atención a las prescripciones del art. 439 del Código Procesal Penal (Ley P 2107), con el planteo de la siguiente:
-
C U E S T I Ó N

¿Es procedente el recurso deducido?

V O T A C I Ó N
El señor J. doctor V.H.S.N. dijo:

1.- Antecedentes de la causa:

1.1.- Mediante Sentencia Nº 64, del 17 de diciembre de 2008, la Cámara Primera en lo Criminal de la IIIª Circunscripción Judicial resolvió -en lo pertinente- rechazar la nulidad articulada por la defensa, conforme los considerandos, y condenar a D.V.B. a la pena de seis años de prisión como autor penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal (arts. 119 primer y tercer párrafo C.P.).

1.2.- Contra lo decidido, el defensor particular doctor E.O.T. dedujo recurso de casación, el que fue declarado parcialmente admisible por el a quo y por este Superior Tribunal mediante el Auto Interlocutorio Nº 32/09.- ///2.
1.3.- Luego se dispuso que el expediente quedara por diez días en la Oficina para su examen por parte de los interesados. A fs. 337/343 se agrega el dictamen de la señora Procuradora General.

1.4.- Realizada la audiencia prevista por los arts. 435 y 438 del código adjetivo (texto consolidado) con la asistencia del defensor particular, los autos han quedado en condiciones para su tratamiento definitivo.

2.- Agravios del recurso de casación:

En relación con la porción admitida, el casacionista considera que la declaración testimonial de la víctima -de fs. 49-, mediante el sistema de registro de imagen y sonido, es nula por no haber sido notificado el imputado de su realización para estar en condiciones de ejercer su derecho constitucional de interrogar a los testigos.

A ello agrega: “No cabe duda alguna la confusión del Tribunal en este aspecto, al considerar cumplimentadas las exigencias legales con la sola notificación a la Defensora Oficial del acto, sin percatarse que tal notificación –y en legal forma- la ley impone al Tribunal a hacerla también, y con mayor razón, al imputado detenido. Asimismo se impone destacar que al momento de la \'notificación\' a la Defensora Oficial, ésta no había sido designada defensora de B., a quién no conocía ni se había entrevistado con el mismo a los efectos de coordinar su defensa, mal puede entonces sostenerse –como lo hace el sentenciante- que tal funcionaria se encontraba en condiciones de \'establecer un modo de actuación acorde con lo que cree conveniente para su asistido…\' al que no conoce […] Asimismo se debe tener ///3.- presente que el detenido B., al momento de la declaración testimonial de la menor víctima –el 3 de abril de 2007- se encontraba \'indefenso\', \'sin asistencia letrada\'. Y ello es así porque recién el día 4 de abril del 2007, previo a la recepción de su \'declaración indagatoria\' \'… se le hace saber el derecho que le asiste de designar letrado defensor y que éste se encuentre presente en el acto…\' […] El Tribunal, al negarse a notificar del acto al imputado detenido, le cercenó el derecho constitucional que éste tiene de interrogar a los testigos” (fs. 288 vta./ 289).

Suma que el profesional actuante no cumplimentó el art. 229 inc. c), pues no elevó el informe detallado que se prevé.

También alega la nulidad de las declaraciones testimoniales de varios menores, puesto que se realizaron violentando el art. 229 inc. a) in fine, donde se establece que “… en ningún caso pueden ser interrogados en forma directa en sede policial o por el juez, el tribunal o las partes…”. Dice que -de tal modo- se imponía obligatoriamente interrogarlos mediante similar método que a la víctima. Por lo tanto, considera nulas las declaraciones de R.C.S., R.A.M., R.M.G. (víctima) y H.A.G.

También aduce que no se han cumplido las garantías constitucionales del debido proceso, defensa en juicio e inocencia y el derecho de interrogar a los testigos, y afirma que las declaraciones no podían ser incorporadas al proceso, atento a la irregularidad o defecto denunciado.- - ///4.
En este orden de ideas, la defensa mantiene los agravios en la audiencia celebrada a fs. 355/356, oportunidad en la que asevera “que en autos se ha dictado una condena con una pena gravísima con base en las irregularidades señaladas, e insiste en que el fallo es nulo en conformidad con los fundamentos del recurso de casación, al que remite. Reitera finalmente sus planteos nulificatorios de la declaración de la menor víctima mediante cámara G. y del resto de la prueba mencionada, en oposición a los argumentos del dictamen de la señora Procuradora General, y mantiene la reserva del caso federal”.

3.- Dictamen de la Procuración General:

La señora Procuradora General refiere los agravios, menciona los actos procesales que considera relevantes y sostiene que la defensa tuvo la posibilidad de confrontar los testimonios brindados en el debate y controlar la prueba, como así también, en el caso de los menores, de seguir las alternativas del acto desde el exterior de la Cámara G.. Concluye sosteniendo que el recurrente no ha demostrado la lesión a sus derechos e intereses que ameritaría la invalidez de lo actuado, por lo que se debe rechazar el recurso de casación.

4.- Testimoniales de R.C.S., R.A.M. y H.A.G.:

En cuanto a las pruebas testimoniales cuya nulidad se solicita por las formas de su producción en sede prevencional e instructoria, anoto que proveyendo a la prueba ofrecida por la defensa, el juzgador decide recibirle ///5.-declaración a R.C.S. a través del sistema de Cámara G., con orden de procurar los medios pertinentes para su realización, y lo mismo dispone respecto de R.A.M. Por otra parte, también cita a debate a H.A.G. (fs.250).

Según surge del acta de debate de fs. 258, este último declara sobre el hecho y responde a preguntas del Tribunal y de las partes; lo mismo ocurre con R.C.S. (fs. 261). Para los restantes testigos menores -entre los que se encontraba R.A.M.- se dispone la realización de una declaración especial por Cámara G.; para ello se ubica el televisor en el despacho de uno de los magistrados, con la presencia de las partes y el Asesor de Menores subrogante, y en otro despacho se realiza el interrogatorio con la asistencia de la Licenciada en Psicología D.S.; además, lo declarado es registrado mediante el sistema DVD. Posteriormente se hacen los alegatos de las partes, donde la defensa se circunscribe a reiterar la nulidad de la declaración recibida a la menor víctima –R.M.G.- y luego aduce la absurdidad en la valoración de la prueba (fs. 261/263).

El juzgador analiza lo declarado por H.A.G., R.C.S. y R.A.M. en el debate oral (fs. 276, 278 y 279).

En consecuencia, de acuerdo con la reseña expuesta, el planteo de nulidad de las tres declaraciones mencionadas no puede ser atendido toda vez que hace referencia a actos procesales distintos de los realizados en sede prevencional e instructoria, estos últimos no valorados por el juzgador ///6.- para formar su convicción.

Así, dos declaraciones fueron realizadas en el propio debate oral y la otra mediante la realización de una Cámara G., sin que la defensa efectuara cuestionamiento alguno en oportunidad de alegar sobre la prueba.

Por lo tanto es aplicable la doctrina legal que establece que “… ante todo planteo de nulidad procesal impera el principio de trascendencia, regulatorio de las nulidades, según el cual no puede acogerse un planteo en el solo beneficio de la ley, pues sería consagrar una nulidad por la nulidad misma (ver, entre otras, STJRNSP… Se. 18/04 del 04-03-04; … Se. 21/04 del 04-04-04; … Se. 82/04 del 11-05-04; … 206/06 del 12-12-06; … Se. 166/06 del 25-10-06 … Se. 181/06 del 10-11-06), por lo cual aquélla no debe ser declarada \'… si no media interés jurídico en reparar pues el remedio alegado por la parte «no tiene por finalidad satisfacer pruritos formales sino subsanar los perjuicios efectivos que pudieren surgir de la desviación [de las formas procesales]… cada vez que esta desviación suponga restricción a las garantías debidas a las partes»\'” (Se. 8/08 STJRNSP).

En este orden de ideas, este Cuerpo también sostuvo: “Además, \'… debe recordarse que ya se trate de una nulidad absoluta como de una relativa, rigen en todo caso los principios de conservación y de trascendencia, por lo que sea absoluto o relativo el vicio no corresponde la declaración de invalidez del acto si aquel no ha impedido que logre su finalidad o no surge un perjuicio concreto o interés jurídico que reparar (CNCP, S.I., LL, 2000 – B ///7.- 174)\' (N. y D., Código Procesal Penal de la Nación, ed. H., Bs. As., 2004, Tº 1, pág. 425)” (Se. 177/08 STJRNSP).

De tal modo, el planteo nulificatorio no puede ser acogido atento a la ausencia de uno de sus requisitos esenciales -perjuicio-, pues los actos procesales cuestionados no formaron la convicción del juzgador para arribar a una sentencia condenatoria.

5.- Testimonio de la víctima R.M.G.:

5.1.- El recurrente plantea una afectación al derecho constitucional de defensa en juicio (art. 18 C.Nac.), pues afirma que no hubo un defensor designado que pudiera controlar efectivamente la declaración de la menor víctima en cámara G. “y alega que para la existencia de una defensa efectiva era necesario que ésta tuviera contacto directo con el imputado para preguntarle acerca de las circunstancias del hecho y demás datos, todo lo cual se obvió en autos. En tal orden de ideas, refiere que la Defensora no...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba