Sentecia definitiva Nº 211 de Secretaría Penal STJ N2, 28-08-2017

Fecha de Resolución:28 de Agosto de 2017
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 28 de agosto de 2017.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “E., G.s.ón de menores… s/Casación” (Expte.Nº 29063/17 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor E.J.M. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante Sentencia Nº 95, del 7 de diciembre de 2016, la Cámara Tercera en lo Criminal de General Roca resolvió -en lo pertinente- condenar a A.G.E. por los delitos de abuso sexual simple en concurso ideal con promoción de corrupción de menores, en concurso real con desobediencia y sustracción de menores, en calidad de autora (arts. 45, 119 primer párrafo, 54, 55, 125, 239 y 149 C.P.), a la pena de ocho años de prisión.
1.2. Contra lo decidido, la Defensa de la señora E. interpone recurso de casación, que es declarado admisible por el a quo.
2. Agravios del recurso de casación:
El señor Defensor Penal doctor M.S. plantea que la sentencia es arbitraria, en tanto no ha aceptado su pedido de absolución por el beneficio de la duda dada la insuficiencia de la prueba de cargo. Al respecto sostiene que, luego de remitirse al alegato de la F.ía -que entiende plagado de subjetividades-, el sentenciante nada agregó. Además, hace referencia a los dichos de la menor G.N.M.A., quien en cámara G. dio una versión diferente sobre lo ocurrido.
En cuanto al primer hecho, el recurrente expresa que la niña negó haberse besado con la imputada y que la madrastra H.M. “escuchó solamente, sin observar -ya que estaba en la habitación contigua- que aquella le dijo a ésta \'anda lavate que te la chupo\'; tampoco dijo haber \'escuchado\' besos”. Señala que la frase entrecomillada es ambigua y que no puede dársele únicamente un contenido sexual.
Sobre el hecho segundo, niega que se hayan acreditado los tocamientos impúdicos, en razón de que en los videos solamente puede observarse un beso -reconocido por la imputada y
/// la niña-. Agrega que estos no fueron advertidos por los progenitores de la menor ni por la madrastra, de modo tal que no pueden considerarse probados. Luego reseña el descargo de la señora E.
En lo relativo al hecho tercero, la Defensa argumenta que la niña se escapaba reiteradamente tanto de la casa de sus progenitores como del CAINA, a cuyo respecto carece de toda culpa su pupila, quien por tanto tampoco ha violentado ninguna prohibición de acercamiento.
De modo subsidiario, plantea la existencia de una errónea aplicación de la ley sustantiva, dado que la materialidad que se entendió demostrada debió encuadrarse en el art. 119 primer párrafo del Código Penal y no en el art. 125 de la misma norma. Añade que las notas manuscritas de la menor, sus fugas, los mensajes de celular y los videos son elementos anfibológicos que impiden comprobar una connotación corruptora. Cita doctrina y jurisprudencia en sustento de su postura y afirma que un beso no puede ser considerado una conducta delictiva, inmoral, impúdica o deshonesta.
En lo que hace al contenido de las imágenes registradas en el video 0006, plantea que en estas “el animus jocandi es el que prima en escena”, pues la imputada “lo tomaba como un juego” con la menor, lo que es lógico pues en él también aparecen el papá de la niña y su pareja.
Por todo lo expuesto, solicita que este Tribunal case la sentencia y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA