Sentencia Nº 20960 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Fecha de Resolución:10 de Junio de 2019
 
EXTRACTO GRATUITO


En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 10 días del mes de junio de 2019, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "KEDACK M.F. C/ GALENO ARGENTINA S.A. S/ Sumarísimo" (Expte. Nº 20960/19 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, L. y de Minería Nº 4 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 CPCC), la SALA, dijo:

I.- La sentencia en recurso.-
Viene apelada la sentencia de fecha 19.12.2018 (fs. 265/273vta.) que hace lugar a la demanda por incumplimiento contractual instada -el 8.2.2017- por M.F.K. contra GALENO ARGENTINA S.A. y tiene por definitivo el cumplimiento de la prestación dispuesta como tutela anticipada -práctica quirúrgica "Técnica de Bioptics"- condenándola a resarcir el daño moral reclamado -$ 39.100 más intereses a tasa mix desde la constitución en mora-, desestimó la imposición de multa civil (daños punitivos) y le impuso las costas, regulando honorarios de los letrados y perito -oftalmólogo- intervinientes.
I.- a) Los fundamentos.-
Ponderó la Sra. Juez a quo que por razones de urgencia el actor requirió tutela anticipada del derecho postulado y, sustanciación mediante -art. 231 del CPCC-, ante la falta de oposición de la empresa de medicina prepaga, ordenó a ésta a costear la cirugía requerida; anticipo de jurisdicción que -dijo- no implica un pronunciamiento sobre el derecho sino únicamente sobre su verosimilitud, debiendo determinarse, instruido que fuera el proceso, si aquella práctica era parte del plan prestacional contratado y, como tal, exigible.
Expresó que el análisis de esa cuestión se facilitó porque la accionada cumplió la prestación sin cuestionar el derecho del reclamante, adoptando una estrategia defensiva mas propia del reclamo de mala praxis que de incumplimiento del contrato de medicina prepaga que el actor denunciara por falta de cobertura, (alegó no haber intervenido en los hechos cuestionados negando cualquier intento de responsabilizarla por un hecho ajeno o violación del deber de seguridad; fs. 110), y porque, ante la inexistencia de oposición a la tutela anticipada hubo de sumarse la falta de impugnación de esa medida como el abandono del proceso luego de satisfacer la prestación, lo cual lleva a presumir -dice- la veracidad del derecho invocado y tutelado en forma definitiva (conf. arts. 339 y 398 del CPCC), restando determinar la procedencia del daño moral y punitivo pretendidos.
Respecto del daño moral -y en base al art. 1741 del CCyC- señaló que no existe duda que la falta de respuesta en el otorgamiento de la cobertura entraña un padecimiento de orden extra-patrimonial que debe ser reconocido; pero, siendo que la afección a los sentimientos resulta de difícil cuantificación, la suma pretendida para el daño de origen contractual -dijo- supera largamente la que los tribunales vienen estableciendo para daños extra-patrimoniales de mayor entidad.-
Asimismo para mensurar el rubro indicó que hubiera sido necesario el contrato de medicina prepaga -para conocer las estipulaciones atinentes al tiempo y forma de la cobertura- pero al no ser acompañado por el actor ni requerir el aporte de la accionada, ha de estarse a los reclamos que constan en la documental anexada a fin de determinar desde cuándo fue exigible, siendo el más lejano el efectuado con fecha 28.4.2016 (fs. 5) ante la Superintendencia de Salud, organismo que notificó a la empresa sin obtener respuesta (fs. 9), de allí que computó la existencia de mora desde aquella fecha y hasta la efectivización de la prestación -mediante la tutela anticipatoria, en septiembre de 2017, fs. 138-, concluyendo que el retardo se extendió casi un año y medio, ortorgando la suma de $ 39.100, con intereses -desde la constitución en mora establecida y hasta el efectivo pago-, cálculo al que arribó multiplicando el valor de la cuota que abonaba el afiliado ($ 2.244) por los 17 meses de demora.
En cuanto a los otros reclamos expresó que además de la falta de cobertura de la prestación, el actor, -en base a la Ley de Defensa del Consumidor-, denunció la existencia de "un proceder atiborrado de prácticas comerciales abusivas" al imponerle compromisos adicionales a la contratación del servicio de medicina prepaga -falta de información-; sin embargo consideró que más allá que el de medicina prepaga sea un contrato de consumo (tiene regulación específica en la Ley 26.682 -y D.. reglamentario Nº 1993/2011- ampliando el marco protectorio previsto en la Ley 24.240 porque está en juego el derecho a la salud citando extractos de opiniones doctrinarias), aquella imputación deviene insustentable a fin de mensurar el daño porque " ...no se han puesto en cuestión que la contratación del servicio se haya ceñido a los imperativos legales referidos al uso de modelos de contrato previamente aprobados por la autoridad de aplicación ni retaceado información sobre las prácticas cubiertas (de hecho el demandante dice que contrató porque se le aseguró que cubriría la que pretender)".
En cuanto a los daños punitivos -estimados en $1.000.000- señaló que actúan como reparación complementaria del consumidor o usuario damnificado y tienen "efectos disuasivos y de prevención, inhibiendo, consecuentemente, eventuales actitudes y/o conductas reprochables por parte de los proveedores de bienes y/o servicios", considerando que el actor demandó por incumplimiento malicioso porque adujo que el obrar de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA