Sentencia Nº 208 de Corte Suprema de Justicia de Tucumán, 21-10-2021

Número de sentencia208
Fecha21 Octubre 2021
MateriaSORAIRE ARTURO ALFREDO Vs. VICENTE TRAPANI S.A. S/ COBRO DE PESOS

JUICIO: S.A.A.V.V. TRAPANI S.A. S/ COBRO DE PESOS - EXPTE N°1892/16. Sentencia 208 S.M. de TUCUMÁN, octubre de 2021.

Y VISTO:
los recursos de apelación interpuestos por las partes demandada en fecha 13/07/20 y actora en fecha 20/10/20, contra la sentencia definitiva n°107 del 14/05/20 (fs. 517/529), dictada en los autos de referencia por el Sr. J. del Trabajo de la Sexta Nominación y RESULTA: Que con fechas 13/07/20 y 20/10/20, las partes demandada y actora interponen recurso de apelación contra la sentencia N°107 del 14/05/20 (fs. 517/529). Que con fecha 10/11/20 la demandada expresa agravios, los que fueron contestados por la parte actora en fecha 20/11/20. Que con fecha 18/11/20 la parte actora expresa agravios, los que fueron contestadas por la demandada en fecha 18/03/21. Que con fecha 18/03/21, se elevan estos autos a esta Excma. Cámara de Apelaciones del Trabajo de la III Nominación, para la resolución del recurso de apelación deducido. Que mediante proveído de fecha 12/04/21, el Tribunal se conforma por V.G.B.C. y C.S.J., como vocal preopinante y segundo respectivamente. Mediante providencia de fecha 30/04/21, se requiere la elevación de la documentación original, y con fecha 14/05/21 se eleva la documentación perteneciente a la causa. Mediante providencia de fecha 28/05/21, se ordena que pasen los autos a conocimiento y resolución del Tribunal, el recurso de apelación deducido por las partes.

CONSIDERANDO:
VOTO de la Sra. VOCAL PREOPINANTE G.B.C.: I. Que los recursos cumplen con los requisitos de oportunidad y forma previstos por los Arts. 122 y 124 de la Ley 6.204 (CPL), por lo que corresponde entrar a su tratamiento. II. Que las facultades del tribunal de apelación con relación a la causa están limitadas a las cuestiones materia del recurso, motivo por el cual deben ser precisadas (art. 127 CPL). Por razones de orden expositivo se analizará cada recurso de modo separado. III. Las críticas de la parte actora pueden sintetizarse en cuatro agravios: a) la sentencia incurre en contradicción en la argumentación lógica, respecto al punto “1. A” y la resolución tomada en su punto 1. “B remuneración” y porque omite considerar el Convenio invocado en la demanda; b) es incongruente y arbitraria la sentencia en su tercera cuestión - procedencia de los rubros diferencias de haberes; y d) la imposición de las costas. Los agravios de la parte demandada pueden sintetizarse en: a) la errónea valoración de la prueba, atinente a la declaración de procedencia de la existencia de la relación laboral b) falta de fundamentación en la determinación de la base de cálculo de la indemnización la que considera arbitraria. IV. Previamente, cabe aclarar que por una cuestión de lógica y preeminencia jurídica de las cuestiones recurridas y, sin que implique alterar el principio de igualdad entre las partes, primero se resolverán los agravios interpuestos por la parte demandada para luego considerar los agravios de la parte actora IV.1. Analizados los agravios de la parte demandada y confrontados los fundamentos y decisión adoptados en la sentencia con los elementos probatorios de autos, considero que los mismos deben prosperan parcialmente, por los motivos que paso a exponer: En primer lugar, se agravia por la valoración arbitraria y contraria a la sana crítica que realiza el magistrado sobre la prueba obrante en autos, concerniente a la determinación de la existencia de una relación de tipo laboral entre las partes. Manifiesta que esta S. deberá prestar especial atención al hecho -no menor- de que el sentenciante nunca tuvo contacto directo con los testigos, pues no fue el actual J. de la VI Nominación del Trabajo quien intervino durante la tramitación de las pruebas durante el proceso, sino su antecesor. Es decir que el J. no pudo realizar la debida valoración de los testimonios, en tanto y en cuanto no estuvo en su declaración. Agrega que se agravia igualmente, por el hecho de que la sentencia recurrida hace oídos sordos a las tachas de los testigos del actor en base a los cuales se dicta la sentencia y que la misma solo hace referencia a dos testimonios, evitando referirse a las expresiones vertidas por el resto de los testigos ofrecidos, siendo tal situación, sin lugar a dudas, demostración de una parcialidad en el sentenciante y una arbitrariedad al momento de elegir cual tener por válido y cual no. Expresa, que la valoración arbitraria de la prueba también se observa en lo que respecta a la documentación existente en autos y las propias expresiones del actor y los testigos. En tal sentido observa que ha quedado plenamente demostrada la independencia económica del actor, pues surge en forma incontrastable de la documentación contable del propio actor que éste realizaba y cobraba honorarios no solo a la demandada, sino de otras empresas, hecho demostrado en autos que fue totalmente dejado de lado por el sentenciante, sin brindar explicación alguna sobre tal evento, mejor dicho brindando una explicación que considera mínimamente contradictoria, puesto que al efectuar el análisis de la pericial el A quo sostiene que "las facturas otorgadas por el accionante eran prácticamente todas, labradas en forma mensual” reconociendo en forma expresa que no todas lo eran y por ende concluir que el actor facturaba a distintos clientes. Agrega que tampoco se ha referido el A quo a un hecho de trascendental importancia y el cual está plenamente demostrado en autos, y es el hecho de que el actor trabajaba en esos mismos horarios en los que el juzgado sostiene que trabajaba para el demandado, en la legislatura de nuestra provincia. De acuerdo a lo concluido en la sentencia atacada el Dr. S. habría cumplido para mi mandante en épocas de cosecha 5 a 6 meses una jornada de lunes a viernes de 8 a 13 hs y el resto del año por la tarde. Sin embargo otro de los testigos (el Sr. Á.G. de RRHH de la empresa) sostiene que el SR SORAIRE sólo concurría 3 veces por semana (lunes, miércoles y viernes de 7 a 13 hs). Sostiene que la supuesta nota del Sr. M. sobre vacaciones resulta a todas luces ilegítima y carente de valor incluso a luz de las propias expresiones del actor. En primer término porque el Sr. M. no era ni fue jamás jefe de RRHH de la empresa, de hecho ese cargo no existía en la firma, puesto que contaba con un Gerente de RRHH; y segundo, porque las propias expresiones del actor contradicen la validez de la supuesta nota del S.M., puesto que según el propio accionante, él sólo recibía órdenes del Sr V.T., en tal sentido mal pude comunicarle sus supuestas vacaciones e Sr. M.. Añade, que la falta de razonamiento lógico en la sentencia también se ha visto reflejada ante la falta de tratamiento sobre la independencia técnica y jurídica del actor. Sostiene que el Dr. S. no tenía dependencia técnica ni jurídica, pues técnicamente nadie podía brindarle órdenes y/o discutir sus asesorías o recomendaciones, se lo llamaba para requerir su opinión en temas puntuales, es imposible que los contadores o distintos profesionales que componen el directorio le puedan discutir u ordenar labores a quien, no sólo se desempeña autónomamente, sino que tiene un experiencia técnica que un profesional de otra área desconoce. Agrega que la independencia jurídica también es evidente no sólo porque el actor, tal cual el mismo lo reconoce no tenía horarios, sino porque no tenía ni superiores, ni controles, ni tampoco personal bajo sus órdenes. Concluye que conforme lo expuesto, se puede concluir que la sentencia ha evitado efectuar una valoración completa y relacionada de las constancias de autos y de la prueba producida, de forma tal que no se ha conformado en ella un cuadro probatorio eficaz para tener por acreditado lo que la actora ha denunciado, sino por el contrario se observa una falta total de elementos que respalden semejante posición, deviniendo así la sentencia en arbitraria y carente de debida fundamentación. La parte actora contesta, solicitando su rechazo. Manifiesta que es antojadiza y absolutamente subjetiva la apreciación del apelante, pues en la exposición de los argumentos vertidos por el sentenciante respecto a la existencia de la relación laboral en forma subordinada surge de forma clara que la misma fue tomada como resultado del análisis en conjunto de las pruebas aportadas en el expediente, presunciones legales y la sana crítica que llevaron a concluir como se hizo; y no únicamente en base a la declaración de ciertos testigos como pretende exponer el apelante. Confrontado el agravio de la parte demandada con las constancias de autos, considero que no resulta atendible por las siguientes razones. Considero que la tarea de ponderación probatoria, al igual que la conclusión a la que arriba la sentencia, resultan ajustadas a las pruebas producidas, conforme con el principio de la sana crítica racional y con el derecho vigente aplicable en autos. En efecto, en el fallo en cuestión realiza un análisis integral y detallado de cada una de las pruebas pertinentes y eficaces que permiten concluir y justificar la solución referida, con respecto a la existencia de una relación laboral entre Sr. A.A.S. y V.T.S. Así las cosas, cabe recordar que, para el supuesto de los profesionales liberales, el principio general es establecer que hay contrato de trabajo si presta servicios bajo la dependencia de un empresario y dentro de una organización ajena; y que hay locación de servicios si lo hace por su cuenta, tiene clientela y organización propia. Lo determinante para establecer si...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR