Sentencia Nº 20649 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Fecha de Resolución:28 de Junio de 2019
 
EXTRACTO GRATUITO




En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 28 días del mes de junio de 2019, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "LOPEZ María Lidia C/ ALPARGATAS SAIC S/ Diferencias Salariales" (Expte. Nº 20649/18 r.C.A.), en autos: "LOPEZ, María Lidia c/ ALPARGATAS S.A.I.C. s/ Diferencias salariales (Exp. nº 116.984)" y "LOPEZ, María Lidia c/ ALPARGATAS S.A.I.C. s/ Cobro de Haberes (Exp. nº 118.528)", venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo Laboral Nº 2 de la Ira. Circunscripción Judicial, estableciéndose por sorteo el siguiente orden de votación: 1º) Dra. Laura B. TORRES; 2º) Dr. Guillermo S. SALAS.
La Dra. TORRES, dijo:
I. De la resolución en crisis-
Viene apelada por la demandada (fs. 440) la sentencia única de fecha 06 de febrero de 2018 por la cual el Sr. juez a quo hizo lugar a las demandas planteadas por la Sra. María Lídia LOPEZ contra ALPARGATAS S.A.I.C. en los expedientes Nº 116.984 (s/ Diferencias Salariales y haberes adeudados) y Nº 118.528 (s/ Cobro de Haberes, cfe. acumulación art. 181 CPCC, ordenada a fs. 128), y la condena a pagar -en el plazo de diez días de adquirir firmeza- la suma que resulte de la liquidación a practicar por el perito contador con más intereses a tasa activa y a entregar el Certificado de Trabajo (arts. 80 de la Ley 20.744 y 12 inc. g) de la ley 24.241); con costas de ambas causas a la demandada vencida (art.62, 1er. pfo. CPCC). Impone, asimismo, una multa a la Empresa empleadora por la suma de $ 182.888,03 a depositarse a la orden del Juzgado y como perteneciente a estos autos, en el término de tres días de quedar firme (art.81, L.P.L.); y regula honorarios profesionales.
I.a) Sus fundamentos.
Para arribar a la decisión antes expuesta el Sr juez aquo, luego de considerar los hechos objeto de pretensión y de defensa, establece que no existe controversia en que la actora ingresó a trabajar para la empresa demandada el día 02.02.90 -categoría de Operaria del Sector Aparado del C.C.T. nº 120/90, con una jornada laboral de lunes a viernes de 6 a 14 hs. y sábados de 6 a 13 hs- ni que a partir del 26 de febrero de 2015 se enfermó -enfermedad inculpable- y comenzó a gozar de licencia paga por 12 meses, ni que el día 27.01.16 la empleadora le informó -mediante Carta Documento- su finalización y la conservación del empleo por el término de un año, sino que la discusión se centró en dilucidar si la Sra. López obtuvo el alta médica de su enfermedad; si comunicó ello a la empresa demandada, y si se encontraba en condiciones de reincorporarse al trabajo.
En ese contexto y después de reseñar el marco legal en que se desenvolvió el vínculo laboral, indicó, entre otras consideraciones, que "la regularidad de la prestación del servicio por el trabajador puede verse alterada por causas que afecten su salud y perjudiquen su aptitud para trabajar", situación que se encuentra regulada por el art. 212 de la LCT que provee protección al trabajador enfermo y que, en tal circunstancia, se impone al empleador la continuidad del pago del salario durante cierto tiempo en función de la antigüedad y de las cargas de familia que eventualmente tenga el trabajador y que, agotado el plazo legalmente previsto, surge el deber del empleador de conservar el puesto de trabjado durante un año, sin pago de remuneración (arts. 208 y 211, LCT), y, como contrapartida, la obligación del trabajador, una vez obtenida el alta médica, de entregar el certificado a su empleador y ponerse a disposición para reintegrarse al empleo.
Expresa que "En el caso de autos, el alta médica de la actora le fue otorgada el día 3 de febrero de 2016 por parte del Dr. Roberto Ángel MARGARIA. Dicha alta médica fue con indicación de “…Evitar estados prolongados sin movilidad.” y que ello quedó demostrado con el certificado original -reservado en Secretaría- que fuera acompañado por la parte demandada; razón por la cual desestima la defensa esgrimida por la empresa al contestar demanda en cuanto a que “…la actora no cuenta con ningún certificado que acredite el alta médica que alega haber obtenido, o por lo menos no se los ha entregado a Alpargatas ni tampoco lo ha puesto a su disposición.”; agregando que "También ha quedado acreditado con el TCL obrante a fs. 5 del Exp. nº 116.984, que la actora puso su fuerza de trabajo a disposición de su empleadora, intimando se le asignen tareas acordes a su capacidad laboral; dando cumplimiento así a sus obligaciones como empleada".
Analiza lo acaecido en autos y establece que, probada que fuera el alta médica del trabajador es obligación del empleador verificar si la capacidad de aquel no ha sido afectada o lo fue en un grado que no impida que vuelva a la tarea que tenía o, si en virtud de la enfermedad padecida ha resultado afectado por una disminución de su capacidad que le impida volver a trabajar o, al menos, a desempeñar las tareas correspondientes a su función habitual (cfme. art. 212 LCT).
Explica que en el caso la actora denuncia que la demandada no le asignó tareas conforme a su estado de salud y de acuerdo con lo prescripto por su médico tratante, mientras que la demandada alega que obró conforme a derecho.
Evalúa así que, para que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA