Sentencia Nº 20426 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Fecha de Resolución:10 de Abril de 2019
 
EXTRACTO GRATUITO


En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los diez días del mes de abril de 2019, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "S.N.B.C.P.Y.S.S. y otro S/ L." (Expte. Nº 20426/17 r.C.A.), venidos del Juzgado L. Nº 1 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 CPCC), la SALA, dijo:-
I.- La sentencia en recurso.- Viene en apelación la sentencia dictada el 3.11.2017 -fs. 265/268vta.- por el Sr. J. de Primera Instancia en lo L. Nº UNO, mediante la cual se rechaza la demanda por despido indirecto interpuesta el 28.07.2014 por N.B.S. contra Y.S.S.P., imponiéndole las costas y regulando honorarios.-
II.- Los fundamentos de la sentencia.- Para así decidir el Magistrado ha valorado que, de acuerdo a los términos de traba de Litis, no existió controversia respecto de la existencia de la relación laboral, fecha de inicio de la misma (12.4.2014), que se desempeñaba en atención al público en la panadería propiedad de la accionada y que fue la actora quien se colocó en situación de despido indirecto alegando injurias morales y económicas, según TCL de fs. 5, del 18.7.2014.-
Luego refiere que, quien ha decidido poner fin a la relación, tiene la carga de justificar las razones invocadas para tomar esa determinación y, en tal sentido, examina si la actora ha logrado probar no sólo los hechos detallados al comunicar el despido, sino también que ellos constituyeron injuria de gravedad tal que no consintiera la prosecución de la relación laboral.-
En tal tesitura señala que, cuando un trabajador se pone en situación de despido en los términos del art. 246 de la LCT, debe comunicarlo por escrito al empleador, y esa comunicación debe contener expresión suficientemente clara de aquellos motivos en los que funda la ruptura de ese contrato de trabajo, efectuando una cita doctrinaria referida a esa norma.-
Seguidamente, e ingresando en análisis de los extremos antes propuestos, señala que corresponde evaluar la causal invocada en el TCL (de fs. 5) mediante al cual la actora se coloca en situación de despido indirecto el 18.7.2014, por cuanto esa comunicación constituye el comienzo de la formación extrajudicial de la Litis, en tanto no se admite en un estadío procesal posterior que se modifique la causal consignada en ella.-
En ese análisis, transcribe los términos de la misiva remitida rupturista, como así también la comunicación previa y, según la cual, la actora intimó a su empleadora a que "1) aclare su situación laboral ante despido verbal; 2) se le paguen las diferencias salariales adeudadas, horas extras al 50 y 100 por ciento, feriados nacionales y francos trabajados; 3) la registración del vínculo laboral desde el 12 de abril del año en curso (2014), categoría laboral, vendedora y cobradora CCT empleados de comercio, con una carga horaria de 8 horas diarias".-
Indica que esa intimación fue contestada por la patronal (el 18.7.2014), negando la existencia de despido verbal, y solicitándole que se acerque hasta el estudio de su contador -indicándole el nombre del profesional y la dirección- para que proceda a suscribir el Alta y demás documentación correspondiente, intimándola a que se presente a prestar sus tareas de manera normal en lugar y horario designados; negando adeudar diferencias salariales por horas extras e informándole que, no habiendo concluído aún el mes de julio, no resultaba exigible el pago; concluyendo su carta documento comunicando a la trabajadora su voluntad de continuidad del vínculo.-
Señala luego que, lo relevante en este tipo de cuestiones, es efectuar un análisis dirigido a verificar la existencia o no de una antijuridicidad reprochable y elucidar si es constitutiva o no de injuria suficiente para obstar la continuidad del vínculo y que el hecho para constituir una grave injuria debe revestir una magnitud de suficiente importancia para desplazar del primer plano el principio de conservación del empleo, conforme art. 10 de la LCT.-
De acuerdo a ello, señala que de las constancias epistolares surge que la actora no fue lo suficientemente clara y precisa en el reclamo de pago de diferencias salariales -horas extras al 50 y 100%- y días feriados trabajados, teniendo en cuenta que se trata de una relación de tan solo 3 meses de duración (iniciada el 12.4.2014 y cese el 18.7.2014) y que podría haber indicado de manera precisa a qué feriados se refería (25 de mayo, 20 de junio y 9 de julio); agregando que es criterio de ese Tribunal -siguiendo de la Cámara de Apelaciones- que el reclamo de horas extraordinarias requiere de prueba asertiva, concreta, categórica y convincente, tanto respecto de los servicios prestados como el tiempo en que se cumplieron y que la planilla de Afip (de fs. 40) se encuentra suscripta por la actora al pie de la misma, obrando la contestación del oficio (a fs. 130) dirigido a dicho organismo en la cual se informa que la trabajadora se encontraba registrada con fecha de inicio 12.4.2014 hasta el 18.4.2014, en la categoría 00412 de "Ayudante puesto panaderos, pasteleros y confiteros".-
Concluye que el examen el art. 242 de la LCT que pone a cargo del J. no es lineal ni matemático, sino que requiere de una aprehensión abstracta de los matices propios de las circunstancias del caso dado y su comparación con aquéllos que resultan de un estándar preconcebido, que puede variar según su ámbito territorial y temporal de interpretación; y en base a ello -dice- no le caben dudas que la actora actuó de manera apresurada al colocarse en situación de despido indirecto, poniendo así fin muy rápidamente -señala- a una relación laboral a poco de transcurrido tres meses de iniciada.-
Expresa que la trabajadora tenía a su alcance una variedad de acciones previas sin llegar al extremo rupturista de la relación, contraviniendo así el principio de conservación establecido en el art. 10 de la LCT, con lo cual, de acuerdo a lo expuesto y haciendo un examen conforme las reglas de la sana critica (art. 368 del CPCC), sentenció que aquella actuó con apresuramiento y de manera intempestiva, sin acreditar en autos la causal injuriante alegada.-
Impone las costas a la actora porque -dice- no encuentra mérito suficiente para dejar de aplicar el principio general (art. 62 del CPCC), fijando los honorarios profesionales de los letrados, en la suma de $ 22.000 (14%) -Dr. H.T.M.- y $ 31.500 (22%) -Dres. L.D. NAPOLI y L.D.- y los de la perito contadora en $ 3.000 (4%) tomando como base regulatoria el monto demandado ($ 81.473,69) actualizado a tasa mix hasta la fecha de la sentencia; tasa que deberá aplicarse hasta la fecha de su efectivo pago, con más IVA en caso de corresponder.-
II.- La apelación.- La sentencia viene recurrida por la parte actora en los términos del memorial obrante a fs. 273/283vta., que ha merecido contrapunto de la parte accionada a fs. 286/288vta.-
III.- Los agravios.- De acuerdo a la postulación del memorial en examen (acápites II y III) puntualiza la actora que causa agravio el rechazo de la demanda decidido en el punto I de la parte resolutiva de fs. 268vta., en tanto allí expone el J. que actuó de manera apresurada al colocarse en situación de despido indirecto, poniendo rápidamente fin a una relación laboral a tres meses de iniciada, y que tenía a su alcance una variedad de acciones previas sin llegar a ese extremo, contraviniendo el principio de conservación del art. 10 de la LCT.-
Refiere luego (acápite IV) que en el caso "nos encontramos con una sentencia absolutamente arbitraria y absurda e incluso nula de nulidad absoluta por cuanto sorpresivamente, increíblemente y sin fundamento alguno omite tratar y resolver cuestiones planteadas en el escrito inicial de demanda, como es el punto referido al reclamo de diferencias salariales y en consecuencia la procedencia o no de la indemnización agravada prevista en el art. 2 de la Ley 25.323 e incluso la indemnización y sanción diaria que prescribe el artículo 45 de la Ley 25345" conceptos éstos que -dice la apelante- no fueron contemplados en la sentencia en crisis, lesionándose derechos de igualdad y propiedad de naturaleza constitucional y los requisitos que enuncia el art. 155, apartado 6 del CPCC.-
A renglón seguido dice (acápite V) que lo dicho no importan meras afirmaciones y/o simples discrepancias con las conclusiones del señor J. de Primera Instancia, sino, justamente de un análisis detenido y pormenorizado de lo producido en autos, evaluando lo consignado en el escrito inicial de demanda con las pruebas acompañadas y en armonía con las normas de derecho que resulta de plena aplicación al caso, los principios de la sana crítica y la primacía de la realidad de los hechos y respaldo de nuestra jurisprudencia.-
Luego (en acápite VI) efectúa un recuento de los extremos demandados según escrito obrante a fs. 7/18, y según el cual interpuso demanda laboral por despido indirecto, cobro de haberes y diferencias salariales por la suma de $ 81.473,69, y astreintes diarios hasta tanto la Sra. P. cumpla con su obligación conforme art. 45 de la Ley 25.323, señalando que (en el acápite V) indicó los rubros reclamados, y en base a ello -dice- es que corresponde analizar, en primer lugar, si la demandada incurrió en incumplimientos que hayan provocado injurias laborales, económicas y morales a la actora, para justificar la decisión adoptada.-
Luego señala que a fs. 6 obra el telegrama remitido por la actora el día 14.7.2014 intimado a la Sra. P. para que en el término perentorio e improrrogable de 24 horas le aclare expresamente cuál es su situación laboral ante el despido verbal dispuesto, bajo apercibimiento de considerarse despedida conforme lo prevén los arts. 242 y 243 de la LCT; e intimó a que en 48 hs. le pague las diferencias salariales adeudadas durante la vigencia de la relación, como los haberes del mes de junio del año en curso, las horas extras al 50 y 100%...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA