Sentencia Nº 20269/17 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución:27 de Septiembre de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 27 días del mes de septiembre de 2018, se reúne en ACUERDO la SALA 3 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "ESPARZA, M.J. c/ METALURGICA EL FORTIN S.R.L. y Otro s/ L." (Expte. Nº 20269/17 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo L. Nº 1 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo:-

I.- Sentencia de fs. 494/501: Rechaza la demanda instaurada por el Sr. M.J.E. contra la firma METALURGICA EL FORTIN SRL y/o Sr. A.H.S. y/o Sra. A.S.M., impone las costas al actor vencido y regula honorarios a los profesionales y perito intervinientes.-

El magistrado preopinante puntualiza las cuestiones controvertidas para centrar su decisorio y, haciendo mérito de las comunicaciones telegráficas intercambiadas entre las partes, la prueba de confesión y las declaraciones de testigos analiza cada uno de los motivos por los cuales el trabajador manifiesta sentirse injuriado para colocarse en situación de despido indirecto, concluye que el actor actuó de manera intempestiva y apresurada, no acreditando los hechos a los que calificó como injuriantes.- -

La sentencia fue apelada por la actora (fs. 506), quien expresa sus agra- vios a fs. 516/533, siendo contestados por la contraria a fs. 536/545.-

II.- Recurso de la actora: se agravia: 1) por el rechazo de la causal de despido invocada por el trabajador consistente en la falta de pago del salario correspondiente al mes de marzo de 2014; 2) el rechazo de la categoría laboral pretendida -oficial soldador- correspondiente a las tareas efectivamente desarrolladas en la firma demandada; 3) la errónea ponderación de la prueba que realiza el juzgador que lo lleva a concluir que el actor no pudo acreditar que haya sufrido de parte de la patronal un hostigamiento y persecución laboral; 4) la ausencia de fundamentos de la sentencia en cuanto al tratamiento de la causa de despido indirecto sintetizada en "la falta de exhibición de los comprobantes de pago de los aportes retenidos con destino a la seguridad social"; 5) la falta de fundamento de la sentencia para rechazar la demanda por pago de rubros salariales e indemnizatorios, cuya admisibilidad no se encontraba sujeta a que se considerara justificado el despido indirecto dispuesto por el trabajador.-

III.- Tratamiento del recurso: En forma liminar introduce el actor la arbitrariedad e incongruencia de la sentencia desarrollando los postulados que a su entender la tornan revocable, por considerar que se ha efectuado un análisis tan ligero como erróneo de las probanzas de autos, tratando por separado cada uno de los postulados –en forma de agravios- que argumentarían su posición, en el mismo formato que la sentencia apelada, es decir analizando cada una de las causales por las cuales se consideró despedido el trabajador y que el juez a quo desechó. En consecuencia, siguiendo dicho esquema y orden, se analizará la procedencia de los agravios o no para concluir, de acreditarse alguna de las causales alegadas por el actor para fundar su despido indirecto, si las mismas eran de tal gravedad que hacían imposible la continuidad del vínculo y justificaban la denuncia del contrato de trabajo.-

En primer término se agravia el actor por el rechazo de la causal de despido consistente en la falta de pago de salarios correspondientes al mes de marzo de 2014. Sostiene que, según el sentenciante, el mismo no fue reclamado por CD de fs. 8 y el empleador debió depositarlo en sede de Relaciones L.es, cuando en realidad, a la fecha de envío de la CD referenciada y de acuerdo a lo normado por el art. 128 de la LCT, el trabajador no podía reclamar al empleador un crédito por el cual éste no se encontraba en mora. Que, contrariamente a lo sostenido por la sentencia, mediante CD obrante a fs. 10 se intimó al pago de dicho salario y que tampoco es correcta la afirmación del juez a quo cuando dice que la negativa a recibirlo originó que debieran depositarse los haberes haciendo referencia a un recibo obrante a fs. 44 que fue suscripto en disconformidad y que, además no se percibió el salario de dicho mes por cuanto si bien la patronal, mediante CD de fs. 11, lo puso a su disposición, luego modificó su postura en la presentación en el organismo administrativo aduciendo que nada se le adeudaba. Que la “planilla de sueldos”, aportada en sede administrativa, utilizada por los demandados para fundamentar la supuesta deuda que poseía el actor con la firma y no abonar los salarios reclamados, es violatoria del art. 130 de la LCT que prohíbe los adelantos de salarios superiores a un 50% y exige que los mismos sean reflejados en los recibos de haberes con las mismas formalidades con las que se acreditan los pagos mensuales, remarcando las contradicciones de la demandada cuando afirma que por necesidades personales del trabajador se le había adelantado el sueldo (fs. 237 vta.) y luego, en el alegato, que el salario había sido depositado en sede administrativa.-

Le asiste razón al trabajador. Al remitirse con fecha 03/04/2014 el telegrama colacionado cuya copia luce a fs. 8 al empleador, no correspondía intimar al pago del salario del mes de marzo de 2014 ya que disponía del plazo máximo previsto por ley para su pago (arts. 126 y 128 LCT). Surge claro además que el reclamo de pago de los haberes de dicho mes se efectivizó mediante CD de fs. 10 con fecha 09/04/14, comunicándole el empleador que el mismo se encontraba a su disposición (CD de fs. 11) y que procedería a depositarlo en la Delegación de Relaciones L.es con fecha 24/04/14 conjuntamente con la liquidación final (CD de fs. 16), habiendo finalmente manifestado en dicha presentación, con fecha 30/04/14, que en realidad, en función de los adelantos de haberes que se le hacían al actor, no se le adeudaba dicho salario en franca contradicción con lo manifestado mediante las misivas referenciadas. No es válido el argumento defensivo intentado por los demandados al contestar agravios cuando manifiestan que evidentemente dicho salario fue percibido ya que no lo reclamó en la liquidación en la demanda, cuando del texto de demanda surge con claridad y suficiencia dicho reclamo (fs. 93 y 93 vta. ..."dar por cancelados créditos que ni siquiera abonó parcialmente como el salario del mes de marzo y abril del año en curso").-

Lo que corresponde analizar es si de la planilla adjuntada con el título de "PLANILLA DE SUELDO" surge efectivamente el adelanto de haberes y deuda del actor para con la demandada. La respuesta negativa se adelanta, ya que, pese a haber reconocido el actor su firma en la referida planilla, la misma no cuenta con ninguno de los requisitos exigidos por la normativa de orden público que el empleador no puede ni debe desconocer. Los adelantos, salvo situaciones de excepción ni siquiera invocadas en autos, no pueden superar el 50% de los haberes a percibirse y no pueden corresponder a más de un período de pago (como pretende el demandado) además de tener que reflejarse en los recibos de haberes con las formalidades exigidas en los arts. 138, 139 y 140 LCT. Las razones de urgencia invocadas por el demandado en su contestación no fueron acreditadas, actividad probatoria que de conformidad con el art. 360 del CPCC se encontraba a su cargo.-

En su segundo agravio 2) se agravia el actor por el rechazo de la categoría laboral correspondiente a las tareas efectivamente desarrolladas para la demandada de oficial soldador, argumentando que, si bien el juez a quo refiere que la categoría no existe, la misma se encuentra comprendida en la Rama 16 del CCT 260/75 del personal de herrería de obra y/o carpintería metálica, habiendo acompañado el perito contador las escalas salariales correspondientes a la referida categoría de los años 2012/2013 y 2014. Que en función del principio de primacía de la realidad, lo que le correspondía a su parte probar, era haber realizado la actividad laboral correspondiente a oficial soldador durante el desempeño a las órdenes de la demandada y que las declaraciones de los testigos, en contradicción con lo resuelto en la sentencia apelada, fueron categóricas al precisar las tareas cumplidas por ESPARZA y que la actividad de la empresa que surge a fs. 164/165 son falsas y no responden a la realidad, ya que la demandada no cumplió con ninguna de sus obligaciones del CCT 76/75 para con sus empleados ni estos formularon reclamos relacionados con dicho CCT. Que del informe de fs. 450/451 es oportuno remarcar, que el art. 53 del CCT 260/75, contempla un adicional por título que nunca fue reclamado por su parte, lo que corrobora que cualquier trabajador puede desempeñarse como soldador, mas el contar con un título de una escuela técnica le permite acceder al cobro de un adicional y le garantiza su incorporación en la categoría oficial.-

La categoría pretendida por el actor se encuentra detallada en el art. 6 del CCT 260/75 en su parte general y luego en la rama pretendida de herrería y carpintería metálica.-

El referido artículo establece: "OFICIAL : Es el trabajador que ha realizado el aprendizaje teórico y práctico de un oficio determinado y que ejecuta con precisión y rapidez sobre la base de planos, dibujos o indicaciones escritas o verbales, cualquier trabajo de su especialidad. El operario que desee ser promovido a esta categoría, debe rendir la prueba práctica de suficiencia y reunir las siguientes...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA