Sentencia Nº 20043/17 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución: 6 de Agosto de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 6 días del mes de agosto de 2018, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: "B., M.S.C./ FUNDACION AYUDA ENFERMOS RENALES Y ALTA COMPLEJIDAD (FAERAC) y Otros S/ Ordinario" (Expte. Nº 20043/17 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, L. y de Minería Nº 4 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 CPCC), la SALA, dijo
I.- La sentencia en recurso: Viene apelada la sentencia de fecha 2.12.15 obrante a fs. 506/518 vta. -puesta a consideración de esta Sala con fecha 19.03.18- que hace lugar -parcialmente- a la demanda interpuesta por M.S.B. contra Fundación Ayuda Enfermos Renales y Alta Complejidad (F.A.E.R.A.C.) en virtud del hecho ocurrido el día 19.01.2011 -pérdida del material extraído en la intervención quirúgica que le fuera efectuada en la sede de la institución para su posterior análisis patológico- y mediante al cual la condena a abonarle a la actora la suma de $ 186.000 más intereses (a tasa mix desde que se produjo el hecho dañoso, conforme surge de la resolución aclaratoria de fecha 16.12.15), le impone las costas y regula honorarios profesionales y periciales, haciendo extensivos los efectos de la sentencia a La Segunda Cooperativa Limitada de Seguros Generales en su carácter de aseguradora de aquella (conforme aclaratoria de fecha 23.12.15) y, paralelamente, rechaza la acción contra el co-demandado J.A.U. -médico cirujano que practicara la intervención quirúrgica- y su aseguradora La Segunda Cooperativa Limitada de Seguros Generales, imponiendo las costas a la accionante
II.- Los fundamentos.- Para así decidir, la Sra. jueza a quo efectúa un recuento de la postulación actoral según la cual -luego de habérsele detectado un nódulo mamario- el día 19 de enero de 2011 fue sometida a una intervención quirúrgica en la sede de F.A.E.R.A.C. a fin de proceder a la extracción de aquel nódulo y realizar su posterior análisis patológico. Esa intervención fue practicada por el Dr. UCCIARDELLO (como médico cirujano) junto con los demás integrantes del equipo médico (D.. DAYAN y ADÁMOLI; y la Sra. M.C.C., como instrumentista). Posteriormente, desde la institución F.A.E.R.A.C. se informa a la Sra. B. que la muestra extraída para la biopsia había sido extraviada, que en forma previa a este estadio judicial hubo reclamos de la actora a fin de acordar posibles tratamientos como así también una eventual reparación civil, los que resultaron infructuosos; que a raíz de lo acontecido la actora hubo de efectuar otras consultas médicas ante diferentes profesionales y la consecuente realización de nuevos estudios e intervenciones quirúrgicas -ello durante el transcurso de aproximadamente dos años-
En base a ello la actora reclama la responsabilidad de la entidad presta- dora del servicio de salud y de los profesionales intervinientes en razón de no haber adoptado las medidas o prácticas médicas mínimas para asegurar o resguardar la muestra extraída, siendo que la biopsia radioquirúrgica es el método fundamental para diagnosticar y evaluar ese tipo de lesiones mamarias, y ante la pérdida de esa muestra, ha sufrido un daño que se traduce en la pérdida de chance en torno al mejor tratamiento que se le podría haber dispensado, lo cual también habría evitado esa exposición innecesaria a nuevos exámenes e intervenciones quirúrgicas, con el consecuente daño moral que ello conlleva


Conforme a tales postulaciones -y los respectivos argumentos defensivos- la Sra. Jueza centra su análisis en las cuestiones objeto de controversia: si el médico que realizó la biopsia solicitó que el material extraído fuera objeto de análisis y, en su caso, la obligatoriedad o no de dicho estudio; y, por el otro, a cargo de quién se encontraba la obligación de preservar el material extraído y la entrega para su posterior estudio
Respecto de la primer cuestión y luego de reseñar la postura asumida por F.A.E.R.A.C. en su defensa (no consta en la historia clínica que el médico hubiera ordenado la realización del estudio y ello denota que podría haber interpretado que el material estaba sano y por eso no dió la orden para su análisis) y las declaraciones vertidas en la audiencia preliminar por su presidente, Dr. MENEGUZZI (quien señaló que si el médico considera en el examen radioquirúrgico que no es necesario enviar el material a estudio histopatológico, el mismo no se hace) y por el Dr. UCCIARDELLO (quien sostuvo que es imposible detectar a simple vista las microcalcificaciones, por lo que el estudio anatonomapatológico es necesario), como así también la opinión del perito designado en autos, Dr. R.A.B. (quien manifestó que es de rutina en el tipo de intervenciones como las efectuadas a la actora que el material extirpado se envía al patólogo para su estudio histopatológico); concluye que el material extraído quirúrgicamente está destinado a la realización de estudios histopatológicos
En cuanto a la segunda cuestión (a cargo de quién se encuentra la obligación de preservar el material extraído a ese fin) pondera lo dictaminado por el perito BOCCHIO respecto a que en este tipo de procedimientos resulta habitual que los tejidos extirpados sean entregados al instrumentador quirúrgico y éste, a su vez, a la enfermera de quirófano para que los acondicione para su envío al patólogo; como así también que el médico cirujano -Dr. UCCIARDELLO- adujo en la contestación de demanda que había efectuado la entrega del material al personal del F.A.E.R.A.C. -a la instrumentadora y ésta a la circulante- para su posterior envío al Hospital Lucio Molas y la realización del estudio; la declaración del presidente de F.A.E.R.A.C. (quien dijo desconocer absolutamente todo sobre la biopsia realizada a la actora) y la testimonial de M.C.C. -instrumentadora quirúrgica que intervino en la práctica- quien explicó el modo en que se procede habitualmente en tales casos, no obstante no recordar lo que había ocurrido en este particular supuesto en el cual estuvo presente.


En base a tales probanzas y como corolario del referido análisis concluye que lo dictaminado por el perito interviniente se encuentra avalado por el "Documento final del Consenso" -"Prevención de infección de sitio quirúrgico y seguridad del paciente en pre, intra y postquirúrgico"- al que arribó el VIII Congreso Argentino de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) -anexo II- dando cuenta de la competencia funcional atinente a la instrumentación quirúrgica como de las normas técnicas nacionales sobre organización y funcionamiento de las áreas de instrumentación quirúrgica en establecimientos asistenciales incorporadas al Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica (implementado por Resolución Ministerial Nº 149/93), de lo cual se deriva que el deber de conservar, acondicionar y entregar las piezas operatorias es del instrumentador quirúrgico, y por ende, será quien debe responder frente al paciente por el extravío de dichas piezas.
Conforme a ello examina entonces la responsabilidad que les cabe a los diferentes co-accionados, concluyendo que, respecto del Dr. UCCIARDELLO no ha mediado un obrar antijurídico (sea por acción u omisión) en tanto éste no era quien tenía la obligación de conservar la muestra extraída; no obstante, sí atribuye responsabilidad a la entidad médica demandada en cuya sede se efectuó la intervención. Considera que F.A.E.R.A.C. tiene responsabilidad objetiva indirecta o refleja en los términos del art. 1113 CC -en su calidad de comitente de la instrumentadora quirúrgica C.-, como así también con sutento en "el hecho de la empresa" al resultar la propietaria del quirófano donde se llevó la práctica, de lo cual surge objetivamente la responsabilidad del establecimiento médico por violación del deber de seguridad -que se deriva ante los daños causados por la acción de personas o cosas bajo el control del mismo o la omisión de aportar los medios necesarios para atender la prestación- o por falta del servicio -derivado del incumplimiento o ejercicio irregular en la prestación de un servicio por quien ha contraído el deber de prestarlo en las condiciones adecuadas y conforme el fin para el que ha sido establecido-.
Determinada la responsabilidad ingresa luego al análisis de la proceden- cia y cuantía de los rubros reclamados en la demanda, receptanto el reclamo de gastos terapéuticos -por la suma de $ 6.000- y daño moral -$ 180.000,00- ponderando a tales efectos la naturaleza del hecho lesivo, sus repercusiones, las sucesivas intervenciones quirúrgicas a las que tuvo que someterse la actora, la angustia generada por la situación, como así también la incertidumbre respecto de su estado de salud y posibles tratamientos a seguir; rechazando los gastos médicos futuros ante su falta de acreditación y el informe del Dr. BOCCHIO -fs. 425- que da cuenta que de acuerdo a los estudios posteriores efectuados por la actora, derivan en la inexistencia de una patología cancerígena.
III.- Las apelaciones.- El decisorio ha sido recurrido por la parte actora -M.S.B.- en los términos del memorial obrante a fs. 544/552, que ha sido replicado por la aseguradora condenada [La Segunda Coop. Ltda. de Seguros Generales] a fs. 602/603vta., no habiendo obtenido respuesta de los co-demandados [F.A.E.R.A.C. y J.U.]; 2) por la co-demandada F.A.E.R.A.C. -en los términos del memorial de fs. 608/611- el que ha sido contradicho por la actora -fs. 613/616- y por el co-accionado U. y su aseguradora [La Segunda...] a fs. 619/vta..
También dedujeron apelación los D.. P.L.L. y C.M.C. -por sus propios derechos- invocando su carácter de apoderados del co-demandado J.A.U. y de La Segunda Coop. Ltda. de Seguros Generales, no obstante al fundar el recurso -fs. 624/627vta.- sólo lo hacen invocando únicamente la representación de la citada...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA