Sentencia Nº 19832/16 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución:31 de Julio de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 31 días del mes de julio de 2018, se reúne en ACUERDO la SALA 2 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería para resolver los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: "GARCIA OJEDA, Aixa Vanesa c/CASTRO, Jorge Ernesto y Otros s/ Ordinario" (Expte. Nº 19832/16 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería Nº 4 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 CPCC), la SALA, dijo
I.- Sentencia apelada: Mediante la sentencia obrante a fs. 538/558, la magistrada a quo hizo lugar parcialmente a la demanda interpuesta por la Sra. Aixa Vanesa García Ojeda por derecho propio y en representación de sus hijas Ailín y Antonella Chavarría contra el Sr. Jorge Ernesto Castro, por los daños y perjuicios causados en el accidente de tránsito ocurrido el 05.03.2011, conde- nando a este último a pagar a aquellas la suma de $ 176.000 con más los intereses, e hizo extensiva la sentencia a la citada en garantía "La Segunda Cooperativa Limitada de Seguros Generales" en los términos del art. 118 de la Ley N° 17.418. Impuso las costas al demandado por los rubros que prosperan, y a la actora por los rubros rechazados y por los que prosperan en menos de un 50% (a excepción del daño moral); y reguló honorarios a los profesionales y peritos intervinientes
Para así decidir, estableció como mecánica del accidente que "el día 5 de marzo de 2011 siendo aproximadamente las 6 de la mañana, se produjo un siniestro vial en la intersección de las rutas provinciales 1 y 14 al colisionar el automotor Ford Focus -de titularidad del demandado Jorge E. Castro- y el automóvil Ford Escort al mando del cónyuge de la accionante, Sergio D. Chavarría."
Luego de precisar que se está dentro del campo de la responsabilidad objetiva y que el accionado invocó como eximente de responsabilidad la culpa de la víctima, determinó que si bien el fallecido Sr. Chavarría circulaba por la derecha, la prioridad de paso la tenía el Sr. Castro atento la excepción al art. 41 inc. a) de dicha normativa configurada por el cartel de "PARE" existente en la ruta por la que circulaba el primero, que le indicaba "la obligación de detener totalmente la marcha antes de la encrucijada, sin invadir la senda peatonal y recién luego avanzar cuando no lo haga otro vehículo o peatón por la vía transversal. La detención es obligatoria aunque nadie circule por la trans- versal" conforme Anexo L "Sistema de Señalización Vial Uniforme del Decreto N° 779/95 reglamentario de la Ley Nacional de Tránsito N° 24.449, a la que nuestra Provincia adhirió por Ley N° 1713. Que si bien el vehículo del Sr. Castro resultó embistente físico mecánico, lejos estaba de traspasar la ruta 1 y hacer ceder la prioridad de paso que le correspondía
Que también Chavarría violó los carteles que le ordenaban disminuir la velocidad hasta llegar a 60km/h primero y luego hasta 40 km/h, no respetó la señal de "PARE", y a una marcha de casi 80 km/h y habiendo sido advertido con señas de luces, emprendió temerariamente el cruce con la ruta N° 1
En cuanto a la conducta del accionado, señaló que también conducía a velocidad antirreglamentaria (67 km/h aproximadamente) que no le permitió tener un total dominio de su vehículo, y que al detectar que otro automotor circulaba por vía transversal, no disminuyó su velocidad sino que se limitó a hacer una seña de luz y continuar su marcha
Atribuyó el 80% de responsabilidad a Chavarría y un 20% a Castro. Rechazó el reclamo de pérdida de chance, e hizo lugar a los rubros gastos de asistencia médica, farmacéutica, traslado etc., lucro cesante, valor del rodado por destrucción total, daño moral y daño psíquico.
Contra dicho decisorio apelaron las actoras, expresando sus agravios a fs. 580/587 que fueron contestados por el demandado y citada en garantía a fs. 601/603, y también por estos dos últimos quienes expresaron sus agravios a fs. 606/610 que fueron contestados por las actoras a fs. 612/614.
II.- Recurso de las actoras: Se agravian: 1) de la valoración que de la pericial mecánica efectúa la sentenciante; 2) de la atribución de responsabilidad que acusa al Sr. Chavarría sin analizar en forma detallada la conducta del Sr. Castro; 3) de los porcentajes de responsabilidad atribuidos a Chavarría y a Castro; 4) de los montos fijados por lucro cesante y por el rechazo de la pérdida de chance; y 5) por la imposición de costas.


III.- Recurso del demandado y tercera citada en garantía: Los mismos se agravian: 1) de que la sentenciante haya entendido que existió culpa concu- rrente en la comisión del accidente; 2) haya otorgado el mismo monto por lucro cesante a la esposa e hijas del Sr. Chavarría; y 3) de la imposición de costas a cargo del demandado en los rubros en los que prosperaron más de un 50%.
IV.- Tratamiento de los recursos: Por una cuestión metodológica, se dará tratamiento en primer lugar a los tres primeros agravios de las actoras y al primer agravio del demandado y tercera citada, por referirse los mismos a la mecánica del accidente y atribución de responsabilidad de los protagonistas del siniestro; en segundo lugar se considerarán el cuarto agravio de las actoras y el segundo de los demandados y tercera citada ya que los mismos tienen como objeto la revisión de los rubros indemnizatorios; y finalmente al quinto agravio de las actoras y al tercero de los demandados y tercera citada atinentes a la imposición de costas.
Se anticipa en este estadio liminar, la improcedencia de los agravios sobre la mecánica del accidente y atribución de responsabilidad enunciados, por los fundamentos que se vierten a continuación.
Así vemos que en su primer agravio, las actoras se quejan de la valoración que la Sra. juez a quo realiza de la prueba pericial mecánica efectua- da por el Lic. Pablo Román, por cuanto -dicen- omite que estableció que el automotor conducido por Castro fue el vehículo embistente, apartándose de este punto de dicho informe, conclusión ésta determinante para atribuir la responsabilidad de Castro, considerando los daños en el vehículo de Chavarría. Exponen que ambos informes periciales arribaron a la conclusión de que el Ford Focus era embestidor.
Pues bien. A contrario de lo alegado por las apelantes, la magistrada de grado no omitió considerar la calidad de embistente determinada tanto por el informe pericial de la causa penal (fs. 53 vta. de la misma) como por el perito Ing. Mecánico Pablo Federico Román (fs. 231 último párrafo); ya que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA