Sentencia Nº 19689/16 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Emisor:Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
Estatus:Publicado
Número de sentencia:19689/16

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 7 días del mes de marzo de 2018, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "SAGRADO María Cecilia C/ SEPULVEDA Gustavo Ezequiel y Otro S/ Daños y Perjuicios" (Expte. Nº 19689/16 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 2 de la Ira. Circunscripción Judicial, estableciéndose por sorteo el siguiente orden de votación: 1º) Dra. Laura B. TORRES; 2º) Dr. Guillermo S. SALAS
La Dra. TORRES, dijo
I.- Demandó la actora las consecuencias patrimoniales dañosas ($ 28.608) que le produjeron el accidente de tránsito (31/07/10 entre 19,10 y 20,05 hs.) acaecido en la intersección de calles Pasteur y Pio XII de esta ciudad entre el vehículo de su propiedad marca Iveco Daily (Dominio FGN-368), denominado con el nombre de fantasía "Expreso Alvarez", conducido en esa oportunidad por su chofer -Miguel Angel Lucero- que circulaba por la primera de las arterias nombradas (sentido NE-SO) y el automotor marca WV Gacel (Dominio TDP-841) al mando del Sr. Sepúlveda que lo hacía por la segunda (Pío XII, sentido SE-NO)
Al sentenciar (fs. 451/456) la Srta. juez a quo, luego de señalar que la controversia de autos gira en torno a "1) la mecánica del accidente; 2) la responsabilidad que se imputan las partes; 3) la existencia de los supuestos daños ocasionados con motivo del siniestro; 4) la procedencia y existencia de los rubros reclamados." (fs. 453) y que a la codemandada, Estela Haydee Carassay y Jouli -sucesora del titular registral Carassay-, se le dio por decaído el derecho a contestar demanda (fs. 84); advierte que la prueba producida (exposi- ción por colisión, pericia mecánica, informativa y testimonial), "será analizada conforme lo autorizan los arts. 155, inc. 5, último párrafo, 360 y 368 del código de rito", a resulta del cual fija la mecánica del accidente en los siguientes términos: "el día 31 de julio de 2010, aproximadamente entre 19,10 y 20,05 hs, Miguel Angel Lucero -conductor del vehículo marca IVECO Daily, Dominio FGN-368, de propiedad de la actora-, se desplazaba por calle Pasteur en dirección sentido NE hacia SO y al arribar a la intersección con calle Pio XII y en el momento que se encontraba cruzando la misma, es embestido por el automóvil marca WV Gacel, Dominio TDP-841 -que era conducido por el de- mandado Gustavo Ezequiel Sepúlveda en dirección SE-NO-, en su parte delantera izquierda con la parte frontal y derecha del vehículo mencionado en último término; y con motivo del impacto se desplazó impactando a su vez con una columna, donde detiene su marcha" (fs. 453 vta.)
Considera, por consiguiente, que el automotor de la accionante contaba con prioridad de paso (circulaba por la derecha) y que el demandado es "em- bistente"; que "Sepúlveda no contó en la ocasión con el dominio pleno de su vehículo y, que además -conforme la prueba producida- no adoptó los recaudos mínimos y necesarios para conducirse en la vía pública y, en concreto, al arri- bar a una intersección de calles". Evalúa la legislación aplicable y lo resuelto a ese respecto por la jurisprudencia local, a resulta de lo cual colige que "el de- mandado Sepúlveda ha contribuido con su actuar negligente a ocasionar el siniestro de autos, no habiendo tenido en la oportunidad el dominio del mismo a fin de poder sortear las viscisitudes del tránsito que pudieran presentársele: en el caso de autos no advirtió la presencia del automotor Iveco Daily que se conducía por su derecha y era entonces, su obligación frenar y dejar pasar a dicho vehículo conforme la normativa de tránsito vigente" (fs. 454 vta.)
Evalúa así que se encuentran configurados todos los presupuestos de la responsabilidad civil por la que se demandara; esto es, daño; antijuricidad (falta de control y dominio del demandado sobre el vehículo que conducía en contravención a las normas de tránsito); relación de causalidad y factor de atribución (omisión de las diligencias que exigía la naturaleza de la obligación); por consiguiente, hace lugar a la demanda contra Gustavo Ezequiel Sepúlveda y Juan Carassay y/o su sucesora, Estela Haydee Carassay y Jouli, condenándolos a pagar la suma de $ 29.702 ($ 24.702 por daño emergente -al 26/10/12- y $ 5.000 por privación de uso -30 días de indisponibilidad-)
Esta decisión es apelada por el Sr. Sepúlveda en los términos del me- morial obrante a fs. 473/487, el que es contestado por la actora a fs. 493/504).
II.- Recurso del Sr. Sepúlveda. Plantea, en primer lugar (a), "nulidad de la sentencia" (pto. II, fs. 473/476); y, en subsidio -por las mismas razones-, (b) expresa (4) agravios.
II.a) Nulidad.- Sabido es que el recurso de apelación comprende el de nulidad por defectos de la sentencia, de conformidad a lo preceptuado por el art. 250 CPCC. Deviene claro entonces que nuestro ordenamiento adjetivo no lo regula en forma autónoma -está contenido en la apelación-, por lo cual no procede cuando el vicio in iudicando que se aduce puede ser remediado al considerar los agravios.
Es que, el mentado remedio apunta a los vicios que puede tener la sen- tencia que la descalifiquen como pronunciamiento jurisdiccional válido, ya sea porque no ha considerado alguna pretensión y/o reconvención, o bien porque se ha fallado extra petita, violentando el principio de congruencia, entre otros defectos que ameriten su planteo; no es el caso de autos.
En este orden se ha dicho que "La declaración de nulidad de sentencia requiere la existencia de una irregularidad manifiesta y grave, que no puede ser reparada mediante el recurso de apelación. El recurso de nulidad es impro- cedente cuando se trata de vicios o defectos reparables por vía de apelación" (CNCom., sala B,30.6.03; J.A. 2003-IV-362).
Ahora bien, ingresando al planteo en sí, señala el nulidicente que, "El decisorio recurrido se encuentra dotado de fundamentos solo aparentes, caren- tes de toda motivación para su sustentación... puesto que simplemente se citan algunas de las pruebas producidas en autos, sin que se efectúe ningún tipo de análisis sobre ninguna de ellas, lo cual viola flagrantemente la garantía constitu- cional del debido proceso y, fundamentalmente al derecho de defensa que asiste a su parte " (fs. 473 vta, 474.).
En tal inteligencia cabe señalar, en primer lugar, que no se advierte afec- tación alguna a las garantias constitucionales como livianamente se aduce; su parte tuvo amplia intervención en el debate, produciendo y rebatiendo pruebas, alegando sobre su mérito y ejerciendo en plenitud -como corresponde- su dere- cho de recurrir todo pronunciamiento judicial que no lo satisface; ergo cabe desestimar tal estimación.
En cuanto al "dislate judicial" que se achaca a la sentencia porque "...no indica de cuál de las pruebas que cita surge que el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba