Sentencia Nº 19284/15 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución:27 de Junio de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 27 días del mes de junio de 2017, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "MANSILLA R.O.C.N.R. y/o DEL RIO Asunción S/ L." (Expte. Nº 19284/15 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instan- cia en lo Civil, Comercial, L. y de Minería Nº 1 de la IIIa. Circunscripción Judicial y realizado el correspondiente sorteo, se estableció el siguiente orden de votación: 1º) Dra. M.E.A.; 2º) Dra. L.B. TORRES y 3º) Dra. M.G.A..

La Dra. A., dijo:

I.- La sentencia en recurso.- Hace lugar parcialmente a la demanda in- coada por el Sr. R.O.M., condenando a los Sres. R.H.N. (h) y/o A.F. RIO vda. de NOCEDA y/o Sucesión de R.H.N. en forma conjunta y solidaria a: 1) abonarle la suma que surja de la liquidación a practicarse dentro del término de cinco días de quedar firme la sentencia; 2) hacer entrega dentro de los cinco días de notifi- cada de la liquidación e intimación de pago de los correspondientes C.- cados de Servicios, remuneraciones y aportes previsionales de acuerdo a la antigüedad y categoría correspondiente y Libreta de Trabajador Rural (L.N.º 25.191) conforme las pautas establecidas en el pronunciamiento bajo apercibi- miento de la aplicación de astreintes de $ 50.- por cada día de retraso que correrán durante sesenta días; 3) impone las costas a los demandados ven- cidos en forma conjunta y solidaria (art. 62 del CPCyC); 4) regula honorarios profesionales

II.- La apelación.- La sentencia viene recurrida por la parte demandada -Sres. R.N. (h) y A.F. RIO vda. de NOCEDA-, en los términos que surgen de fs. 365/371 y que se resumen en los siguientes: a) La fecha de extinción de la relación laboral y la prescripción de la acción; b) La existencia de relación laboral y condena solidaria respecto del Sr. R.N.- DA (h); c) La aplicación de la Multa establecida en el artículo 16 de la Ley 25.561. La réplica de los agravios surge cumplimentada por la contraparte a fs. 382/389 vta

III.- Del tratamiento de los agravios.- Desde el inicio corresponde pun- tualizar que la revisión jurisdiccional que le compete encuentra su marco deci- sor dentro de los límites estatuidos por los arts. 257 y 258 del CPCyC

En tal andarivel la parte actora apelada ha desistido del recurso inter- puesto contra la sentencia de grado, según consta a fs. 363, quedando firme y consentida a su respecto en los términos fallados. Igual consolidación se ha producido para la accionada apelante en aquellas partes del fallo que no resul- tan motivo de agravio

Ingresando al análisis del recurso dable es señalar que en el escrito en examen [fs. 365/371] el planteamiento de los agravios se encuentra entremez- clado dado que se los enumera pero luego, cuando se intenta dar lectura a los fundamentos que los motivan, sucede que la identificación propuesta por los recurrentes no coincide propiamente con esa postulación. De allí que, para un tratamiento orgánico y eficaz de las quejas que se extraen, habrá de listarlos como sigue

III.- a) Primer agravio: La fecha de extinción de la relación laboral.-

Los recurrentes, según pretextan a fs. 367/368 vta., disienten con la so- lución dada por el Sr. Juez de Primera Instancia que tuvo por concluido el vínculo laboral por despido indirecto adoptado por el Sr. C.M. respecto de R.N. (h) con fecha 3/2/2005 y con la Sra. Asunción del RIO vda. de NOCEDA con fecha 23/3/2005. Tal decisión, a criterio de los apelantes, no atiende a la postura defensiva asumida al contestar demanda, según la cual propugnaban como fecha de extinción el mes de junio de 2003 por renuncia del trabajador.

Situándonos en la parte pertinente de la sentencia que se critica, se ex- trae que el Sr. Juez ha dicho: "...Ahora bien, en lo que respecta a la fecha de extinción, las partes difieren en cuanto a ella sostenido los demandados que la misma se produjo al remitirse por parte del sr. C.M. telegrama de renuncia con fecha 2 de julio de 2003, empero no aportan a estos obrados dicho instrumento a fin de corroborar, mas allá de los sostenido por el actor en relación al analfabetismo de su padre, dicha aseveración..." (fs. 349).

Los accionados señalan que ese extremo fáctico referido a la extinción se encuentra "...ampliamente acreditada con la documental de fs. 134/138 y el reconocimiento que el mismo mansilla dice haber hecho en sus presentaciones y telegramas. Ver que mansilla ya en diciembre de 2004 refiere que rechaza cualquier acto realizado que implique renuncia a sus derechos y en rigor de verdad, no acredita que ha trabajado más de las fechas indicadas..".- ( fs. 367 vta.).

Efectuando el cotejo de la documentación obrante a fs. 134/138 a fin de revisar si, efectivamente, dicha prueba corrobora la versión de los apelantes y que eventualmente pudiera residir allí un equívoco del sentenciante, se colige que distan de ser prueba idónea para tener por acreditada la dimisión voluntaria del empleo, conforme a la normativa laboral aplicable a estos actuados y a su naturaleza tuitiva.

Así, los accionados introdujeron como hecho extintivo de la relación la- boral la renuncia del empleado. Expresaron en aquella oportunidad que: "...la relación laboral se extendió hasta el día 30/06/2003, fecha en la cual el padre del actor renuncia a su trabajo, ya que con fecha 2 de julio de 2003, el Sr. C.M. remite TCL N° 07630638 dirigido a la sucesión de R.H.N. el cual dice textualmente: "A PARTIR DEL DÍA 30-06-2003 RENUNCIO A LA RELACIÓN LABORAL".

Al contestar demanda esa pieza postal no fue agregada [siendo ello una exigencia prevista en los arts. 34 inc. c) y 23 inc. f) de la NJF 986], pero tam- poco se comprobó la existencia de ese despacho telegráfico en el discurrir probatorio posterior, dado que el diligenciamiento del oficio a la Oficina de Co- rreos [fs. 191/192] no arrojó resultado alguno en punto a dicho extremo. La carga de su acreditación le era exigible a quien postulaba ese hecho extintivo, y las vicisitudes que pudieran haberse suscitado para la producción de dicha prueba no excusan a la parte interesada de esa exigencia [conf. art. 360 del CPCC y art. 84 de la NJF 986].

La renuncia es un modo extintivo de la relación laboral receptado en el artículo 64 de la L.N.acional N° 22.248 [Regimen Nacional del Trabajo Agra- rio] vigente a ese momento, y esa -supuesta- abdicación exige el cumplimento de la forma que prevé el artículo 65 de aquel marco normativo que dice: "Art. 65 - La extinción del contrato de trabajo agrario por renuncia del trabajador, deberá formalizarse mediante despacho telegráfico colacionado, cursado personalmente por el trabajador a su empleador. Los despachos serán expedidos por las oficinas de correo en forma gratuita, requiriéndose la presencia personal del remitente y la justificación de su identidad. También podrá formalizarse la renuncia ante la autoridad administrativa de trabajo o juzgado de paz del lugar, debiendo los funcionarios intervinientes comuni- carla de inmediato al empleador.".

La formalización de la renuncia como condición de validez se replica en la L.N.acional N° 26.727 [Trabajo Agrario] en el artículo 240, habiéndose suprimido en esta última la posibilidad de efectivizarla ante el Juez de Paz.-

El despacho telegráfico -en este caso- no se trata sólo de un recaudo forzoso para la prueba, sino de una imposición formal para la validez de un acto jurídico, de cuya omisión se deriva su ineficacia; explicándose ese rigor por la necesidad de proteger al trabajador de la pérdida de derechos que conlleva la conclusión del vínculo.-

Entonces, si los apelantes no han probado la existencia de la comunica- ción fehaciente cuya existencia invocaran en la anterior instancia; esto es el "...TCL N° 07630638 dirigido a la sucesión de R.H.N. el cual dice textualmente: "A PARTIR DEL DÍA 30-06-2003 RENUNCIO A LA RELACIÓN LABORAL"; cabe concluir que la renuncia del Sr. C. MANSILLA el día 30/06/2003 y comunicada el día 2/07/2003 -argüida por los accionados- no ha existido.

De allí que no resulta atendible la queja de los recurrentes en dicho ex- tremo rechazándose el agravio, puesto que la renuncia al empleo rural como ineludible condición para su validez debe efectuarse en las formas prescriptas por la Ley [art. 65 de la L.N.º 22.248] no pudiendo ellas ser eludidas, dado la imperatividad que emerge del orden público laboral que no habilita el libre albe- drío en la materia.

De lo dicho se deriva entonces la respuesta al agravio que concatenan los recurrentes a fs. 368 en lo que atañe a la continuidad del vínculo laboral luego del mes de junio de 2003, en tanto resuelto el primer interrogante postulado para su tarea revisora, lógico resulta sostener que no probada la renuncia del empleado a la relación laboral [según lo invocaran] se presume la permanencia del vínculo, por resultar ínsito al principio de conservación del empleo.

Ahora bien ¿hásta cuando perduró esa vinculación?.-

Los apelantes señalan a fs. 367 vta. que "...el actor no ha acreditado que hubiera trabajado más de las fechas indicadas..." y que "...V.S. dispone que en función de las testimoniales de Etchecopar y C., se colige que M. siguió trabajando pero es de hacer notar que las declaraciones testimoniales no son uniformes en tal sentido..." y que "...no toma en cuenta las de M., K. y M., las cuales son coincidentes entre sí...".- - - -

A renglón seguido apuntan que: "...la declaración del Actor R.O.M., hijo del difunto C.M., dijo que conoció la relación laboral pero que no sabe las fechas exactas. Dice que en dos oportunidades fue al campo a ver al padre pero no recuerda el tiempo que trabajo.".

Entonces, concluyen su agravio sosteniendo que las declaraciones de los testigos, por sí solas, no son aptas para determinar la existencia de la relación laboral más allá de lo que surge de la documental [la de fs. 134/138] y que basta remitirse...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA