Sentencia Nº 19228/15 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución:18 de Mayo de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 18 días del mes de mayo de 2017, se reúne en ACUERDO la SALA 2 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "BENITEZ Erika Romina C/ RECUERO Jorge Daniel S/ Laboral" (Expte. Nº 19228/15 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería Nº 1 de la IIIra. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo

I.- Mediante la sentencia de fs. 152/158 se hace lugar a la demanda in- terpuesta por Erika Romina BENITEZ contra Jorge Daniel RECUERO y se condena a este último a pagar la suma que resulte de la planilla a practicar, con más los intereses y costas

Dicho pronunciamiento ha sido apelado por ambas partes. El accionado expresó agravios a fs. 169/170, los que no fueron contestados por la actora. Esta última por su parte presentó el memorial a fs. 174/177, mereciendo de la contraria la respuesta que obra glosada a fs. 180/181

II.- Recurso del demandado: Contiene tres agravios que hemos de tra- tar en el orden propuesto

II.- a.) Cuestiona en el primer agravio, el acogimiento favorable de la demanda, ante la inexistencia de elementos probatorios aportados por la actora. Sostiene que el fallo admite la acción promovida, con sustento únicamente en la documental proveniente del intercambio epistolar, ya que ninguna otra prue- ba produjo la accionante, dando con ello por cierto, la existencia de la relación laboral, la fecha de ingreso, la categoría denunciada, los horarios cumplidos y la fecha de egreso. Señala el apelante que aún, cuando se pudiera presumir de los textos de las comunicaciones mantenidas entre las partes, que hubiera existido una relación laboral, esa presunción debe completarse con otra prueba que acredite su vigencia, las tareas desarrolladas, los horarios de trabajo, la categoría laboral, pues de no ser así, la sentencia se convierte en un cúmulo de presunciones huérfanas de pruebas concretas, que la transforma -aún cuando se trate de un proceso laboral- en una sentencia arbitraria. Refiere, a título de ejemplo, y en lo atinente a la fecha de ingreso, que la asignada por el senten- ciante, se sustenta en los dichos de la actora. Alega también, que de la testimo- nial aportada por dicha parte (Vedovati fs. 125 preg. 4 y Arcuri fs. 126. preg. 4) surge que durante los años 2005 a 2006 la actora no trabajó con ellos

El agravio del accionado no puede prosperar. El Sr. juez a quo descartó la inexistencia de relación laboral no sólo por cuanto en el intercambio epistolar y en la contestación de demanda el accionado sugiere la existencia de un con- trato eventual (que en definitiva no acreditó el apelante, tal como lo indica el art. 69 de la ley Nº 24.013), sino también en base a los testimonios de Vedovati (fs. 125) y Arcuri (fs. 126), entendiendo por ello que la relación laboral que existió entre las partes fue de carácter permanente aunque discontínua, con inicio el día 27/12/05. Asimismo, por la presunción del art. 23 de la LCT tuvo por acredi- tada la antigüedad del accionante, su categoría laboral y su salario. No resulta entonces exacta la afirmación del apelante que al fundar su agravio sostuvo que el preopinante sólo tuvo en cuenta el intercambio epistolar entre las partes, para concluir en la existencia de relación laboral entre ellas.

II.- b.) En el segundo agravio cuestiona el rechazo de la pluspetición inexcusable peticionada. Sostiene que el juez a quo, en primer término, no ha tenido en cuenta lo normado por el art. 65 del CPCC, y menosprecia las tareas llevadas a cabo por el profesional letrado, ya que al obtener una sentencia absolutamente favorable para su representado -en relación a la pretensión-, se lo condena a percibir el menor porcentual de honorarios...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA