Sentencia Nº 1904/19 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2020

EmisorSuperior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
EstatusPublicado
Fecha24 Noviembre 2020
Número de sentencia1904/19

En la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa, a los 24 días del mes de noviembre del año dos mil veinte, se reúne la Sala A del Superior Tribunal de Justicia integrada por su presidente, D.E.D.F.M. y por su vocal, Dra. E.V.F., a efectos de dictar sentencia en los autos caratulados: “G.A.N. SOBRE QUIEBRA”, expte. nº 1904/19, registro Superior Tribunal de Justicia, Sala A, del que
RESULTA:
I.- A fs. 356/365 vta. P.R.S., en su carácter de apoderado de A.N.G., interpone recurso extraordinario provincial en los términos del artículo 261 incisos 1 y 2 del CPCC contra la sentencia de la Sala A de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial, que a fs. 352 vta. resolvió: “I.- Hacer lugar al recurso de apelación deducido a fs. 315 y, en consecuencia, revocar la resolución que decreta la clausura del procedimiento por falta de activo”.
Acredita el cumplimiento de los recaudos formales y expresa que si bien la sentencia difiere hacia el futuro la decisión definitiva sobre la clausura del procedimiento de quiebra por falta de activo, ello lo hace solamente dependiendo del valor que tengan los derechos y acciones, los que para la Cámara no solo le pertenecen a la fallida sino que también serían susceptibles de ejecución forzada. A su entender, por tal motivo constituye sentencia definitiva.
Relata los hechos de la causa diciendo que el 19 de octubre de 2017 se decretó la quiebra de A.N.G., a la que se presentó A.C.P. reclamando el pronto pago de su crédito laboral reconocido por sentencia judicial.
Señala que según el informe de sindicatura agregado a fs. 250/254, la fallida no posee bienes para realizar pero la controversia se centró en resolver si el inmueble partida 724.584 era ejecutable. Agrega que su parte peticionó que se clausurara el procedimiento por falta de activo e invocó que los derechos sobre el referido inmueble no son susceptibles de ejecución forzada.
Indica que en primera instancia se dictó la clausura por falta de activo y se estableció que el propietario del inmueble es el IPAV y que la fallida sólo detenta derechos y acciones.
Apelada que fue esta sentencia por la acreedora P., la Cámara revocó el pronunciamiento alegando que los derechos y acciones que emanan de la adjudicación en venta realizada por el IPAV forman parte del activo de la señora G..
Con sustento en el inciso 2° del art. 261 del CPCC, (incongruencia por falta de tratamiento de argumentos conducentes, decisión citra petita), sostiene que la Cámara de Apelaciones no ingresó a tratar la naturaleza jurídica del derecho que la fallida posee sobre el inmueble, argumento esencial para definir si estamos o no ante un derecho embargable o ejecutable.
En otras palabras reitera que la Cámara debía resolver no sólo si la fallida tenía algún tipo de derecho sobre el inmueble sino esencialmente si ese derecho estaba o no excluido del desapoderamiento.
Entiende entonces que, al no haber tratado la cuestión, la afirmación de que el derecho de la adjudicataria forma parte de su activo ejecutable constituye una petición de principio, un axioma que sólo se sostiene en la voluntad de los jueces.
Respecto de la violación de la ley expresa que cuando el IPAV adjudica una vivienda no otorga un derecho real de dominio sino un derecho subjetivo administrativo.
Más adelante expresa que el derecho otorgado tiene el carácter de intuita persona, es decir es personal e intransferible, tal como el que deriva de la generalidad de los contratos administrativos.
Señala luego que el art. 108 de LCQ prevé la exclusión del desapoderamiento para los bienes no patrimoniales, concepto que nos conduce a los arts. 1616 y 1617 del CCC según los cuales hay ciertos derechos que no pueden cederse ya sea por su naturaleza o porque son inherentes a la persona.
Indica que las obligaciones que el IPAV establece cuando otorga la tenencia precaria (habitar el inmueble, utilizarlo como vivienda, por ejemplo) siguen vigentes hasta que se transfiere el dominio civil y añade que tales obligaciones resultan inconcebibles para un acto...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR