Sentencia Nº 18913/15 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución:20 de Agosto de 2010
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los días del mes de abril de 2017, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo C.il, Comercial, L. y de Minería para resolver los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: "CABRAL, L.A.C.G., F. y otro S/ L." (E.. Nº 18913/15 r.C.A.), venidos del Juzgado L. Nº 1 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo
I.- Sentencia apelada: Mediante la sentencia de fs. 329/339, el magis- trado de la instancia anterior hizo lugar a la demanda instaurada por la Sra. L.A.C., condenado al demandado F.R.G. a abonar la suma que resulte de la liquidación por las indemnizaciones que consideró pertinentes como consecuencia del despido indirecto en que se colocara aquélla, con más intereses (tasa mensual compuesta) y costas; reguló honorarios de los profesionales y perito interviniente


Para así decidir el J. a quo inicia su análisis del caso a partir de la línea directriz que al respecto fija el art. 242 de la LCT. Considera así, en primer lugar, los términos en que quedó trabada la litis de acuerdo al fluido intercambio epistolar que señala (cfme. fs. 6/16), cuya premisa fue determinar la real fecha de ingreso y demás condiciones de prestación del servicio a fin de elucidar la existencia -o no- de la causa grave motivo de distracto. En ese orden, evalúa la prueba testimonial rendida y la confesional del Sr. G., como así también el acta de inspección de la Policía del Trabajo (fs. 131/133), a resulta de lo cual tiene por probado que la real fecha de ingreso fue la denunciada al demandar, esto es, el día 04.06.2010 -y no el 20.08.2010 consignado en los recibos de haberes-, y que su categoría laboral era la relativa a las tareas de moza que llevaba a cabo en los primeros años en el turno de mañana (verano de 07:00 a 17:00 hs. e invierno de 08:00 a 18:00 hs.) y luego durante algún tiempo de su embarazo en jornada reducida, para volver a trabajar después de su licencia por maternidad a tiempo completo, con ese horario que abarcaba casi 10 horas de labor diaria a excepción del lunes
C. consideró que la negativa patronal a avenirse a reconocer lo reclamado ha tipificado una injuria laboral grave que es causa suficiente para tener por configurado el despido indirecto en que se colocara y, por ende, resulta acreedora de los rubros indemnizatorios demandados (arts. 245, 246, 232 y 233 LCT, vacaciones y SAC prop., diferencias salariales y SAC prop.) y, que consideró procedentes, como así también las indemnizaciones agrava- das (arts. 9 y 15 Ley 24.013) y multas (arts. 132 bis y 80 LCT)
Este decisorio es apelado por las partes, expresando agravios la actora a fs. 345/345vta. (los que no fueron respondidos) y el demandado a fs. 363/383, los que son contestados a fs. 385/389 por la parte actora


II.- De los recursos: Por una cuestión metodológica, en primer lugar hemos de considerar los agravios del demandado, iniciando su análisis con las críticas que se asientan sobre la causa del distracto -despido indirecto- y los rubros indemnizatorios. Luego abordaremos el único agravio formulado por la actora
1) Recurso del demandado:


Si bien nomina 6 agravios (no identifica el nº 3), a saber: 1) real fecha de ingreso; 2) jornada laboral completa; 4) causa del distracto y rubros indemniza- torios; 5) tasa de interés mensual compuesta; y, 6) diferencias salariales; indemnizaciones de los arts. 9 y 15 de la Ley 24013; y multas del art. 132 bis de la LCT y del art. 80 de la LCT, la crítica principal apunta a la causal del distracto. Por dicha razón el primer y cuarto agravio serán tratados en forma conjunta, pues, de su resultado depende la procedencia de los demás.
a) Primer y cuarto agravio: En efecto, el quid del planteo se reduce a determinar si en el caso se han configurado los presupuestos del despido indirecto invocado por la actora y, consecuentemente, si resulta procedente la condena al pago de las indemnizaciones de ley.
A tal fin sostiene el recurrente que la causal del distracto -injuria laboral grave- que debe configurar la conducta del empleador no ha sido tal, agraviándose de la errónea valoración de la prueba que realizó el juez a quo al analizar las declaraciones testimoniales y confesional de la actora. Sostiene que de ninguna de tales declaraciones se puede concluir categóricamente que la fecha de ingreso que denunció la trabajadora (4 de junio de 2010) sea la real; que no ha habido alteración de aquella fecha y, remitiéndose a la documental, alega que el ingreso se produjo el día 20 de agosto de 2010; por lo tanto no se ha producido injuria laboral grave. Solicita la revocación el fallo.
El cuestionamiento no puede tener andamiento. Ello así por cuanto examinando la situación se advierte que del contexto en que cabe apreciar la declaración de los testigos que depusieron en autos es dable tener por cierta la fecha de ingreso que invocó la Sra. C.. En efecto, la testigo P.B.M. fue precisa al respecto cuando al ser preguntada sobre el tema en conflicto, dijo: "A la 1°: Antes de mediados del 2010 porque trabajábamos juntas. A la 2° contestó: a mi me consta que desde el 2010 hasta el 2011 que estuve yo trabajó con G. en la Viñas, hasta el 2012 estuve yo, después ella estuvo mas tiempo (...). A la 17º: Ella empezó los primeros días de junio a trabajar. Me consta porque nos conocimos en un evento del padre de G. y entré yo y a los poquitos días entró ella." (fs. 171/173).
Entonces, concordando las respuestas, si esta testigo declaró que ella trabajó para el Sr. G. desde el mes de mayo de 2010 hasta junio de 2011; y, a su vez al responder a la 14º expresó: "creo que cuando estaba por cumplir los tres meses pasó a planta permanente, mas o menos a fines de agosto" (fs. 172), es de toda lógica colegir sobre la verosimilitud de la postura actoral.
...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA