Sentencia Nº 18763/15 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2016

Fecha de Resolución:26 de Octubre de 2016
 
EXTRACTO GRATUITO

[CCSR2]FERNÁNDEZ, M. E.-26.10.2016

En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 26 días del mes de octubre de 2016, se reúne en ACUERDO la SALA 2 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: "FERNANDEZ, M.E.c., A.O. y otro s/ Indemnización por Despido" (Expte. Nº 18763/15 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 3 de la Ira. Circunscripción Judicial y existien- do unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo: -

I.- Mediante la sentencia de fs. 360/368vta. el Sr. Juez a quo hizo lugar parcialmente a la demanda laboral interpuesta en autos por M.E.F. dez contra A.O.V., condenando a este último a pagar a la actora la suma de $ 973,16 en concepto de salarios y SAC proporcional a 13 días de trabajo del mes de noviembre del año 2009. Las costas del juicio fueron impues tas a la actora en atención al mínimo progreso de la demanda.

El referido fallo ha sido apelado por ambas partes. La actora expresó sus agravios a fs. 384/392vta., los que fueron respondidos a fs. 399/400vta. por el accionado, a quien se le declaró desierto su recurso a fs. 405 por no haber pre- sentado en término legal su respectivo memorial.

II.- a) Se agravia inicialmente la actora porque en el fallo apelado el preo pinante consideró configurado el abandono de trabajo de la actora como causa extintiva del contrato de trabajo entre las partes. Expresa que tal conclusión resulta un grave error del sentenciante, puesto que la carta documento de fs. 28 (intimando a la trabajadora a que se reintegre a sus labores), no fue remitida al domicilio de ésta (S. Nº 627 de la localidad de Toay), sino a otro distin to (S. Nº 627 de la ciudad de Santa Rosa), como surge de la menciona- da misiva. Dice que el real domicilio de la demandante no podía ser desconoci- do por el accionado pues el mismo ya surgía de las misivas anteriores (fs. 5 y 6), que ésta le remitiera de las que surge claramente que su domicilio está en la localidad de Toay. Afirma que ante la falta de una correcta intimación a la accio- nante, ello impide que pueda considerarse configurado el abandono de trabajo invocado por el demandado y equivocadamente admitido por el sentenciante anterior, pues el accionado no ha producido ninguna prueba que demuestre que tal intimación fue recibida por la actora. Sostiene que la extinción del víncu- lo laboral se produjo, -en cambio-, por el despido indirecto que se colocó la demandante mediante la pieza postal de fs. 7 y por las causales allí invocadas, y luego de guardar silencio el empleador a las anteriores misivas de fs. 5 y 6 que lo intimaban para que se registrara correctamente la relación, se abonaran las diferencias salariales, las horas extras y el salario de octubre del año 2009, silencio que hace aplicable al caso lo normado por el art. 57 de la LCT.

Alega también que además de no haber impulsado el accionado la pro- ducción de prueba alguna para demostrar que la actora recibió la pieza postal de fs. 28, tampoco acompañó el acuse de recibo de la misma, quedando así huérfana de sustento probatorio su afirmación de que la demandante fue intima da a reintegrarse a sus tareas. Concluye en que no se configuró en el caso abandono de trabajo por parte de la actora (art. 244 LCT), pues no fue puesta en mora por el empleador, ni fue debidamente intimada para reintegrarse a su puesto de trabajo. Solicita por ello que se revoque la sentencia apelada en este aspecto, con costas de ambas instancias al demandado.

Le asiste razón a la apelante en cuanto no puede en el sub lite reputarse configurado el abandono de trabajo que el sentenciante imputó equivocadamente a la actora. En efecto, no surge acreditado de autos que la intimación al reintegro a sus tareas de fs. 28 fuera efectivamente recibida por la accionante, pues emana de la misma que fue remitida a un domicilio homólogo en la localidad de Santa Rosa, distinto del referido por la demandante en las anteriores piezas postales de fs. 5 y 6 como ubicado en la localidad de Toay.

Es decir, no ha probado el accionado haber cumplido con la intimación previa que requiere el art. 244 de la LCT para que pudiera concluirse que exis- tió el invocado abandono de trabajo. -

Sin perjuicio de lo dicho, debe además apuntarse que para que pueda considerarse legalmente configurado el abandono de trabajo no sólo es necesaria la aludida intimación que requiere la ley, sino que para que el supuesto abandono se convierta en causal justificante del distracto resulta ineludible que el empleador -luego de la intimación- despida al trabajador conforme lo exige expresamente el art. 243 de la LCT, invocando por escrito los motivos en que se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA