Sentencia Nº 18691/14 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2015

Fecha de Resolución:16 de Diciembre de 2015
 
EXTRACTO GRATUITO
[CCSR1]ALFONSO, Vicente-16.12.2015 En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 16 días del mes de diciembre de 2015, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "ALFONSO, Vicente Antonio c/ MORENO, Raúl y Otro s/ Cobro de Haberes" (Expte. Nº 18691/14 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 3 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo:- La sentencia de fs. 279/292 hizo lugar a la demanda laboral entablada por Vicente Antonio Alfonso contra Raúl Edgardo Moreno y la rechazó respecto de El Diario S.R.L. Mandó pagar al trabajador el importe que surge de la planilla de fs. 24/26 con sus intereses a tasa mix, equivalente a la suma de $40.073,94, al día 30 de junio del año 2014.- Apeló el actor mediante su memorial de fs. 317/321, que contestó la codemandada El Diario S.R.L. a fs. 333/338. El recurso del Sr. Raúl Moreno se declaró desierto a fs. 343.- Critica el apelante que el juez aquo se hubiera apartado de la normativa laboral para apreciar y descartar la responsabilidad solidaria que -a su criterio- le cabía a la empresa periodística, la que -junto con Moreno- debía responder en los términos de los artículos 29 y 30 de la LCT, por ser la actividad que "en negro" desplegaba el actor (repartidor de diarios a los suscriptores) en beneficio de ambos codemandados y propia de la actividad de éstos.- Entiende, que el juzgador ha incurrido en un error de valoración de los hechos, de apreciación de la prueba y de aplicación del derecho. Interpreta que al haber reconocido el carácter laboral de las tareas que Alfonso denunció en su demanda -sea a través de la figura de un distribuidor o de la propia empresa- lo obligaba a adoptar un criterio laboral para evaluar la procedencia de la solidaridad reclamada, cosa que -según interpreta- no hizo.- Sostiene que, de tal suerte, se han violentado los principios básicos del derecho laboral (arts. 9, 11, 14, 21, 25 y 26 de la LCT).- Al contestar el traslado de los agravios, además de resistir su contenido por considerar insuficiente la crítica e improcedente la extención de la condena por el solo hecho de haberse acreditado la relación laboral con Moreno, advierte la apelada que -a todo evento- mantiene aquellas cuestiones que integraron la materia litigiosa. Señala en tal sentido, que Alfonso no era "canillita", que cuestionó los rubros reclamados, impugnó la planilla y mantiene el planteo de prescripción. Además, que "...el reclamo actoral no contuvo solicitud de actualización o aplicación de intereses, ni tampoco al ampliar la demanda.".- Está claro y nadie discute que el actor no era "canillita" (ver demanda fs. 12 cuarto párrafo), sino un repartidor de diarios (respuestas 6º y 7º de Moreno, fs. 154), más precisamente del que edita la codemandada apelante (testimo- niales de Paola Gonzalez y Alejandra Pacheco).- Al justificar la solidaridad de la empresa accionada se dijo -en el escrito introductorio- que "si bien el actor trabajaba para el Sr. Moreno, lo hacía realizando tareas propias y necesarias de la empresa... como es la distribución de diarios... a los suscriptores." (el destacado nos pertenece). Y, que la suya era una tarea "propia y esencial de la codemandada", aludiendo obviamente a la comercialización y distribución del "producto".- La apelada, a su turno, negó que existiera la relación laboral con el actor o con Moreno ("...ni tampoco el Sr. Moreno reviste el carácter de dependiente de su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA