Sentencia Nº 17949/2 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución: 7 de Noviembre de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

SANTA ROSA, 07 de noviembre del año 2017.

VISTAS:

Las presentes actuaciones caratuladas: “MARTÍNEZ, A.R. en causa por lesiones graves culposas s/ recurso de casación” legajo n° 17949/2 (reg. de esta S.); y

RESULTA:

1º) Que a fs. 1/5, el defensor particular, Dr. F.L.L., interpuso recurso de casación contra la decisión del T.I.P., que dispuso, no hacer lugar al recurso de impugnación deducido, confirmando en consecuencia la sentencia N° 727/17, dictada el 15/05/2017 por la Audiencia de Juicio de la II Circunscripción Judicial, que condenó a M. como autor material y penalmente responsable del delito de lesiones graves culposas, (arts. 94, en fun. del 84 y 90 del C.P.) a la pena de seis meses de prisión de ejecución en suspenso y la inhabilitación para conducir todo tipo de vehículos automotores por dieciocho meses.

Invocó como motivos casatorios los previstos en los tres incisos del art. 419 del C.P.P.

Refirió que los agravios referidos a la inobservancia de un precepto constitucional y a la arbitrariedad se encuentran vinculados, debido a que la sentencia del TIP carece de la fundamentación exigible de un acto de tal naturaleza, afectando principios y garantías constitucionales.

En cuanto a la errónea aplicación de la ley sustantiva, recordó que los anteriores pronunciamientos acordaron que la velocidad desplegada por su defendido era “muy baja”, así como que la camioneta quedó detenida en el mismo lugar del impacto, circunstancias que grafican que estamos en presencia de un manejo cuidadoso y prudente.

Explicó que la acción típica, está constituida por el actuar culposo/negligente/ imprudente, y que en este caso “no existió culpabilidad”, como tampoco existió un desplazamiento que opere como nexo causal de las lesiones que se le atribuyen, y que ese elemento “hace a la errónea aplicación de la ley”.

Añadió que se ha probado que su asistido conducía de forma prudente, así como que “la conducción imprudente, alocada, dotada de ignorancia (hasta reconoce verbalmente la conductora de la motocicleta en el juicio oral desconocer la regla de quién tiene prioridad de paso...) por parte de quien conducía la motocicleta fue precisamente la causa eficiente del accidente.” (fs. 3)

Criticó que se cayó en la premisa de requerir a su asistido, que aun cuando circulaba a escasa velocidad, debió haber frenado y dar prioridad de paso a quién lo hacía por la derecha, pero ninguno evaluó la conducta de quien conducía el rodado menor, la velocidad, la imprudencia al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA