Sentecia definitiva Nº 17 de Secretaría Penal STJ N2, 17-03-2011

Fecha de Resolución:17 de Marzo de 2011
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RÍO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: PENAL
EXPTE.Nº: 25087/11 STJ
SENTENCIA Nº: 17
PROCESADO: Z. G.M.
DELITO: ABUSO SEXUAL CON ACCESO CARNAL DE UNA MENOR DE 13 AÑOS DE EDAD AGRAVADO POR LA SITUACIÓN DE CONVIVENCIA EN CONCURSO REAL CON CORRUPCIÓN DE MENORES AGRAVADA POR RESULTAR EL SUJETO ACTIVO PERSONA CONVIVIENTE
OBJETO: RECURSO DE QUEJA (INC. NULIDAD)
VOCES:
FECHA: 17/03/11
FIRMANTES: BALLADINI – LUTZ – SODERO NIEVAS
///MA, de marzo de 2011.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “Z., G.M. s/Queja en: \'Z., G.M. s/Abuso sexual s/Apelación\'” (Expte.Nº 25087/11 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:

Que la deliberación previa a la resolución (cuya constancia obra a fs. 48) ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor A.Í.B. dijo:

1.- Mediante Sentencia Interlocutoria Nº 1, del 5 de enero de 2011, la Sala A de la Cámara en lo Criminal de Viedma resolvió -en lo pertinente- rechazar el recurso de apelación interpuesto por la defensa de G.M.Z. y confirmar así la resolución por la que no se había hecho lugar a la nulidad pretendida.

2.- Contra lo decidido, dicha parte dedujo recurso de casación, que fue declarado inadmisible por el a quo, lo que motiva su queja ante este Superior Tribunal.

3.- En su declaración de inadmisibilidad, el a quo sostiene que los agravios se encuentran centrados en cuestiones vinculadas con la apreciación de la prueba y en lo referido al mantenimiento de la medida cautelar de privación de libertad, temáticas respecto de las cuales la decisión jurisdiccional se encuentra firme, con el grado de provisoriedad que en la instancia se requiere, además de que no se trata de una sentencia equiparable a definitiva en los términos del art. 430 del Código Procesal Penal. A lo anterior suma que la doble instancia fue garantizada con la
///2.- intervención de la Sala y que del desarrollo de los agravios no surge idoneidad suficiente para demostrar arbitrariedad de sentencia.

4.- La quejosa aduce que la denegatoria es infundada y que el tema presentado reviste gravedad institucional. A ello agrega que este tipo de decisiones afecta la garantía de la defensa en juicio de su pupilo, quien se ve privado de modo arbitrario de su potestad de desplegar una defensa conforme a derecho.

5.- En su recurso principal, la parte hace una reseña de los antecedentes del proceso y afirma que el J. de Instrucción, sin el debido conocimiento de quien sería el imputado, ordena recibir la declaración testimonial de la menor mediante Cámara G. y convoca al representante del Ministerio Público Fiscal y la Defensora de Menores, y le impone al imputado un Defensor Oficial, en violación del art. 80 del rito. De tal modo, continúa, se constriñe su potestad de elegir un defensor de su confianza y no se encuentra demostrado el supuesto de urgencia que se señala. Considera asimismo que, al momento de efectuarse la Cámara G., el sospechado se encontraba en un total y absoluto estado de indefensión, a lo que suma que la defensa pública no concurrió al acto.

6.
La resolución cuestionada -que rechaza el planteo de nulidad de la Cámara G. realizada y de los actos consecuentes- no es sentencia definitiva o equiparable a tal en el marco del trámite del proceso -etapa de instrucción, preparatoria del juicio-, teniendo en cuenta la doctrina legal de este Cuerpo según la cual, “[s]in perjuicio de que
///3.- lo precedente es suficiente para rechazar el recurso…, la resolución que revocó los sobreseimientos y la que rechazó los planteos de nulidad no tienen el carácter de sentencia definitiva, por lo que no se da ninguno de los supuestos contemplados en el art. 430 del código ritual, pues las resoluciones cuya consecuencia sea la obligación de seguir sometido a proceso criminal no reúnen por regla la calidad de sentencia definitiva, ni surge en autos la existencia de gravamen de imposible reparación ulterior.

“\'No procede el recurso extraordinario contra la sentencia que rechazó el incidente de nulidad, pues no se dirige contra una sentencia definitiva o equiparable a tal (artículo 14 de la Ley 48)\' (\'Banco de la Ciudad de Buenos Aires c/ Complejo Forestal Fueguino S.A.\', Se. del 06-10-92). Este criterio restrictivo ha sido confirmado por este Cuerpo en el sentido de que sólo \'… bajo determinadas circunstancias procesales son equiparables a sentencia definitiva: a) los autos denegatorios de la libertad del imputado, b) los que conceden o deniegan la probation, c) el incidente de nulidad por grave desvío de procedimiento. Este último supuesto presupone actos y procedimientos cumplidos con graves vicios iuris in procedendo, susceptibles de causar nulidad absoluta, declarables de oficio en cualquier estado y grado del proceso, de lo cual pueden resultar consecuencias irreparables (C.A.C.D., «El recurso de casación como garantía del debido proceso», Tomo I, págs. 174 y ss., en revista de «Derecho Penal» 2001 - 1)\' (STJRNSP in re \'RAMIREZ CABRERA\' Se. 90/02 del 28-08-02 y STJRNSP in re \'INCIDENTE DE NULIDAD… AGUIRRE\' Se. 62/07 del 25-04-07)”
///4.- (Se. 169/08 STJRNSP).

En el sub exámine la defensa pretende una excepción a la regla general mencionada con la invocación de un caso de gravedad institucional y de la afectación de garantías constitucionales. Empero, esto es insuficiente para habilitar la instancia extraordinaria a poco que se considere que es doctrina reiterada de este Cuerpo que “la invocación de arbitrariedad o de violación de garantías constitucionales no suple la ausencia de definitividad de lo resuelto. Además, tal obstáculo no puede tampoco ser superado por la mera invocación de un supuesto de gravedad institucional, pues su formulación debería contener un serio y concreto fundamento que evidencie de modo inequívoco la presencia de un supuesto de tal naturaleza (Fallos 303: 1923 y 304: 1893 entre otros), cuestión que no se advierte en autos…” (Se. 77/07 STJRNSP, del 11/05/07).

En cuanto a la nulidad de la declaración de la menor víctima en Cámara G., por la indefensión a la que habría estado sometido el imputado, destaco que se trata de una temática ya abordada por este Cuerpo, oportunidad en la que se estableció: “Es equiparable a definitivo el Auto Interlocutorio Nº 21/08, que declara la nulidad del procesamiento de fs. 365/385 y remite los autos al origen para que el J. de Instrucción proceda a regularizar el trámite conforme al derecho que establece, en tanto de sus considerandos se colige que para su nuevo dictado sería necesaria una nueva declaración de la menor víctima en la etapa instructoria.

“Tal nueva declaración en la etapa mencionada debería
///5.- ser inmediata con el fin de lograr una tutela judicial efectiva según el mérito probatorio que le atribuye la Cámara Criminal -central para la convicción acerca de los cuatro hechos reprochados-, circunstancia que, de acuerdo con los agravios deducidos y la prueba pericial que se cita, podría provocar un agravio de imposible reparación ulterior.

“En este orden de ideas –\'mutatis mutandis\'-, la Corte Suprema de Justicia de la Nación sostuvo que es \'sentencia definitiva, a los fines del recurso de extraordinario federal, la resolución que concede la tenencia provisoria de una niña a su madre -poniendo fin a la guarda de hecho que venía ejerciendo el padre-, pues si bien no es de las que pone fin al pleito, es susceptible de ocasionar un agravio de insuficiente o imposible reparación ulterior, lo cual adquiere -en la especie- una dimensión singular en tanto el cumplimiento del decisorio recurrido supone habilitar un cambio fundamental para el psiquismo en formación de una persona menor de edad. (Del dictamen de la Procuración General que la Corte, por mayoría, hace suyo)\' (CSJN, del 29-04-08, en LL del 28-05-08, sumario 8).

“Así, la declaración en las circunstancias apuntadas provocaría una situación ansiógena y estresante
-revictimización- en la menor, que ya ha sufrido daños psicológicos de gran consideración -sin abrir juicio sobre su etiología o responsabilidad en ellos-, que se profundizarían.

“Entre las líneas directrices de la Convención sobre los Derechos del Niños encontramos el principio de evitar la
///6.- revictimización, que puede ser ocasionada por las distintas y sucesivas intervenciones del menor en los diferentes fueros judiciales, cuando es convocado como sujeto u objeto de prueba (ver causa 42394, \'M.A. y otros s/abuso deshonesto -Recurso de hecho\', donde la CSJN rechazó la enésima declaración testimonial de un niño presuntamente víctima de incesto paterno a la edad de 4 años).

“De las constancias del expediente, dada la negativa de la menor a expresarse sobre los hechos en el peritaje de fs. 254/256 con el argumento de que ya había hablado de eso, surge que aquélla esta incursa en un proceso denominado de \'revictimización institucional\', pues siempre el llamado a participar de éste implica una serie de actitudes invasivas e intrusivas, con el incremento de las vivencias traumáticas por procederes reiterados que patentizan el recuerdo y reactualizan la experiencia anómala (N.G.M., \'Abuso sexual de menores. Complejidad diagnóstica\', IVº Congreso Iberoamericano de Psicología Jurídica, Madrid, 2001).

“En consecuencia, resulta evidente la exigencia de que este Cuerpo ingrese en el sub examine para analizar la verdadera necesidad procesal de que la menor declare de nuevo en la instancia de instrucción, atento a que, en el marco de los agravios deducidos por la recurrente, la nulidad del auto de procesamiento sería producto de un ritualismo inútil, pues las manifestaciones de la menor serían formuladas en un acto válido o -de modo subsidiario- porque la resolución encontraría sustento en otras medidas de prueba, distintas de aquéllas. De tal modo, si fuera así, el proceso podría avanzar sin retrotraerse a la espera de
///7.- una actual y pronta declaración, cuyos efectos perjudiciales quiere evitar la recurrente y es lo que justifica la intervención solicitada.

“Asimismo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA