Sentencia Nº 1674/17 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución: 4 de Mayo de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

SANTA ROSA, 04 de mayo de dos mil dieciocho.

VISTOS:

Los presentes autos caratulados: “MAGE, D.M. contra DE G. – EVANGELISTA y Otros sobre L.”, expediente nº 1674/17, registro Superior Tribunal de Justicia, Sala A, y;

RESULTANDO:

1°) Que a fs. 456/461 la Dra. S.L.D., en el carácter de letrada apoderada del Sr. D.M.M., interpone recurso extraordinario provincial contra la decisión de la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Primera Circunscripción Judicial, la que en su parte resolutiva dispuso: “Confirmar la sentencia de Primera Instancia en lo que fue objeto de sendos agravios, con costas en el orden causado (art. 62 in fine CPCC), regulándose los honorarios profesionales de la Dra. S.L.D. en el 27 %; y los del Dr. F.D.G. en el 27%, porcentuales a calcularse sobre los emolumentos regulados en la instancia de origen (art. 14 LA)” (fs. 453 vta).
Funda el recurso interpuesto en los incisos 1º y 2º del art. 261 del CPCC y art. 75 inc. a) de la NJF Nº 986.

2°) Refiere que el Sr. M. inició la presente demanda para reclamar el pago de las diferencias salariales, liquidación final por despido incausado e indemnizaciones previstas en el art. 2 de la Ley Nº 25.323, art. 8 y 15 de la Ley Nº 24.013 y art. 80 de la Ley de Contrato de Trabajo.
Dice que los accionados rechazaron el reclamo que efectuó el actor y sostuvieron que el despido se encontraba fundamentado en un tramo de la filmación captada por la cámara de seguridad instalada en la recepción del hotel donde se desempeñaba el Sr. M..
Asevera que la única prueba que se aportó en la causa para demostrar que el actor había hurtado dinero es la referenciada filmación, que no demuestra los hechos agraviantes expuestos por los accionados.
Explica que la cámara captó ciertos tramos del trabajo que efectuó D.M. el día 22 de febrero de 2012, pero no surge de la filmación la extracción de dinero de la caja, el ocultamiento del mismo en la ropa, ni la destrucción de remitos o tickets.
Destaca que los empleadores no aportaron ningún elemento de prueba para demostrar el faltante de dinero y no establecieron concretamente la suma, ya que de la causa surge que cambiaron el monto en tres oportunidades.
Manifiesta que en primera instancia se hizo lugar parcialmente a la demanda, rechazándose las indemnizaciones correspondientes a la rescisión del vínculo laboral, porque la jueza consideró que el despido se encontraba justificado en una grave injuria de parte del trabajador.
Señala que la interpretación que efectuó la jueza a quo y posteriormente la Cámara de Apelaciones, respecto a la expresión de los motivos del despido, así como la interpretación de la legislación y doctrina penal constituyen una flagrante arbitrariedad.
Dice que la falta de confianza que motivó el despido fue el delito de hurto, que no fue probado en sede penal y menos aún en el proceso laboral.
La sentencia fue apelada...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA