Sentencia Nº 1665/17 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución: 6 de Noviembre de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

SC-A-1665.17-06.11.2018

En la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa, a los 6 días del mes de noviembre del año dos mil dieciocho, se reúne la Sala A del Superior Tribunal de Justicia integrada por su presidente, Dr. Eduardo D. Fernández Mendía y por su vocal, Dr. José Roberto Sappa, a efectos de dictar sentencia en los autos caratulados: “P M R c/T R L Y OTROS S/DAÑOS Y PERJUICIOS”, expte. nº 1665/17, registro Superior Tribunal de Justicia, Sala A, del que

RESULTA:

I.- A fs. 912/919, el codemandado, M A G V , con el patrocinio letrado de Pedro Javier Zuazo, abogado, interpone recurso extraordinario provincial en los términos del artículo 261 incisos 1° y 2° del CPCC contra la sentencia de la Sala 2 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de esta Circunscripción Judicial obrante a fs. 896/905.

Acredita el cumplimiento de los recaudos formales, y relata los hechos de la causa diciendo que el señor M R P promovió una demanda de daños y perjuicios contra R L T , contra quien suscribe y contra el municipio local. En su caso, por haber extendido la constancia de aptitud física de T que le permitió obtener una licencia de conducir en la categoría profesional.

Agrega que el 13 de diciembre de 2006, cuando T se encontraba conduciendo un remise propiedad de P , y transportando como pasajero a G P , al tomar una curva, se desvaneció sobre el volante y volcó el vehículo, ocasionando graves lesiones en el pasajero.Agrega que el 27 de febrero de 2007, T protagonizó otro accidente de tránsito también conduciendo un remise del nombrado P .

A entender del demandante la causa de ambos accidentes fue la diabetes que padecía T , enfermedad que le había ocultado.

Por tal motivo, explica que accionó contra T por los daños y perjuicios sufridos, contra la Municipalidad y contra quien suscribe por ser el órgano encargado de controlar y otorgar las licencias de conducir profesionales.

Aclara que en primera instancia se hizo lugar a la demanda contra R L T pero se rechazó respecto de los codemandados

Apelada esta decisión, la Cámara la revocó extendiendo la responsabilidad sobre quien suscribe y sobre el municipio local, circunstancia que motiva la presentación de este recurso.

Indica que “...la sentencia en crisis aplica erróneamente la ley a su vez la interpreta mal, sobre todo cuando se refiere al art. 1074 y su correlación con la ley de tránsito y sus alcances, relacionados con nuestro caso en particular” (fs. 914).

Expresa que la Ley Nacional de Tránsito, N° 24.449, y su decreto reglamentario, a los que adhirió la Municipalidad de Santa Rosa, mediante la ordenanza n° 3429/06, regula los requisitos para obtener la licencia de conducir y en lo que aquí interesa, exige una declaración jurada del interesado acerca del padecimiento de determinadas afecciones y además un examen médico con constancia de aptitud física, visual, auditiva y psíquica.

Manifiesta que la Cámara hace referencia a la falta de un cuerpo de médicos que se encargue de realizar todos estos exámenes cuando en realidad es la propia Municipalidad la que se ocupa de brindar ese servicio.

Agrega que el tribunal de mérito concluyó que no se había probado el cumplimiento de la normativa legal, sin advertir que el oficio de contestación de la declaración jurada fue acompañado por su parte y agregado a fs. 651/656, oficio que, por otra parte, fue solicitado y diligenciado por el municipio.

En cuanto a la relación de causalidad, transcribe los párrafos pertinentes de la sentencia impugnada y luego señala que a su entender no existe tal nexo causal, ya que los médicos de la Municipalidad cumplieron exhaustivamente con el protocolo que exige la Ley Nacional de Tránsito y evaluaron al Sr. T en forma individual con un amplio examen clínico.

Agrega que los exámenes de laboratorio del Sr. T presentaron valores normales de glucemia y en la declaración jurada expresó que no padecía enfermedad alguna, menos diabetes.

Señala que cuando al señor T se le otorgó la licencia de conducir presentaba glucemia normal pero ello no implica que si no hace dieta, no toma la medicación y no realiza ejercicios esta estabilidad pueda modificarse (fs. 918).

También manifiesta que la Cámara omitió tratar en profundidad las cuestiones fundamentales deducidas por su parte, violando de esta manera el principio de congruencia.

Agrega que constituye un deber del juez fundar toda sentencia definitiva respetando la jerarquía de las normas vigentes y el principio de congruencia.

Dice a continuación que la fundamentación de la sentencia comprende tanto su apoyo legal como que sea el resultado de un razonamiento lógico y que el juez debe consignar cómo llegó a la conclusión que deriva en el fallo, lo que no ha acontecido en la decisión impugnada.

Efectúa la reserva del caso federal y por último, peticiona se haga lugar al recurso extraordinario interpuesto, casando la sentencia dictada.

II.- Admitido el recurso por la Cámara de Apelaciones, este Superior Tribunal lo declara prima facie admisible a fs. 934 en los términos del art. 261 incisos 1° y 2° del CPCC.

III.- Corrido el traslado a la parte recurrida, ésta no utiliza su derecho a responder.

IV.- A fs. 939 se corre vista al Sr. Procurador General, y a fs. 940/940 vta., se agrega su dictamen.

VI.- A fs. 941 se llama autos para sentencia y;

CONSIDERANDO:

PRIMERA CUESTIÓN: ¿Resulta fundado el recurso interpuesto con arreglo al inciso 2º del art. 261 del CPCC? SEGUNDA CUESTIÓN: ¿Tiene fundamentos el recurso interpuesto con arreglo al inciso 1º de la misma norma adjetiva? TERCERA CUESTIÓN: en su caso, ¿qué solución corresponde adoptar?

PRIMERA CUESTIÓN: 1°) Con sustento en el motivo recursivo citado, manifiesta que la Cámara omitió tratar en profundidad las cuestiones fundamentales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA