Sentencia Nº 166 de Secretaría Penal STJ N2, 07-07-2016

Fecha de Resolución: 7 de Julio de 2016
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 7 de julio de 2016.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “BUSTAMANTE, C.A. y Otros s/Robo doblemente agravado… s/Casación” (Expte.Nº 28017/15 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor R.A.A. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante Sentencia Nº 53 de fecha 3 de agosto de 2015, la Cámara Tercera en lo Criminal de la IIª Circunscripción Judicial resolvió condenar a G.A.A. a la pena de ocho años (8) años de prisión efectiva, accesorias legales y costas, por ser co-autor, penalmente responsable del delito de robo doblemente calificado por haber sido cometido con uso de arma de fuego, en poblado y en banda (arts. 12, 45, 166 inc. 2° y 167 inc. 2° C.P.); asimismo, le impuso al nombrado la pena única de nueve (9) años de prisión efectiva, accesorias legales y costas, comprensiva de la impuesta en la causa N° 2335 del Juzgado Correccional II de Bahía Blanca y en la presente causa (art. 58 C.P.). También condenó a R.H.P. a la pena de ocho (8) años de prisión efectiva, accesorias legales y costas, como co-autor penalmente responsable del delito de robo doblemente calificado por haber sido cometido con uso de arma de fuego, en poblado y en banda (arts. 12, 45, 166 inc. 2° y 167 inc. 2° C.P.), y le impuso la pena única de diecinueve (19) años de prisión efectiva, accesorias legales y costas, comprensiva de la impuesta en la causa N° 1171/04 del Tribunal en lo Criminal N° 3 de Bahía Blanca y en la presente (art. 58 C.P.), además de declararlo reincidente por primera vez.
1.2. Contra lo decidido, el defensor particular doctor J.G.P., en representación de G.A.A. y R.H.P., interpuso recurso de casación, que fue declarado admisible por el a quo.
1.3. Atento a que la Cámara Tercera en lo Criminal dio cuenta de que G.A.A. fue declarado rebelde, de acuerdo con lo establecido en el art. 144 del Código Procesal Penal, el 19/02/2016 por presidencia de este Cuerpo se suspendió la
/// tramitación del recurso interpuesto a su respecto, hasta tanto sea habido, y se solicitó al Tribunal de origen que comunique toda novedad en la situación procesal del causante (fs. 1655).
2. Argumentos del recurso de casación:
El recurrente sostiene que se ha vulnerado el principio in dubio pro reo, lo que constituye el mayor agravio. En tal sentido entiende que, al hacer el análisis objetivo e integral de la causa, todas las pruebas producidas (testimonial, pericial, documental) de modo alguno pueden desvirtuar el principio de inocencia y asegurar con la certeza que en este estadio se exige que los coautores de este hecho sean sus asistidos.
Aduce que la condena se basa en meros indicios y que no existe una prueba concreta para sostener la participación de los imputados en el ilícito investigado, a lo que agrega que se valoraron incorrectamente las pruebas y la conclusión a la que se ha arribado (que A. y P. tuvieron algún grado de participación en el hecho) se desprende de una equivocada interpretación de los hechos, tomando indicios apoyados en apreciaciones subjetivas y en afirmaciones arbitrarias.
Reitera lo manifestado en los alegatos en cuanto que se debió tener en cuenta fundamentalmente el testimonio de la testigo M.T.B., que luce a fs. 27 y 28, que claramente vio a los “supuestos coautores” del hecho investigado y que sirvieron de apoyo al robo organizado efectuado por los hoy condenados B., L. y C.G., y narró que aquellos escaparon en un automotor color rojo VW Polo que vio alejarse del lugar momentos después del hecho investigado. De esta manera añade la defensa- se desecha la suposición de que sus asistidos rondaban el lugar previo al robo, cumpliendo con el plan previamente concertado entre ellos y a bordo del vehículo VW B., sirviendo supuestamente de apoyo a los ya condenados B. y compañía.
El recurrente insiste en que nada ha podido ser probado concretamente con el grado de certeza que requiere una condena.
Sobre la cámara de seguridad del vecino C.F., valorada por el a quo, expresa que en el video se observan movimientos borrosos y de dificultosa visibilidad, de modo que de él no surge la claridad que le otorga la sentencia. Luego se refiere a la afirmación de que es el automotor de G.A.A. “el mismo VW B. gris con características idénticas al observado en el video de seguridad (ya referido cuando
///2. manifiesta: mismo color, mismo modelo, mismo polarizado??)” (sic), y aclara que en el video ni siquiera se ve el número de patente.
Argumenta que ninguna prueba logra identificar a P. como la persona sindicada que tiró el bolso en el patio de F. y que del video aportado por este testigo no surgen las circunstancias descriptas por el sentenciante.
También manifiesta que no existen elementos de convicción para vincular a ambos co-imputados con el hecho endilgado más allá de solo “ser conocidos de algunos de los ya condenados", “ser de Bahía Blanca” y “tener antecedentes anteriores penales”, sin respaldo de otros elementos de convicción.
Plantea que de los celulares Nokia modelo 110 y LG, de los cuales se extrajeron datos incriminantes contra G.A.A. jamás le fueron secuestrados a su pupilo y que el número telefónico relacionado impacta con otro número de IMEI.
Agrega que este mero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA