Sentencia Nº 16425/10 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2012

Fecha de Resolución: 9 de Octubre de 2012
 
EXTRACTO GRATUITO
En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 09 días del mes de octubre de 2012, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "SOSA M.H.c.S.S. y Otros S/ Despido Indirecto" (Expte. Nº 16425/10 r.C.A), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 2 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo I.- La sentencia de fs. 400/404 vta. rechazó la demanda laboral inter- puesta por M.H.S. contra "ADECCO SPECIALTIES S.A.", impu- so las costas del juicio a la actora y reguló los honorarios de los letrados y peritos intervinientes en autos.- El mencionado pronunciamiento ha sido apelado por la actora y por los letrados de la demandada. La demandante expresó sus agravios a fs. 423/438, los que fueron respondidos a fs. 444/448 vta. por la accionada. Por su parte, los letrados de esta última presentaron su respectivo memorial a fs. 454/456, habiendo la actora contestado fuera de término el correspondiente traslado, circunstancia que motivó que a fs. 481 se ordenara el desgloce de su responde que obraba agregado a fs. 459/460 II.- Apelación de la actora.- a) Se agravia en primer término la accionante porque la juez a quo consideró que no existió en el presente caso motivo justificado que la autorizase a colocarse en situación de despido indirecto como lo hizo mediante la pieza postal de fs. 8, poniendo así fin al vínculo laboral entre las partes. Dice que una vez anoticiada por la demandada de que se le reservaba su puesto de trabajo conforme lo normado por el art. 211 de la LCT, hizo saber a la empleadora que la afección que sufre no era una enfermedad inculpable sino que tenía su origen en el trabajo desempeñado a órdenes de la accionada como surge de los certificados médicos de fs. 9/25, extremo que fue negado por la empleadora a través de la pieza postal de fs. 7. Entiende que esa negativa y la falta de interés de la accionada en denunciar su enfermedad ante la A.R.T. constituye justa causa que en los términos del art. 242 de la LCT la autorizó a considerarse injuriada y despedida indirectamente. Se queja porque la sentenciante no se expidió catalogando su afección como enfermedad profesional sino que se limitó a considerar que la decisión de la trabajadora de colocarse en situación de despido fue injustificada por apresurada. Sostiene que ello configura una violación de la juez a quo a su deber de fundar el fallo, argumentando además que con el informe de fs. 27/29, la prueba testimonial y la pericial psicológica rendidas en autos ha quedado demostrada la relación de causalidad entre su enfermedad y el trabajo a órdenes de la accionada, y con ello la injuria que la autorizó a considerarse en situación de despido indirecto en los términos del telegrama de fs. 8. Pide por ello que se revoque la sentencia y se admita su reclamo por los conceptos emergentes del despido reclamados en la demanda El agravio no puede prosperar. Según se ha constatado por la pericia contable a fs. 331 la actora gozó de licencia por enfermedad inculpable (art. 208 de la LCT) desde mayo/2006 hasta mayo/2007, extremo que coincide con los certificados médicos acompañados por la propia actora a fs. 9/25 precisa- mente por dicho lapso, durante el cual percibió las correspondientes remunera- ciones que indica el experto contable a fs. 316. Conforme emana de la documental de fs. 5 la empleadora comunicó con posterioridad el 4/5/07 que le reservaba el puesto de trabajo conforme lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA