Sentencia Nº 16224/10 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2011

Fecha de Resolución: 1 de Enero de 2011
 
EXTRACTO GRATUITO
S.encia [CCSR2]ESPÍNDOLA, R.L.- 17.08.2011 RESPONSABILIDAD CIVIL – Accidentes de tránsito: Interpretación de velocidad excesiva "La velocidad excesiva no resulta esencialmente y en definitiva de los kms. horarios permitidos en la reglamentación, sino por el hecho que permita o no al conductor el control del vehículo en momento oportuno para evitar el daño, que "El automovilista no puede atrincherarse en cifras permisivas de velocidad máxima admitidas por la ley, pues ellas están circunscriptas por un conjunto de circunstancias que obligan al conductor a conducir con una cautela tanto más extrema cuando lo exijan las peculiaridades del caso, que son las que van a decidir si la velocidad es o no excesiva, y a determinar la concurrencia de la imprudencia" y que "si se circula a una velocidad inferior o igual a los límites máximos previstos por ...la ley..., no debe olvidarse que la velocidad excesiva es aquella que no permite al conductor controlar su rodado y sortear cualquier obstáculo aunque sea imprevisible, el rodado debe llevar una velocidad tal que permita su detención en el momento oportuno y la inobservancia de esta norma hace incurrir en responsabilidad al conductor" (C.C, sala IV, Circ. 1, "De M., B. c/ C.B. s/ Ds. y P..", Nº fallo: 98190400, S147-098, E.. Nº 23317, mag. votantes: S.G.B., 03.08.98) jurisprudencia L.D RESPONSABILIDAD CIVIL – Daño moral: limitaciones para la justificación del reclamo en el caso de daño a bienes físicos "Las molestias, desagrados y la angustia sufridos por el propietario del automóvil chocado no constituyen agravio moral (CNCiv., sala D, 25/3/74, LL 155-196; sala F, 30/11/71; sala c, 08.04/76, LL 1976-C-163). Es que cuando el daño es causado sobre bienes físicos y no sobre la persona del damnificado, es preciso demostrar, para reclamar por daño moral, de qué manera ha podido afectar la moral del reclamante y en qué medida puede tratarse de un perjuicio resarcible (C1a. La Plata, sala II, 8/5/73, LL 154-612). Abundando al respecto, resulta difícil aceptar que un choque de automotores, o la privación temporal de su uso, ocasionen al actor un agravio en sus valores espirituales más preciados (daño moral) y mucho más entender que ha ocasionado en el mismo, en condiciones de normalidad y estabilidad, una perturbación síquica. Nadie puede discutir que una colisión de automotores como episodio violento en sí, o la no utilización del vehículo durante el lapso de reparación generan una perturbación transitoria o malestar en la víctima del evento; pero, de allí a sostener que se afectan íntimos valores, o la paz espiritual de la víctima, hay una distancia insalvable, máxime cuando ninguna probanza se aportó al respecto (cfr CCC, sala I in re:K., L.v.H., M. s/ Da. y P..". S.. nº 257, 07.09.95)". (C.C y C Común, sala 2, D.: Robinson-Gonzalez de Ponssa. "G., W.L. c/ Corralçón 70 s/ Ds. y P..", 12.02.07, Set. Nº 8) J.. L.D En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los días del mes de agosto de 2011, se reúne en ACUERDO la SALA 2 de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "ESPINDOLA R.L.c. PROVINCIAL DE VIALIDAD y Otros S/ Daños y Perjuicios" (E.. Nº 16224/10 r.C.A), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 6 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo I.- Se controvirtió en autos si el accidente de tránsito (vuelco) protagonizado por el actor el 02 de mayo de 2004, a las 00:45 hs. aproximadamente, sobre la ruta provincial Nº Uno en el tramo M.R. - Macachín, se debió al exceso de velocidad -60 km/h- a que transitaba el actor según las condiciones de tiempo y lugar, como alegan -en lo principal- las demandadas: Dirección Provincial de Vialidad y O.A.J., al igual que su aseguradora, La Holando Sudamericana Compañía de Seguros S.A. (traída a juicio como tercera citada), o, al estado de la obra y falta de señalización previa en ese sector de la ruta que se encontraba en reparación; es decir, a las malas condiciones de la misma que, a falta de capa asfáltica y la densa lluvia, formó un espeso y pantanoso barro que hizo que el automóvil (Citroen Xantia 1.9 TDI SX, año 1997) comenzara a derrapar de forma tal que impidió a su conductor mantener el domino hasta provocar el vuelco, como aduce el demandante.- También se discutió la existencia, procedencia y cuantía de los daños reclamados ($21.000 con más $5.000 por daño moral) y si resultaban procedentes las defensas de falta de acción y falta de legitimación pasiva interpuestas por las coaccionadas.- Al sentenciar (fs. 481/492 vta.), la Srta. juez a quo luego de rechazar estas defensas y dar por cierta la existencia del siniestro, ingresa a analizar la mecánica del mismo conforme a una minuciosa evaluación de la prueba producida, a resultas de la cual arriba a la conclusión que los carteles de señalización eran los reglamentarios (fs. 489) y que el clima reinante al momento del accidente indicaba que para transitar en una ruta en reparación se deben extremar las precauciones, máxime haciéndolo de noche por lo que la velocidad de circulación en esas circunstancias era excesiva a la luz de los carteles que indicaban 40 Km/h (fs. 490). En consecuencia, atribuye culpa exclusiva a la víctima (arts. 512, 902 y 1111 del C. Civil), rechaza la demanda y le impone las costas del juicio.- Esta decisión es apelada por el actor en los términos del memorial de fs. 513/538, el que es contestado por las codemandadas: D.P.V. (552/558), J. y la tercera citada (fs. 549/551). También se agravian los apoderados de esta última por la regulación de honorarios (por bajos), obrando el mismo a fs. 510//510 vta., el que es refutado por el demandante a fs. 540/546.- No obstante la forma en que fueron otorgados los recursos, por una cuestión estrictamente metodológica, se analizará primero el del Sr. E..- II.- Recurso del actor. Sostiene que los argumentos utilizados por la sentenciante son erróneos y que ha efectuado una apreciación parcializada de la prueba producida en autos. Sintéticamente su crítica a la sentencia gira en torno a dos agravios: 1) la inexistencia de carteles indicadores reglamentarios en el lugar del accidente; y, 2) el estado de la ruta, las condiciones climáticas y la velocidad a la que circulaba.- En cuanto a los carteles de señalización, la magistrada en su pormenorizado análisis de la prueba producida a ese respecto señaló que, "los puestos por la empresa de O.A.J. en el tramo de la Ruta Provincial 1 en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA