Sentencia Nº 16108/10 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2010

Emisor:Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
Estatus:Publicado
Número de sentencia:16108/10
En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los días del mes de agosto de 2010, se reúne en ACUERDO la SALA 2 de la Excma. Cámara de A.ciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "COBO A.Z.c.J.S. S/ Interdicto" (Expte. Nº 16108/10 r.C.A), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 6 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo La sentencia de fs. 475/480 rechaza el interdicto de recobrar promovido por la actora contra su ex concubino respecto de un automotor y del inmueble de la calle Ñandú Sur N° 567, con costas a su cargo A. parcialmente lo resuelto la actora, quien en su memorial de fs. 505 /517, circunscribe el objeto de recurso a lo dispuesto respecto del automotor (pto II) extremo que ratifica mediante su escrito de fs. 518, cuando desiste parcialmente de su apelación La demandada contesta los agravios a fs. 520/525 Al resolver la cuestión en su aspecto vigente, sostuvo la jueza aquo que no se acreditó en el proceso la clandestinidad o violencia en el accionar del demandado que ameritara acoger la demanda. Ello, en virtud del boleto de compraventa celebrado entre las partes para la adquisición de la "cosa" que aquel opuso al progreso de la demandada. También, porque los testigos que refiere el fallo, coincidieron en que era J.L. quien tenía el uso habitual del rodado desde la fecha aproximada de aquel boleto Si bien la actora desconoció la firma estampada y la existencia del negocio, las pericias caligráficas ordenadas, corroboraron la autenticidad de la puesta al instrumento. Los agravios. Por una cuestión de lógica en su tratamiento y alterando el orden propuesto por el apelante, partiremos de revisar la crítica que se formula en el Tercer Agravio. En éste se denuncia una errónea valoración de la prueba producida, en particular por el tratamiento dado a la pericial caligráfica de los peritos G. y R., sucesivamente designados por el tribunal. Critica que no se hubieran tenido en cuenta al sentenciar las labores periciales de su consultor técnico J.F., incorporadas al Expte. Nº G 61347 y reiteradas a fs. 262/298 del presente, que contradicen las conclusiones de los nombrados anteriormente. Adjudica un valor relativo a los testimonios que cita el fallo y sostiene que el criterio aplicado en él podría sintetizarse diciendo que:...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba