Sentecia definitiva Nº 159 de Secretaría Causas Orginarias y Constitucional STJ N4, 16-12-2016

Fecha de Resolución:16 de Diciembre de 2016
Emisor:Secretaría Causas Orginarias y Constitucional STJ nº4
 
EXTRACTO GRATUITO

///MA, 16 de diciembre de 2016.-
Habiéndose reunido en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores R.A.A., A.C.Z., E.J.M., S.M.B. y L.L.P., con la presencia del señor Secretario doctor E.L., para el tratamiento de los autos caratulados: "LEDER, L.S. Y OTRO C/ OSPECON Y OTRO S/ AMPARO (ART. 43 C. PCIAL) S/ APELACION" (Expte. Nº 28888/16 -S.T.J.-), deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe el Actuario. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden del sorteo previamente practicado.
V O T A C I Ó N
El señor J. doctor R.A.A. dijo:
ANTECEDENTES DE LA CAUSA
Llegan las presentes actuaciones a este Tribunal en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 57 y vta. y fundado a fs. 90/97 y vta. por los representantes de la Obra Social del Personal de la Construcción (O.S.PE.CON) contra la sentencia dictada por la J.a a cargo del Juzgado de Familia nº 7 de la ciudad de Viedma, Dra. M.L.D., obrante a fs. 34/37 y vta., que hizo lugar a la acción de amparo interpuesta por la Sra. L.S.L., diagnosticada con cáncer de cuello uterino con adenocarcinoma, recaída de la cúpula de la vagina con adenocarcinoma y afección de la vejiga, riñón, uréter e intestinos -cf. fs. 4/6- y por su pareja el Sr. C.G., condenando a O.S.PE.CON a cubrir de manera integral la cirugía, los honorarios y el tratamiento posterior que prescriba el médico tratante respecto a la afiliada en el Instituto A.F. S.A. sito en la ciudad de Buenos Aires.
Para así decidir la J.a de amparo consideró que la Obra Social no se hizo presente en la audiencia celebrada el día 13 de octubre de 2016 (fs. 32/32), tampoco ha cuestionado la prescripción médica, no ha desconocido lo manifestado por la actora ni tampoco ha contestado la intimación cursada por la Defensora Oficial nº 5 de la 1º Circunscripción Judicial, Dra. C., demostrando con su actitud un total desprecio por la vida de la amparista.
Sostuvo que en atención a lo establecido por la ley nº 26.529 -Derechos del Paciente en su Relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud- en el caso de autos la Sra. L., previa información de su médico tratante y luego de analizar detenidamente los riesgos a los que se exponía por el tratamiento prescripto, optó por dicha terapéutica por cuanto le dio esperanzas de prolongar su vida; resultando ineludible el respeto por su decisión en una sociedad democrática, máxime teniendo en consideración lo expuesto por la integrante del Cuerpo Médico del Poder Judicial, Dra. P., respecto a las posibilidades de sobrevida de la paciente (mujer joven, con antecedentes de salud y madre de dos niñas).
Concluyó que de acuerdo a la documentación aportada es evidente el riesgo para la salud de la amparista dado el avance de la enfermedad si no procede con urgencia a realizar la cirugía solicitada, la cual por otra parte no se puede realizar en otro lugar que no se un centro especializado (Viedma no dispone de uno), dada su complejidad y el equipo necesario para llevar adelante la cirugía con éxito.
A fs. 90/97 y vta. al fundar su memorial la recurrente alega que es nula la sentencia de amparo por incompetencia del la J.a interviniente, dado que el artículo 38 de la ley nº 23.661 establece que los agentes de seguro están sometidos exclusivamente a la Justicia Federal, pudiendo optar por la correspondiente justicia ordinaria cuando fueren actores.
Sostiene que OSPECON se trata de una Obra Social comprendida en la ley nº 23.660 y no de una empresa de medicina prepaga, advirtiendo que por tal motivo la competencia federal es de orden público y por lo tanto indisponible para los litigantes.
Destaca que el embargo ordenado por la J.a de Familia es de carácter ejecutorio -no tiene naturaleza cautelar- y que por ello, de acogerse la nulidad del pronunciamiento recurrido, corresponde que el embargo resuelto corra idéntica suerte.
Argumenta que la cuestión de autos devino abstracta en forma parcial, toda vez que el objeto de la pretensión comprendida en la acción de amparo se ha satisfecho parcialmente -cirugías-, aún antes de la notificación de la sentencia recurrida.
Precisa que cuando desde la Obra Social se requirió al Instituto A.F. S.A. el presupuesto y órdenes médicas necesarias para acreditar el tratamiento de la amparista, la respuesta de dicha institución resultó absolutamente sorpresiva en tanto la paciente L. había sido intervenida en forma privada, subrayando que a tal fin la familia y la amparista realizaron una colecta, siendo ello público y notorio.
Opina que el debate de autos deberá circunscribirse a un reclamo meramente patrimonial -reintegro de gastos efectuados por las cirugías realizadas en el Instituto Fleming-, situación que desnuda la falta de los requisitos que viabilizan la acción de amparo (ausencia de urgencia, daño irreparable, situación acuciante o extrema, inexistencia de otras vías para obtener la reparación del derecho patrimonial supuestamente menoscabado y de arbitrariedad e ilegalidad manifiesta por parte de la Obra Social), debiendo recurrir la accionante a la Justicia Ordinaria para hacer valer sus derechos en un juicio de conocimiento pleno, con sustanciación amplia y prueba pertinente.
Considera que no se trata de adelantamientos de gastos que requieran ser reintegrados en forma habitual o periódica por alguna dolencia permanente de la amparista, sin que en el caso se esté discutiendo un riesgo a la vida o a la salud que requiera de una intervención inmediata de la Justicia, máxime cuando la acción de amparo articulada fue notificada a OSPECON con posterioridad a la primera intervención quirúrgica, lo que impide calificar su conducta como opuesta al ordenamiento jurídico.
Agrega que por encontrándose satisfechas las prestaciones -la paciente ya fue operada- el embargo ejecutorio decretado por la J.a de amparo debe ser dejado sin efecto.
Sostiene que OSPECON asumió desde el inicio una conducta pro-activa a los fines de cubrir el tratamiento de la accionante por cuanto al principio la Sra. L. recibió la cobertura por medio de los prestadores médicos de la Obra Social, atendiendo su patología en la ciudad de Bahía Blanca -Pcia. de Buenos Aires- y que posteriormente, cuando requirió un cambio de prestador, la afiliada fue derivada al Centro Médico Orionis de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA