Sentencia Nº 1547/16 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución: 9 de Marzo de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa, a los 09 días del mes de marzo del año dos mil diecisiete, se reúne la S.A. del Superior Tribunal de Justicia integrada por su presidente, D.E.D.F.M. y por su vocal, Dr. J.R.S., a efectos de dictar sentencia en los autos caratulados: “SUCESORES DE JUAN CORNEJO contra SA IMPORTADORA Y EXPORTADORA DE LA PATAGONIA sobre ACCIDENTE ACCIÓN CIVIL”, expte. nº 1547/16, registro Superior Tribunal de Justicia, S.A., del que

RESULTA

I. A fs. 883/892, J.O.B., A.P., W.J.E., O.G., R.A., A.P., G.A. y D.E.C., por derecho propio, con el patrocinio letrado de la Dra. L.G.P., interponen recurso extraordinario provincial en los términos de los incisos 1° y 2° del art. 261 del CPCC contra la sentencia de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial, que a fs. 879 resolvió: “I) Rechazar el recurso interpuesto por la actora a fs. 801 y hacer lugar al de la demandada articulado a fs. 779, en consecuencia, revocar los puntos I, II, III, V y VI del fallo de fs. 769 vta/770 y rechazar la demanda”

Acreditan el cumplimiento de los recaudos formales, y relatan los hechos de la causa diciendo que el señor J.C. inició una demanda de daños y perjuicios contra su empleadora, SA Importadora y Exportadora de la Patagonia por los daños padecidos en su sentido de audición como consecuencia de los trabajos que realizaba en la carnicería del supermercado, demanda que continuaron sus herederos dado que el señor C. falleció el 27 de julio de 2013

Más adelante refieren que en la sentencia de primera instancia se declaró la inconstitucionalidad planteada, se hizo lugar parcialmente al reclamo y se condenó en costas a la accionada

Señalan que apelaron esta decisión en virtud de haberse rechazado el rubro pérdida de chance y porque el límite de la indemnización se calculó hasta la edad de su fallecimiento (64 años). Agregan que la parte demandada también apeló el pronunciamiento

Indican que la Cámara de Apelaciones rechazó el recurso interpuesto por su parte, acogió el de la demandada y rechazó la demanda, condenando en costas a la parte actora, fundamentalmente basándose en que el perito médico había sostenido que la causa de la hipoacusia del oído izquierdo no sería el ruido y considerando válido además sólo el primer dictamen del perito en seguridad e higiene

Siguen diciendo que en la sentencia impugnada se han violado los artículos 512, 902, 904, 1068, 1069, 1078, 1109 y 1113 del Código Civil, el art. 75 inc. 1° de LCT, la Resolución n° 295/03 y los arts. 14 bis y 17 de la Constitución nacional.

Expresan que a pesar de que las maquinarias producían ruidos por demás intensos y superaban el nivel máximo legalmente permitido, la demandada ni siquiera invocó haber realizado diligencia alguna tendiente a evitar o aminorar los daños que podría provocar el ambiente en tales condiciones, por lo que al dispensarla de las consecuencias provocadas por el incumplimiento de sus obligaciones, se han violado los arts. 512, 902 y 904 del Código Civil y art. 75 inc. 1° LCT.

Agregan que resulta violatoria de lo dispuesto en el art. 1113 del Código Civil ya que la accionada no ha demostrado que de su parte no hubo culpa o bien que existió culpa del Sr. C. o de un tercero por quien no debía responder, y no obstante ello, se la eximió de responsabilidad.

Dicen que, conforme las mediciones efectuadas es a todas luces evidente que las maquinarias existentes en el ambiente donde se desempeñó el actor, eran cosas riesgosas y sumamente agresivas precisamente para su capacidad auditiva.

Entienden que, detectada la grave hipoacusia que padeció el Sr. C., era la accionada quien debía demostrar que se encontraba dentro de las exenciones de responsabilidad previstas en el art. 1113 del CC.

Manifiestan que no se aportó ninguna prueba que demuestre la existencia de otra causa para la grave hipoacusia del actor, por lo tanto, no existe fundamento alguno para eludir la obligación de resarcir los daños causados.

Párrafos más adelante precisan que la sentencia resulta violatoria del artículo 35 inc. 5° del CPCC en tanto no se encuentra debidamente fundada, no respeta la jerarquía de la normativa vigente ni el principio de congruencia.

En tal sentido, indican que sin fundamento alguno, se omite considerar que los cálculos efectuados por el perito ingeniero en su primer dictamen, habían sido realizados sin respetar la normativa aplicable, cual es, la Resolución n° 295/03 del MTESS.

Agregan que “sin dejar de resaltar que se incurre en absurdo al considerar razonable un cálculo que no tome en cuenta mediciones que resultan trascendentes para la cuestión, lo resuelto implica una clara violación de la jerarquía normativa, dado que ningún juicio de razonabilidad puede ponerse por encima de lo que dispone la resolución aplicable al caso que indica expresamente la forma en que deben realizarse los cálculos...” (fs. 888 vta).

Dicen que la Cámara de Apelaciones sin hacer referencia al argumento invocado respecto de la violación de la normativa que permitió llevar a conclusiones falsas, considera válido el primer dictamen y descarta la aplicación del segundo cálculo.

Añaden que, teniendo en cuenta que el ruido existente en el ambiente de trabajo donde se desempeñaba el Sr. C. superaba el límite umbral permitido por la ley, era la demandada quien debía demostrar cuál era la causa que había provocado la hipoacusia del actor. Sin embargo, siguen diciendo, la sentencia invirtió la carga de la prueba y se la impuso a su parte.

Argumentan que si se violó la normativa que considera perjudicial para la salud que el nivel de ruido supere los 80 dba y constatada que fue la afección que se intenta evitar con esta disposición, es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA