Sentencia Nº 15392/09 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2009

Fecha de Resolución:28 de Enero de 2006
 
EXTRACTO GRATUITO
En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los días del mes de octubre de 2009, se reúne en ACUERDO la SALA 2 de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "DI BIN V.E.c.E.O. y Otro S/ Diferencias Salariales" (Expte. Nº 15392/09 r.C.A), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 2 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo I.- La demanda (fs. 10/16) entablada por diferencias salariales, haberes adeudados, horas extras, preaviso e indemnizaciones por despido, embarazo (arts. 178 y 182 LCT) y las previstas en las Leyes 25323, 25345 y 25561, es admitida parcialmente por sentencia de fs. 236/241 vta La Srta. juez a quo, luego de analizar pormenorizadamente los hechos controvertidos, fijó como tales la "fecha de ingreso", "jornada laboral", "causal de despido", "rubros y montos reclamados". Así, tuvo por acreditado que la actora comenzó a laborar en la "C.R." el 28 de setiembre de 2006; que su "jornada de trabajo" era cumplida de martes a domingo en el horario de 20:00 a 02:00 (martes a viernes) y que el mismo se extendía a 03:00 o 04:00 hs. los sábados y domigos. Más, no consideró que la "causal de despido" fuera el embarazo de la actora, pues tuvo por no probado que tal estado se hubiera notificado en forma fehaciente. Tampoco receptó las demás indemnizaciones pretendidas, toda vez que al tratarse de una relación laboral de poco más de dos meses, el despido dispuesto por el empleador -sin expresión de causa- lo fue dentro del período de prueba (art. 92 bis de la LCT), por lo que, al evaluar los "rubros", sólo merituó procedente con motivo del despido, el preaviso no otorgado y contemplado en la norma precitada, el SAC y vacaciones no gozadas proporcionales al año 2006 Esta decisión fue apelada por ambos contendientes. Los memoriales de la actora y del demandado obran a fs. 258/268 vta. y a fs. 270/272 y sus contestaciones a fs. 277/281 vta. y fs. 283/286 vta., respectivamente II.- Recurso de la actora.- 1) En su primer agravio alega incongruencia en la sentencia por fijar una fecha de ingreso distinta a la por ella denunciada. Aduce que al haberla consignado en la intimación cursada por carta documento y no respondida por el demandado, su silencio hace surgir la presunción prevista por el art. 57 de la LCT en relación con el art. 63 de dicho cuerpo legal y el art. 919 del C. Civil, que imponían al accionado la obligación de responder.- Si bien el art. 57 de la L.C.T. instituye el "principio de asentimiento" a los reclamos del trabajador cuando el empleador no contesta la intimación en un plazo razonable -nunca inferior a dos días hábiles-, no menos cierto es que se trata de una "presunción" que admite prueba en contrario. Además, resulta claro que, en cualquier caso, la conducta posterior asumida por las partes en el proceso puede modificar esta interpretación ya que en algunos aspectos ello no es irreversible, aunque, cabe admitir, en otros, puede sellar definitivamente la determinación prejudicial de los hechos Esta es, por otra parte, la postura que esgrime la jurisprudencia: "La falta de respuesta a las intimaciones cursadas por el trabajador sólo constituye una presunción iuris tantum, en contra del empleador, relativa al cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato de trabajo,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA