Sentecia definitiva Nº 152 de Secretaría Penal STJ N2, 07-09-2012

Fecha de Resolución: 7 de Septiembre de 2012
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RÍO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: PENAL
EXPTE.Nº:25759/12 STJ
SENTENCIA Nº: 152
PROCESADO: P. J.
DELITO: ABUSO SEXUAL AGRAVADO PRO EL ACCESO CARNAL Y HABER SIDO EFECTUADO APROVECHANDO LA SITUACIÓN DE CONVIVENCIA PREEXISTENTE
OBJETO: RECURSO DE CASACIÓN
VOCES:
FECHA: 07/09/12
FIRMANTES: S.N. MANSILLA - BAROTTO
///MA, de septiembre de 2012.

Habiéndose reunido los señores miembros del Superior Tribunal de Justicia doctores V.H.S.N., E.J.M. y S.M.B., con la presidencia del primero y la asistencia del señor Secretario doctor W.A., en las presentes actuaciones caratuladas: “P., J. s/Abuso sexual con acceso carnal, Juicio s/Casación” (Expte.Nº 25759/12 STJ), y concluida la deliberación, se transcribe a continuación el acuerdo al que se ha arribado en atención a las prescripciones del art. 439 del Código Procesal Penal, con el planteo de la siguiente:

C U E S T I Ó N

¿Es procedente el recurso deducido?

V O T A C I Ó N
El señor Juez doctor V.H.S.N. dijo:

1.- Antecedentes del caso:

1.1.- Mediante sentencia Nº 33, del 21 de diciembre de 2011, la Sala A de la Cámara en lo Criminal de Viedma resolvió absolver libremente de culpa y cargo a J.P. en orden al delito que se le endilgaba (abuso sexual agravado por el acceso carnal y haber sido efectuado aprovechando la situación de convivencia preexistente, conf. art. 119, primero, tercero y cuarto párrafo inc. f C.P.).

1.2.- Contra lo decidido, el señor F. de Cámara doctor J.R.P. y la señora Defensora de Menores doctora P.A. dedujeron sendos recursos de casación, que fueron declarados admisibles por el a quo y posteriormente por este Cuerpo.

///2..
Así, se dispuso que el expediente quedara por diez días en la Oficina para su examen por parte de los Ministerios Públicos F. y de la Defensa.

1.3.- A fs. 311/314 presenta su dictamen la señora F. General Adjunta doctora A.Z., quien sostiene el recurso presentado por la F.ía de Cámara, y a fs. 316/321 la señora Defensora General doctora M.R.C.L. hace lo propio respecto del recurso incoado por la Defensora de Menores e Incapaces.

1.4.- Finalmente, el día 15 de agosto del corriente año a las 9:00 hs. se llevó a cabo la audiencia prevista por los arts. 435 y 438 del rito, a la que comparecieron la señora doctora A.C.Z., la doctora M.R.C.L. y el señor Defensor Oficial doctor M.C., en representación del imputado. Con ello, los autos han quedado en condiciones para su tratamiento definitivo.

2.- Agravios de la F.ía de Cámara:

En su recurso de casación, el doctor J.R.P. plantea la arbitrariedad de la sentencia y la errónea aplicación de la ley penal. Sostiene que el fallo absolutorio se ha centrado en la desvalorización de los dichos de la víctima menor de edad; a su vez, ha basado exclusivamente en el informe psicológico de fs. 136/139 y lo ha hipervalorado, y ha descartado el informe de la Licenciada Cerdera de fs. 43, quien guió la entrevista de cámara G. de la menor.

Entiende que este último informe psicológico es un elemento de importancia que no ha sido descripto ni valorado por la sentencia, y agrega que existen otros elementos
///3.- probatorios que pueden concatenarse con los dichos de la víctima, específicamente en lo concerniente a la autoría del imputado.

Menciona además el principio de preservación del menor de una eventual segunda victimización, por lo que no podría pretenderse su sometimiento a más trámites y tests procesales sobre la misma cuestión.

R. lo argumentado en la sentencia y cuestiona que se hayan admitido los frotamientos y se haya omitido al autor de tales conductas, y agrega que “[r]esulta contrario a la lógica y sentido común, que el fallo excluya que se trata del pene, cuando la menor se refiere a que la frotaban con el \'coso\', máxime cuando acto seguido refiere \'el líquido blanco\' que salía”, mencionando además el claro desconocimiento y falta de educación sexual de la víctima, según surge del informe de fs. 43/45.

También señala otras pruebas respecto de la autoría del imputado, específicamente las declaraciones de la abuela y la amiga de la víctima.

Abona su postura con cita de jurisprudencia de este Cuerpo que entiende aplicable al caso y solicita que se haga lugar al recurso y se encuadre la conducta del imputado según la calificación oportunamente requerida (art. 119, , y párrafos inc. f C.P.) y se lo condene a la pena de diez años de prisión, accesorias legales y costas.

3.- Recurso de la Defensoría de Menores:

La señora Defensora de Menores entiende que la sentencia en crisis incurre en una errónea valoración de la prueba y que sus argumentos en cuanto al mérito del
///4.- testimonio de la víctima, el peritaje médico forense y el informe de Cámara G. son contradictorios, opuestos a lo señalado por las reglas aplicables a los peritajes para menores abusados y sin fundamentos en las constancias del debate.

Añade que el juzgador debió expresar “el motivo por el cual se vuelca por la pericia sicológica en tanto omite hacer consideración alguna acerca del informe de la entrevistadora, quien sostiene todo lo contrario del forense en punto a la credibilidad del relato”, y que no explicó “por qué debemos considerarlo un relato inducido ni por qué en su caso el relato podría ser distorsionado por una supuesta limitación de la niña”. Además, refiere que el perito no brinda ningún diagnóstico psiquiátrico al respecto.

Cuestiona además otros motivos de la sentencia (los dichos de la hermana en cuanto a que no habría sido abusada y así se lo habría dicho a su amiga según declaró esta; los dichos de la madre, que refiere no haber trabajado en el año 2010) y critica que no se haya tenido por probado que el “coso” referido por la víctima se trataba del pene del imputado, teniendo en cuenta la falta de educación sexual de su asistida, por lo que tampoco puede descartarse la penetración aunque esta no la haya mencionado-, dado que el informe médico resulta incontrarrestable.

Por otra parte, alude a la connivencia de la madre de la víctima con el imputado, bastante común según refiere, que deberá tenerse en cuenta al momento de valorar su testimonio. De modo similar, prosigue, debe valorarse la
///5.- actitud negadora y lo declarado por la hermana de la víctima, quien continuó viviendo bajo la órbita materna.

Por último, señala que la declaración de la amiga resulta una prueba independiente que debe ser tenida en cuenta.

Por lo expuesto, solicita la revocación de la sentencia impugnada y efectúa la reserva del caso federal.-
4.- Dictamen de la F.ía General:

La señora F. General subrogante doctora A.Z. sostiene en todos sus términos los argumentos recursivos planteados por la F.ía de Cámara, los cuales reseña.

Sostiene que le asiste razón al señor F. de Cámara al contradecir la valoración efectuada en el fallo y señalar que el informe psicológico realizado por la psicóloga que llevó adelante la entrevista en cámara G. sí reviste la calidad de prueba, tal como prevé el art. 229 inc. c) del Código Procesal Penal cuando prescribe que “… [e]n el plazo que el juez disponga, el profesional actuante debe elevar un informe detallado con las conclusiones a las que arribe”. Asimismo, tal calidad está prevista por la Resolución Nº 163/07 STJ, cuyo art. 21 establece que “[e]l informe del profesional que llevó adelante el interrogatorio deberá versar exclusivamente sobre el estado psíquico-anímico del menor no revistiendo el mismo el carácter de pericia sino de informe clínico”.

También coincide en que se ha omitido valorar los restantes elementos de cargo obrantes en las actuaciones (declaraciones de la abuela y de la amiga de la víctima,
///6.- informe psicológico de esta y el del Cuerpo Médico Forense).

Agrega que aun en el caso de compartir el entendimiento de la Cámara en cuanto a que no habría existido penetración alguna (acceso carnal), subsiste la tipificación del abuso sexual gravemente ultrajante (art. 119º segundo párrafo C.P.), toda vez que el frotamiento del pene en el cuerpo de la víctima, sumado a los tocamientos impúdicos y haberle “metido el dedo en la cola”, constituyen las acciones típicas y los restantes elementos objetivos y subjetivos requeridos para la configuración de esta particular agravante.

Sostiene que la disminución mental de la víctima fue advertida por la psicóloga interviniente en la cámara G. y valorada para la determinar la veracidad de sus dichos, al señalar que su versión es acorde con su edad.

Afirma además que la menor “fue contundente al identificar al imputado como el sujeto que habría abusado de ella, y que le frotaba con su \'coso\', en lógica alusión o referencia al pene del imputado, aseverándose con mayor precisión al declarar que de este salía un líquido blanco, puesto que razonablemente se desprende que solamente este órgano humano tiene capacidad de expulsar de un modo notorio dicho líquido (semen). No se entiende como la Sentencia no comparte este razonamiento lógico”.

Por los motivos expuestos, la F.ía General no concuerda con la conclusión del a quo en cuanto a la ausencia de certeza positiva respecto de la responsabilidad penal del imputado y entiende que corresponde hacer lugar al
///7.- recurso incoado por el señor F. de Cámara y revocar la sentencia recurrida.

5.- Postura de la Defensoría General:

En su escrito, la doctora C.L. sostiene que el recurso interpuesto por la señora Defensora de Menores e Incapaces se encuentra debidamente fundado, por lo que remite y adhiere a la crítica allí expuesta.

Añade que resulta obligación fundamental de los jueces y funcionarios investigar y sancionar los delitos de violencia sexual cuyas víctimas sean menores de edad, obligación que deviene de los diversos tratados de derechos humanos suscriptos por nuestro país (arts. 19, 34, 36 y 39 CDN; 8, 19 y 25 CADH; 2 CEDAW, y 2, 17, 24 y 26 PDCyP, Convención de Belem do Pará y Directrices 20/05 ONU). En el punto, reseña algunas consideraciones realizadas por los organismos internacionales en orden a establecer el alcance tales obligaciones.

En orden a las constancias de la causa, plantea que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA