Sentencia Nº 15124/08 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2009

Fecha de Resolución: 7 de Enero de 2004
 
EXTRACTO GRATUITO
En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los días del mes de julio de 2009, se reúne en ACUERDO la SALA 2 de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "ZEBALLOS S.B. c/ROVIRA Osvaldo S/ Despido Indirecto" (Expte. Nº 15124/08 r.C.A), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 5 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo I.- La sentencia de fs. 336/341 rechaza en lo principal la demanda interpuesta por S.B.Z. contra O.R.. Asimismo admite lo reclamado en concepto de vacaciones no gozadas, los días trabajados en 2004 hasta la fecha del distracto, SAC proporcional, adicional de caja e indemnización del art. 45 de la ley 25345. Rechaza el reclamo por daño moral reclamado por la actora y la reconvención planteada por el demandado Para resolver así partió de lo expuesto por la actora en el telegrama laboral con el que se consideró en situación de despido indirecto, ello en virtud del principio de invariabilidad de la causa de despido. Del análisis de la causal invocada que realiza la Sra. Jueza a quo surge que la actora no probó que el demandado en forma intempestiva le tomara la cartera y le extrajera la billetera. Sostiene que el empleador tiene la facultad de ejercer controles sobre el trabajador (art. 70 de la LCT), que el control que realizara en búsqueda de un dinero faltante fue realizado con la discreción del caso ya que envió a la compañera de trabajo a otro local y que no actuó con falta de consideración y recato. Por lo que no habiendo probado la reclamante que el actor se excediera en sus facultades de control, y considerando los principios de continuidad del contrato de trabajo y buena fe, es que no tiene por acreditada la causal de distracto invocada Al tratar el reclamo de daño moral realizado por Z. en virtud de que su empleador le imputara el delito de hurto simple, por el que fuera sobreseída, sostiene que no obstante la absolución de la acusada, si no se acredita que hubo por parte del denunciante temeridad o ligereza en la denuncia, y teniendo en cuenta que el demandado habría tenido motivos suficientes para denunciar, la demanda no puede prosperar. Luego se expide por el rechazo del reclamo de daño moral solicitado por el demandado reconviniente en razón de que los hechos ocurridos no exceden de los avatares de la vida de relación, tanto amical, comercial, laboral que todos debemos soportar, por lo que lo ocurrido no tiene entidad sufiente para autorizar un reclamo en los términos del art. 1078 del CPCC II.- Apela la parte actora quien funda su recurso a fs. 387/395 el que es contestado por el apelado a fs. 397/398. También apela el demandado quien expresa sus agravios a fs. 375/377, los que contesta la actora a fs. 380/382 II.a.- Recurso de la parte actora. Se agravia de dos aspectos de la sentencia a saber: 1. En cuanto la sentenciante considera que no le asistió derecho a la actora a considerarse despedida en forma indirecta, y 2. Por cuanto se rechaza el reclamo de daño moral. II.a.1.- Al fundar el primero de los agravios sostiene que no admitió la imputación de faltante de dinero, que ello fue negado por la misiva de fs. 20 y que asimismo fue absuelta en sede penal respecto del delito que le imputara el empleador. También impugna que la conclusión de que no haya quedado acreditado que le fuera tomada en forma intempestiva la cartera y sacado la billetera. Vuelve a relatar los hechos oportunamente expuestos respecto del modo en que estos sucedieron, concluyendo que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA