Sentecia definitiva Nº 151 de Secretaría Penal STJ N2, 23-09-2015

Fecha de Resolución:23 de Septiembre de 2015
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 23 de septiembre de 2015.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “G., M.F.; G., F. s/Robo agravado por el uso de arma blanca, atentado y resistencia contra la autoridad, amenazas, lesiones s/Casación” (Expte.Nº 27718/15 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor S.M.B. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
1.1. Mediante Sentencia Nº 10, del 6 de marzo de 2015, la Cámara Tercera en lo Criminal de la IIª Circunscripción Judicial resolvió condenar a M.F.G., por considerarlo autor del delito de robo agravado por el uso de arma blanca (arts. 45 y 166 inc. 2 primer supuesto C.) a la pena de seis años de prisión, accesorias legales y costas procesales (arts. 12 y 29 inc. 3 C. y 499 C.P.); y a F.G., por considerarlo autor del delito de resistencia a la autoridad (arts. 45, 239 y 240 C.), a la pena de cuatro meses de prisión, accesorias legales y costas (arts. 12 y 29 inc. 3 C. y 499 C.P.).
1.2. Contra lo así decidido, el doctor J.L.V., en el carácter de defensor de los imputados, interpuso recurso de casación, que fue concedido por el a quo.
2. Argumentos del recurso de casación:
La defensa refiere el cumplimiento de los requisitos de admisibilidad, anuncia que la impugnación transita por ambas causales del art. 429 del rito, y explica que, en el orden formal, el agravio radica en la vulneración de la garantía de imparcialidad del Tribunal, mientras que los motivos sustanciales de casación consisten en la errónea aplicación de los tipos penales de condena.
En cuanto a la violación de la garantía de imparcialidad refiere que, cerrada la audiencia de debate oral y encontrándose los magistrados en el período de deliberación, la Cámara por mayoría resolvió ordenar la prisión preventiva y la inmediata detención del imputado M.F.G..
/// Añade que los Jueces que conformaron la mayoría quebraron en perjuicio del inculpado la garantía de imparcialidad, lo que entiende que debería ser saneado mediante la anulación del juicio y la sentencia, por la existencia de un supuesto de nulidad absoluta e insanable, declarable de oficio y en cualquier instancia del proceso (arts. 18 C.Nac., y 148 inc. 3, 149 segundo párrafo y ccdtes. C.P.), lo que deja solicitado al Tribunal de Casación.
Respecto del agravio referido a la calificación legal atribuida a la conducta de M.F.G., aduce que la crítica recursiva se asienta estrictamente en la reconstrucción histórica de los acontecimientos juzgados realizada por el a quo, porque a) asumió la defensa con posterioridad a la audiencia de debate, y b) salvo detalles no relevantes, la sentencia no le merece objeciones plausibles en la fijación de los hechos.
Cita la conclusión del sentenciante sobre la existencia del hecho y la participación de los imputados y afirma que, en función de esa reconstrucción fáctica, resulta equivocada y violatoria de los principios de legalidad (tipicidad objetiva y subjetiva) y de culpabilidad, en cuanto se exige que el hecho deba ser atribuido al acusado “objetiva y subjetivamente”.
Menciona que al atribuirse a M.F.G. un tramo de conducta obrada por un tercero (exhibición y utilización de un cuchillo para sustraer a G. del accionar del vecino R. y de la agente M., sin que nada indique la existencia de un acuerdo previo para obrar de ese modo, se han vulnerado los principios de legalidad y de culpabilidad. Agrega que resulta irrelevante que M.G. efectivamente se haya beneficiado por la acción cuyo acometimiento corre por exclusiva cuenta del tercero en cuestión, y recuerda que el único acuerdo que razonablemente podría presumirse es que G. y el otro joven no identificado pudieron haber consensuado el robo -simple- originario al kiosco locutorio Q..
También sostiene que resulta enigmática la conducta seguida por ese tercero no identificado ínterin el joven G. ingresó al local con fines furtivos y fue atrapado por el panadero vecino R. cuando intentaba salir del local con un paquete de cigarrillos sustraído, momentos después de lo cual se produjo el arribo de la policía M.; es entonces cuando aparecieron en escena el joven no identificado que, según tuvo por probado la sentencia, portaba un cuchillo con el que habría atacado a R. y a M.- y el co-imputado F.G., quienes posibilitaron la huida del joven acusado.
///2. Considera que ningún elemento de juicio permite concluir más allá de toda duda razonable -presupuesto indispensable para una condena legítima- que M.F.G. haya tenido conocimiento y menos aún que haya consensuado con ese tercero desconocido el uso de un arma blanca para la consumación del robo que él había acometido (sin armas) momentos antes.
Afirma que una clara muestra de la función limitante del principio de culpabilidad en nuestro derecho positivo surge del contenido del art. 47 del Código Penal, en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA