Sentecia definitiva Nº 141 de Secretaría Penal STJ N2, 29-09-2011

Fecha de Resolución:29 de Septiembre de 2011
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RÍO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: PENAL
EXPTE.Nº: 25147/11 STJ
SENTENCIA Nº: 141
PROCESADO: C.P.J.
DELITO: ROBO CON ARMAS CUYA OPERATIVIDAD PARA EL DISPARO NO SE PUDO ACREDITAR
OBJETO: RECURSO DE CASACIÓN
VOCES:
FECHA: 29/09/11
FIRMANTES: S.N. (NO FIRMA POR LICENCIA) – BALLADINI – MATURANA (SUBROGANTE) EN ABSTENCIÓN
///MA, de septiembre de 2011.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “CALVO, P.J. s/Robo calificado s/Casación” (Expte.Nº 25147/11 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:

Que la deliberación previa a la resolución (cuya constancia obra a fs. 478) ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor V.H.S.N. dijo:

1.- Mediante Sentencia Nº 54, del 14 de diciembre de 2010, la Sala B de la Cámara en lo Criminal de Viedma resolvió -en lo pertinente- condenar a P.J.C., como autor del delito de robo con armas cuya operatividad para el disparo no se pudo acreditar (art. 166 inc. 2º último párrafo C.P.), a la pena de siete años de prisión.-
2.- Contra lo decidido, la defensa deduce el recurso de casación en estudio, que es declarado admisible por el a quo.

3.- El casacionista entiende que el sentenciante realiza una incorrecta valoración de la prueba producida en el debate. En tal sentido, expresa que la única persona que reconoció a su pupilo es D.A.G., cuando se había negado a declarar como testigo. Señala una serie de particularidades respecto de la declaración y menciona asimismo los testigos que, según el acta de fs. 74/75, no lo reconocieron en la rueda respectiva. También se ocupa del testimonio de Otiñano Heredia y, en cuanto a lo declarado por J.M.N., refiere que este sostuvo que el imputado solo estuvo unos segundos en el interior de la
///2.- vivienda hasta que él golpeara la puerta, por lo que el imputado no pudo aprovecharlos para esconder el dinero que fue hallado.

Agrega que tanto en el lugar donde se cometió el robo como en el balde donde estaba la bolsa con el dinero no se encontró una sola huella dactiloscópica de P.J.C. y, por último, hace referencia a la fundamentación de la pena. En este punto, alega la arbitrariedad de sentencia en tanto el juez votante menciona un daño moral significativo, aunque no especifica en qué consiste, a lo que suma que todos los testigos afirmaron que el hecho fue muy rápido y sin violencia física, y que estas no son circunstancias agravantes.

Además, expresa que el imputado ya estuvo ocho años privado de libertad, lo que es una clara muestra del fracaso del sistema, que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA