Sentencia Nº 13905 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2006

Fecha de Resolución:17 de Mayo de 2007
 
EXTRACTO GRATUITO
En la ciudad de SANTA ROSA, capital de la Provincia de La Pampa, a los 17 días del mes de mayo de 2007, se reúne en ACUERDO la SALA 1 de la Excma. Cámara de A.ciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: "JUSTO E.R.c.I.M. S/ Daños y Perjuicios" (Expte. Nº 13905/06 r.C.A), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 6 de la Ira. Circunscripción Judicial y existiendo unanimidad (art. 257 C.Pr.), la SALA, dijo
Mediante sentencia de fs. 281/288 se hace lugar parcialmente a la de- manda interpuesta por E.R. JUSTO contra I.M.L.. A. este último expresando agravios a fs. 306/312, los que son contestados por el apelado a fs. 314/319. A. también el tercero citado C.M.M. (fs. 302) a quien se le declara desierto el recurso a fs. 322
La sentencia recurrida tiene por no controvertido que el día 7 de agosto de 2004 se produjo el vuelco de una jaula marca Montenegro dominio WTQ 126, que la misma era arrastrada por un camión M.B. dominio WTS 398, ambos de propiedad de W.P. y conducidos por MAINZ. Refiriendo las distintas pruebas del expediente, en especial las actuaciones policiales realizadas en el lugar, ruta provincial 10, tiene por acreditado que luego del vuelco los animales habían salido de la jaula que los transportaba, estaban sueltos en el lugar y que con uno de ellos impacta la esposa del actor quien se conducía en automóvil Renault Clio, que dicho animal era propiedad de LEBOSO. No encuentra motivos para otorgar responsabilidad a la víctima en los términos del art. 1128 del C.C.il, tampoco entiende que resulte aplicable el art. 1127 ya que, no habiendo adherido el actor a la citación de quienes fueron traídos a juicio por el demandado, estos no pueden ser condenados. Hace lugar a lo reclamado en concepto de daños materiales y privación de uso, rechazando el rubro disminución del valor venal. Impone las costas al vencido
Primer Agravio: Sostiene el apelante que a la hora de establecer la imputación de responsabilidad en la causa del siniestro la sentenciante lo hace en base a presunciones que no son ni graves, ni precisas, ni concordantes. Que así, en definitiva, sin prueba que lo acredite supone que el animal era de propiedad de su mandante, por el solo hecho de que en razón del accidente de la jaula que transportaba animales que eran en parte de su propiedad, había animales dispersos y el accidente ocurre antes de que éstos se terminaran de juntar. Que no tiene en cuenta el lugar en que se habría producido el accidente ya que la actora sostiene que fue frente al campo de la Sra. G., que dicho predio se encuentra según los testigos a 6 o 7 mil metros del lugar del accidente y que el informe policial indica que el Cabo 1ro. B. ubica el accidente a 1000 metros del lugar del vuelco, por lo que en definitiva el lugar no está correctamente establecido. Critica asimismo como la a quo, partiendo de contar los animales muertos, concluye que era de su mandante, obviando propios dichos de la actora en su demanda de que había impactado con dos animales y no con uno como concluye
Liminarmente hemos de señalar siguiendo lo expuesto por el Dr. Fer- nando SAGARNA al comentar el art. 1124 del C.C.il que: "El ser titular o servirse de un animal doméstico, domesticado o feroz crea una situación de peligro, porque se trata de una cosa animada que en muchas oportunidades no puede ser controlada. Esa imposibilidad de vigilancia y autoridad sobre el animal crea un riesgo, lo que conduce a proteger a los damnificados por el hecho que aquel produzca". (Bueres - Higton T. III B pág. 178)
Sentado ello, no podemos más que consignar que, en casos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA