Sentecia definitiva Nº 135 de Secretaría Penal STJ N2, 23-05-2017

Fecha de Resolución:23 de Mayo de 2017
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 23 de mayo de 2017.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “P., J. s/Abuso sexual reiterado s/Casación” (Expte.Nº 28819/16 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. doctor E.J.M. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
Mediante Sentencia Nº 69, de fecha 6 de septiembre de 2016, la Cámara Tercera en lo Criminal de General Roca resolvió condenar a J.P., por considerarlo autor de los delitos de abuso sexual simple, siendo la víctima menor de trece años, reiterado en un número indeterminado de oportunidades, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, siendo la víctima menor de trece años, reiterado en un número indeterminado de oportunidades (arts. 45, 55 y 119, primer y tercer párrafos C.P.), a la pena de once (11) años de prisión, accesorias legales y costas (arts. 12 y 29 inc. 3º C.P. y 499 C.P.P.). Se le impusieron además determinadas medidas bajo apercibimiento de que, en caso de incumplimiento injustificado, se tomaría dicho comportamiento como una causal de “eludir el accionar de la justicia” y se podría entonces dictar en su contra la medida cautelar de la prisión preventiva, para asegurar la correcta aplicación de la ley penal.
Contra tal decisión, la defensa particular del nombrado interpuso recurso de casación, que fue declarado formalmente admisible por el a quo.
2. Agravios del recurso de casación:
La defensa se agravia por considerar que la sentencia es arbitraria, en tanto ha transgredido las leyes de la lógica formal, y cuestiona la valoración de la prueba.
Critica lo argumentado en la sentencia en tanto afirmó que los dichos de la víctima se encontraban corroborados por las manifestaciones de las testigos M.I.C. y M.N.J. Al respecto, sostiene que el valor del testimonio de la primera es de poca contundencia, dado que nunca escuchó a la menor ni tuvo contacto con ella, mientras que la segunda -a su entender- no confirmó los dichos de la niña, sino que solo habló de una
/// modalidad -el “pete”- no mencionada en la cámara G., lo que hace que el relato de la víctima no sea creíble.
Manifiesta que resulta relevante que la progenitora de la víctima no se haya presentado en el debate, lo que habría impedido a la defensa interrogarla. Refiere que el Tribunal le dio gran relevancia a sus dichos, al señalar que la denuncia habría sido por “casualidad”, y dice no compartir que esa prueba de cargo haya sido debatida y que se haya asegurado el contradictorio.
Efectúa algunos cuestionamientos en relación con el informe psicológico efectuado a la niña víctima (fs. 345/352), dado que no mencionó si los tests de abordaje se corresponden con el protocolo señalado por este Superior Tribunal de Justicia, ni aclaró ni explicó los indicadores de abuso. Sostiene que “conforme a la edad de la víctima, su personalidad se ha[ll]a en proceso de construcción y desarrollo, por lo tanto no se puede hablar o sí de características de personalidad y rasgos de la misma y descartar que se encuentre atravesando el Estadio Preoperacional Piagetano cuyas características son: Juego Simbólico, razonamiento transductivo, sincretismo, egocentrismo, animismo, centración, conservación e irreversibilidad, nada dice el dictamen con respecto a ésta temática”. Agrega que dicho informe “menciona que: \'se detectan indicadores de manipulación en su actitud y discurso\' sin señalar y desarrollar dichos criterios” (fs. 581). Tampoco expresó, continúa la defensa, cuáles son los criterios preestablecidos de credibilidad a los que aludió. Por todo ello estima que dicha pericial, además de insuficiente, es contradictoria, por considerar que hizo referencia a que la menor fue manipulada en sus dichos pero luego enfatizó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA