Sentencia Nº 12519 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución:20 de Enero de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

FALLO Nº 895

PEREYRA, Ricardo Fabián

General Pico, marzo 20 de 2018

VISTO: el legajo nº 12.519, caratulado: “Ministerio Público Fiscal c/Pereyra, Ricardo Fabián s/ homicidio culposo agravado”, del que;

RESULTA:

Que la fiscal Dra. Ivana Hernández, el acusado Ricardo Fabián Pereyra y su defensora Dra. María José Gianinetto, solicitaron que el caso se tramite por el procedimiento de juicio abreviado, estatuido en el Libro Tercero, Título II, Capítulo III, del Código Procesal Penal. A tal efecto, han acordado que se condene a Ricardo Fabián Pereyra, como autor material y penalmente responsable del delito de homicidio culposo agravado por haber sido ocasionado por la conducción imprudente, negligente y/o antirreglamentaria de un vehículo automotor (art. 84, 2do. párrafo del C.P.), a la pena de dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional (art. 26 del C.P.) e inhabilitación especial para conducir vehículos con motor por el término de cinco años y la imposición de las siguientes reglas de conducta que deberá cumplir durante el plazo de dos años: a) fijar domicilio, b) realizar un curso de educación vial en el término establecido (art. 27 bis del C.P.); sobre la base del hecho que se le atribuye, así relatado en el acuerdo de juicio abreviado: “El 23 de octubre de 2013, aproximadamente a las 21:20 horas, al momento que Ricardo Fabián Pereyra comandaba un automotor Volkswagen modelo Gol dominio NAA-779 de color rojo acompañado de Rolando Fabián Álvarez, circulando por Ruta Nacional 188 entre los kilómetros 429 y 430 con dirección Oeste a Este, en tanto un camión Mercedes Benz modelo 1965 dominio WKZ-648 de color blanco con acoplado marca Sola y Brusa dominio VMR-605 pintado de color azul circulaba por la misma ruta en el mismo sentido vehicular pero por delante del rodado de menor porte. Que en las condiciones descriptas el nombrado Pereyra en forma imprevista impactó con el tercio derecho de la parte frontal del auto contra el tercio posterior del lado izquierdo del acoplado aludido remolcado por el camión de referencia, desarrollando una trayectoria post-impacto con dirección al cardinal Suroeste hasta alcanzar su inmovilidad final; en tanto el camión luego de recibir el impacto no produjo cambio de trayectoria dirigiéndose en el mismo sentido hacia la banquina Sur para allí quedar finalmente detenido. Como consecuencia de la colisión le causó a Rolando Fabián Álvarez la muerte producto de un traumatismo cráneo encefálico”.

Habiéndose cumplido con lo dispuesto en el artículo 379 del Código Procesal Penal y aceptado el procedimiento de juicio abreviado, se encuentra la causa en estado de dictar sentencia, y;

CONSIDERANDO:

1. La existencia del hecho y la autoría

La existencia del hecho tal como fue precedentemente relatado y la autoría de Ricardo Fabián Pereyra se acreditan con los siguientes elementos probatorios reunidos durante la Investigación Fiscal Preparatoria, los que además corroboran la confesión del acusado realizada en el acuerdo de juicio abreviado reconociendo haber cometido el mismo:

El acta de constatación e inspección ocular, realizado por el oficial principal David Carrizo Ballan, de la que surge que el día 23 de octubre de 2013, siendo las 21:20 horas, se constituyó en la ruta nacional 188, entre el kilómetro 429 y 430. Allí comprobó que sobre la banquina sur se encontraba un automotor Volkswagen Gol, dominio NAA-779, con una persona atrapada en el asiento del acompañante, con varias lesiones en su rostro y cuerpo y consciente. Arribó la ambulancia de la sala de primeros auxilios de la localidad de Bernardo Larroudé, a cargo del Dr. Oscar Mas, quien atendió al herido. Se identificó al conductor del automóvil siendo Ricardo Fabián Pereyra, quien se encontraba lúcido, con algunos cortes en su rostro. Los bomberos voluntarios de la localidad, rescataron a la persona que se encontraba atrapada en el habitáculo, quien fue identificada como Rolando Fabián Álvarez, siendo trasladado al nosocomio de la localidad de Intendente Alvear, donde falleció. Por las averiguaciones realizadas en el lugar se determinó que el automotor colisionó en la parte trasera a un camión Mercedes Benz 1112, dominio WKZ-648, siendo el conductor del mismo Rubén Ariel Susperreguy. El transportista sin lesión alguna, manifestó que sintió un fuerte golpe en la parte trasera del camión. Dejó constancia que la ruta se encontraba en buen estado de conservación y circulación y bien marcada, y si bien el accidente se produjo en horario nocturno, la visibilidad en la ruta era buena, sin bancos de niebla, ni similares, que dificulten la visibilidad.

Completa el acta de inspección ocular, el croquis demostrativo del lugar del accidente, en el que se señala la ubicación final de los vehículos y los vestigios dejados por la colisión.

La declaración prestada por Rubén Ariel Susperreguy, quien refirió que la noche del accidente conducía el camión Mercedes Benz, patente WKZ-648, con acoplado.

Cuando iba por la Ruta Nacional 188 en dirección Este, a una velocidad aproximada de 70 km/h, de manera repentina sintió que el camión se movió fuerte. Luego constató que un automóvil había colisionado en la parte trasera de su rodado, pudiendo observar que el conductor estaba bien, pero el acompañante yacía atrapado entre los hierros con sangre en su rostro. Luego llegó la policía, la ambulancia y los bomberos.

El informe técnico pericial realizado por José Domingo Toledo, en el que expresó que examinó los vehículos involucrados en el accidente, describiendo los daños que los mismos presentaban. Respecto al Volkswagen Gol dijo que los daños se localizan principalmente del lado derecho del mismo.

Informe de la autopsia realizada por el médico forense Dr. Rubén Bocchio, quien concluyó que la muerte de Rolando Fabián Álvarez se produjo por traumatismo cráneo encefálico debido a accidente en la vía pública. Indicó que en la violencia del impacto, por mecanismo de golpe/contragolpe, fue afectado el cráneo, produciendo trauma severo de masa encefálica, con desgarro de tejidos y hemorragia epidural, subdural y ventricular, ocasionándole rápidamente la muerte.

La pericial accidentológica realizada por licenciado en criminalística, Darío Morán, de la que surge: que no fue posible determinar la velocidad probable de circulación de los rodados. Que el epicentro del impacto se ubica en el tercio derecho de la parte frontal del automóvil Volkswagen, dominio NAA-779 y en el tercio posterior del lado izquierdo del acoplado marca Sola y Brusa, dominio VMR-605 correspondiente al camión Mercedes Benz, dominio WKZ-648, Indicó que teniendo en cuenta la dirección y sentido de circulación de los rodados intervinientes, como así también las características, localización y ubicación de los daños en las estructuras de los móviles, el automóvil reviste calidad de embistente y el camión la calidad de embestido. La mecánica del accidente fue la siguiente: en el momento previo al accidente, el automóvil circulaba por su carril delimitado por líneas discontinuas blancas, con dirección Oeste-Este, el camión circulaba por el mismo carril antecediendo al automóvil. En esas circunstancias el automóvil imprevistamente comienza a realizar una desaceleración mediante la aplicación del sistema de frenado producto del stop-panic (frenado de pánico) al mismo tiempo que intenta una maniobra evasiva hacia la izquierda, demarcando huellas de frenada sobre el terreno, que en su recorrido por su velocidad y por no mantener la distancia prudencial respecto al camión, impacta con su tercio derecho de la parte frontal, contra el tercio posterior izquierdo del acoplado remolcado por el camión, para luego desarrollar una trayectoria post impacto hasta alcanzar su punto de inmovilidad final sobre la banquina Sur. La causa basal del accidente es atribuible al automóvil por no mantener la distancia prudencial respecto al vehículo que lo antecedía, según lo establece el artículo 48 inciso g) de la ley 24.449.

El informe técnico de la División Criminalística realizado por el sub comisario Cristián David Navarro, en el que expresó que verificó el sistema de luces de los vehículos involucrados en el accidente, determinando que el sistema de luces traseras del camión funcionaban correctamente. Respecto al automóvil, en virtud de los daños que presentaba en el frente del vehículo, no se pudo establecer en el lugar, el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA