Sentecia definitiva Nº 125 de Secretaría Penal STJ N2, 14-09-2011

Fecha de Resolución:14 de Septiembre de 2011
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RÍO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: PENAL
EXPTE.Nº: 24781/10 STJ
SENTENCIA Nº: 125
PROCESADO: G.C.V.H.D.
DELITO: VEJACIONES
OBJETO: RECURSO DE CASACIÓN
VOCES:
FECHA: 14/09/11
FIRMANTES: AZPEITÍA (SUBROGANTE) – RODRÍGUEZ AGUIRREZABALA (SUBROGANTE) NO FIRMA POR LICENCIA – VIDELA (SUBROGANTE) EN ABSTENCIÓN
///MA, de septiembre de 2011.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “GARCÍA CORREA, V.H. s/Apremios ilegales s/Juicio s/Casación” (Expte.Nº 24781/10 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:

Que la deliberación previa a la resolución (cuya constancia obra a fs. 715) ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor J. subrogante doctor G.A. dijo:

1.- Mediante sentencia del 24 de junio de 2010, la Sala A de la Cámara en lo Criminal de Viedma resolvió -en lo pertinente- condenar a V.H.D.G.C. a la pena de un año y seis meses de prisión en suspenso e inhabilitación para ejercer funciones de seguridad por el término de tres años, por considerarlo auto material y penalmente responsable del delito de vejaciones (art. 144 bis inc. 2º C.P.).

2.- Contra lo decidido, la defensa dedujo recurso de casación, que fue declarado admisible por el a quo.

3.- El casacionista entiende que se incurre en absurdidad en la valoración de la prueba, por violación de las reglas de la sana crítica, la garantía del debido proceso y el derecho de defensa en juicio. Cita el fallo “CASAL” de la Corte Suprema de Justicia de la Nación como sustento de la vía intentada y afirma que su pupilo efectuó un descargo que se corresponde con la prueba del expediente.
Alega asimismo la existencia de una pelea previa que motivó la intervención de V.H.G.C., que
///2.- solo tuvo por fin establecer el orden, y que los “cabezazos” de L.A.S. ocurrieron fuera del local. En este sentido, aduce que el a quo desmereció el relato de G.C. respecto de los golpes que afirmó haber recibido, pero luego los dio por ciertos al cuestionar el valor del testimonio de T.. Agrega que la gresca y los golpes se encuentran corroborados por el parte diario de fs. 9/13, donde se dejó constancia del ingreso de la presunta víctima junto a Avaca en calidad de detenidos por atentado, resistencia a la autoridad y lesiones, aun cuando ambos fueran sobreseídos.

Luego plantea que el tribunal desestimó los testimonios de los empleados policiales H., L., M. y Cuello, pero sin fundar tal valoración, pues lo hizo por el solo hecho de que son policías. Insiste en que su pupilo fue golpeado por S., tal como surge de dichos testimonios, además del informe médico de fs. 124 y de los dichos del encargado de seguridad del local, quien negó que G.C. haya golpeado a S. y que este estuviera esposado cuando lo sacó; señala que lo mismo relató el barman.

A lo anterior suma que los informes médicos no establecieron lesiones compatibles con la golpiza referida por la víctima (fs. 3, 124 y 125), y que varios de los testimonios de cargo no son independientes, además de ser contradictorios. Cita jurisprudencia en abono de sus críticas.

Finalmente concluye que: a)...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA